Más inestabilidad en Yemen por intervención de Arabia Saudí

Arabia Saudí logró arrastrar a ocho países árabes para intervenir contra movimiento chií
Enlace copiado
Enlace copiado
La repentina intervención militar encabezada por Arabia Saudí en Yemen, contra los milicianos del movimiento chií de los hutíes, ha supuesto la regionalización de un conflicto sobre cuya solución difieren los regímenes de confesión chií y suní de la región.

Arabia Saudí, que de momento descarta una intervención terrestre en Yemen, ha conseguido que ocho países árabes -Emiratos, Baréin, Catar, Kuwait, Egipto, Sudán, Marruecos y Jordania-, además de Pakistán, se unan a su aventura, lanzada en respuesta a una solicitud del presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi.

Frente al apoyo sin fisuras mostrado por estos países, todos ellos de confesión mayoritariamente suní, los estados y principales movimientos chiíes de la región han condenado la ofensiva, que se reanudó ayer, y cuyos objetivos han sido principalmente las bases aéreas y las defensas antiaéreas en manos de los rebeldes.

La organización Amnistía Internacional (AI) alertó sobre la muerte de seis niños menores de 10 años entre las 25 víctimas que provocó el ataque de la coalición de países árabes encabezada por Arabia Saudí en Saná, la capital de Yemen. La organización humanitaria ofreció esas cifras tras contactar con personal médico de cuatro hospitales donde los fallecidos fueron trasladados después de ser encontrados entre los escombros de unas casas cercanas al aeropuerto internacional.

Arabia Saudí lidera la intervención militar bajo el argumento de proteger la seguridad en la región, tras el avance del movimiento chií de los hutíes hacia Adén, donde el presidente yemení ubicó la sede del Gobierno tras huir en febrero de Saná.

Además de los seis niños, el resto de los fallecidos en el ataque eran hombres, en edades comprendidas entre los 30 y los 40 años. Se cree que más fallecidos permanecen atrapados entre los escombros y que al menos 20 personas fueron ingresadas en los hospitales con heridas de metralla.

El vicedirector de AI para Oriente Medio y el norte de África, Said Boumedouha, destacó en un comunicado que “este peaje de civiles fallecidos y heridos por los ataques pone de relieve el necesario cumplimiento de las leyes humanitarias internacionales”.

“Esto incluye verificar que los objetivos del ataque son en efecto militares, además de avisar a los civiles, a menos que las condiciones no lo permitan”, subrayó Boumedouha.

Aviones de combate saudíes bombardearon varias posiciones militares de los rebeldes hutíes en distintos puntos de Yemen para intentar frenar el avance de sus milicias hacia la ciudad sureña de Adén. Posteriormente, la coalición de países musulmanes volvió a bombardear posiciones del movimiento rebelde yemení en Saná y Taiz, confirmaron a Efe testigos en ambas localidades.

Apoyo ESTADOUNIDENSE

Eric Schultz, vocero de la Casa Blanca, dijo a reporteros a bordo del avión presidencial en ruta a Alabama que el presidente Barack Obama autorizó apoyo logístico y de inteligencia para los ataques aéreos, pero que Estados Unidos no está teniendo participación militar directa. En la ofensiva militar llamada “Operación tormenta decisiva”, Arabia Saudí emplazó unos 100 cazas, 150,000 soldados y otras unidades de la Armada, reportó la televisora Al-Arabiya.

Tags:

  • yemen
  • arabia saudi
  • ataque
  • ofensiva
  • estados unidos
  • paises arabes
  • conflicto

Lee también

Comentarios

Newsletter