Máxima seguridad durante segunda investidura de Obama

Agentes del servicio secreto se encargan de plan.
Enlace copiado
Audiencia.  Se espera que presencien la ceremonia en directo unas 800,000 personas y se prevé que además de seguidores también haya detractores que alimenten protestas durante la celebración.

Audiencia. Se espera que presencien la ceremonia en directo unas 800,000 personas y se prevé que además de seguidores también haya detractores que alimenten protestas durante la celebración.

Máxima seguridad durante segunda investidura de Obama

Máxima seguridad durante segunda investidura de Obama

Enlace copiado
Las calles de Washington comenzaron a cerrarse ayer como parte del despliegue de seguridad de cara a la ceremonia pública de hoy de investidura del presidente Barack Obama, que contará con la máxima seguridad disponible pese a que se espera una participación ciudadana muy inferior a la de hace cuatro años.

El fervor causado en 2009 por la elección del primer presidente negro y su mensaje de cambio logró una asistencia récord de casi dos millones de personas.

Este año se espera que presencien la ceremonia en directo unas 800,000 personas y se prevé que además de seguidores también haya detractores que alimenten protestas durante la celebración.

“Tenemos un despliegue muy robusto. No hay ninguna herramienta de cualquiera de las agencias que no esté siendo empleada”, declaró hace unos días ante el Senado el sargento Terrance Gainer, una de las personas involucradas en la planificación.

El servicio secreto ha puesto en marcha un centro de multiagencias conocido como el MACC, en las afueras de Washington.

A través de él, 42 agencias federales, incluyendo el servicio secreto, el FBI, la policía del Capitolio de EUA y el Departamento de la Policía Metropolitana de la capital, estarán conectadas para coordinar sus esfuerzos y evitar cualquier tipo de peligro o amenaza.

Al menos 6,000 soldados de la Guardia Nacional, en representación de más de 10 estados, colaborarán en el plan de seguridad para la investidura controlando el flujo de los ciudadanos y el tráfico.

Además, habrá casi 4,000 oficiales de la policía metropolitana que se unirán a otros 3,000 agentes seleccionados de todo el país y un número indeterminado de federales. El servicio secreto ha asumido el liderazgo del plan de seguridad.

Lee también

Comentarios

Newsletter