Lo más visto

Merkel busca endurecer leyes para refugiados

Defendió reformas para retirar el derecho de asilo y facilitar la expulsión de quienes sean condenados.
Enlace copiado
Enlace copiado
La canciller alemana, Angela Merkel, defendió ayer las propuestas de su partido para excluir del derecho de asilo a los refugiados condenados también con penas menores porque, aseguró, no basta responder a los graves sucesos de Colonia con palabras y los ciudadanos exigen “hechos”.

“Es en interés de los ciudadanos alemanes, pero también de la gran mayoría de los refugiados que están con nosotros, y por eso es totalmente correcto”, afirmó Merkel en rueda de prensa en Maguncia, donde se reunió la Unión Cristianodemócrata (CUD) bajo la sombra de las múltiples agresiones sexuales registradas en Colonia en Nochevieja.

La canciller defendió que el derecho de asilo y residencia pueda ser retirado a quienes sean condenados a prisión o a libertad condicional –que puede aplicarse cuando la pena es menor de dos años–, aunque reconoció que el asunto fue muy discutido en la reunión de su partido.

“Los delincuentes que, por ejemplo, de manera reiterada cometen robos o insultan a las mujeres deben también experimentar la dureza de la ley”, manifestó tras señalar que planteará estas propuestas a los socios de la gran coalición de Gobierno y confiar en lograr un rápido acuerdo con los socialdemócratas.

La denominada “Declaración de Maguncia” aprobada ayer por la CDU apuesta por bajar los límites actuales para la deportación de delincuentes extranjeros, propone obligar a los inmigrantes a suscribir un “acuerdo vinculante de integración” y da mayores poderes a la policía para realizar controles.

Según Merkel, los sucesos de el 31 de diciembre en Colonia plantean nuevos retos en un área “extraordinariamente sensible” y han puesto de manifiesto que las leyes actuales son “insuficientes”, y es necesario reformarlas.

“Las leyes deben reflejar nuestras ideas políticas”, recalcó la canciller para advertir de que los déficits normativos generan inseguridad en la población.

El Ejecutivo bávaro debatirá de nuevo el próximo martes sobre la cuestión de los refugiados, un tema que preocupa mucho al estado fronterizo en el sur de Alemania por donde entran la mayor parte de los refugiados, que en 2015 alcanzaron los 1.1 millones.

Tags:

Lee también

Comentarios