Miles de rohinyás cruzan la frontera con Birmania

La zona asiática vive un éxodo. Algunos solo han podido cruzar para ponerse a salvo tras cinco días del otro lado de la frontera.
Enlace copiado
Enlace copiado
Miles de miembros de la minoría musulmana rohinyá siguen llegando a la frontera de Bangladesh huyendo del noroeste de Birmania (Myanmar), en una oleada de niños, adultos y ancianos que no hace más que crecer de día en día y ya alcanza las 87,000 personas.

Docenas de rohinyás recién llegados a Bangladesh aguardaban ayer en los márgenes de la autopista que une Coxs Bazar con Teknaf a poder encontrar sitio en alguno de los asentamientos improvisados que desde hace 10 días se han ido levantando en esta zona del sureste de Bangladesh.

Según fuentes de la oficina de la ONU en este país, desde el pasado día 25 de agosto al menos 87,000 personas han llegado a Bangladesh huyendo de la violencia en el estado de Rakhine, en el noroeste de Birmania, escenario de una nueva campaña militar que se está produciendo lejos de las cámaras y del escrutinio público independiente.

Los recién llegados hablan de tiroteos indiscriminados de civiles y del incendio de las viviendas y aldeas de los rohinyás, un pueblo al que Birmania no le reconoce la nacionalidad y que Bangladesh considera foráneo.

Una fuente de la ONU en Bangladesh indicó ayer a Efe que 81,000 de los refugiados han optado por guarecerse en asentamientos improvisados, mientras que el resto ha conseguido que sus familiares les encuentren espacio en los ya muy saturados campos de refugiados permanentes de la zona de Coxs Bazar, en el sureste del país.

Con un paraguas en la mano con el que protege a su hija de dos años y un bebé de doce meses, Nur Saba, de 20 años, aguarda en la carretera tras perder contacto con su marido hace una semana.

El éxodo de rohinyás comenzó el pasado día 25 después de que el insurgente Ejército atacara puestos policiales y militares.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter