Internacionales Terremoto en México

Mexicanos se tienden la mano tras la tragedia

Cientos realizan rescates “a mano limpia”. Cantan para darse esperanza y luego piden silencio para buscar vida entre los escombros.

Enlace copiado
Mexicanos se tienden la mano tras la tragedia

Mexicanos se tienden la mano tras la tragedia

Enlace copiado

Con mascarillas improvisadas, cascos de ciclistas, picos y palas, cientos de personas en Ciudad de México formaron cadenas humanas junto a edificios en ruinas después del terremoto, en un intento por ayudar a remover escombros y rescatar víctimas, incluso durante la noche.

Nadie se fue a dormir. No volvieron a entrar a sus casas.

Asciende a 225 la cifra de muertes por terremoto en México, 21 son niños de una escuela

“Necesitamos agua y medicinas. ¡Botellas de agua, por favor!”, gritaban varios jóvenes. Con el brillo de lámparas y reflectores, los voluntarios y cuerpos de rescate buscaban entre piedras y ladrillos a posibles sobrevivientes de las decenas de derrumbes registrados en la capital.

Los voluntarios son, en su mayoría, los mismos vecinos y personas que transitaban por los lugares afectados y decidieron ayudar.

Para colaborar con los rescatistas y paramédicos, la gente de los alrededores ofrece comida, agua y materiales de trabajo.

Las sorprendentes cifras del alcance del terremoto en México

Son numerosos los muertos en Ciudad de México, Morelos, Puebla, estado de México y Guerrero. La cifra aumenta hora a hora. Los desaparecidos también son muchos, gente atrapada entre los derrumbes.

“¿Algún médico? Necesitamos un médico en la zona sur”, decía un miembro de Protección Civil en la calle Álvaro Obregón, donde un edificio de oficinas y departamentos se convirtió en ruinas. Un grupo de mujeres y hombres con batas blancas, de una clínica odontológica cercana, se acercó.

Crónica. Padres y voluntarios se unieron para rescatar a niños del colegio Rébsamen

En la calle Ámsterdam, también en esa colonia, formaban hileras para pasar de mano en mano los materiales de ayuda y los escombros que retiraban.

Gritos y llantos se mezclaban con las sirenas de las ambulancias y los bomberos. Las personas siguen buscando sobrevivientes en carrera contra el tiempo.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter