Lo más visto

Más de Internacionales

Movimiento San Isidro: el gobierno de Cuba anuncia la ruptura del diálogo con los artistas que protagonizaron una de las mayores protestas de los últimos 60 años

Las autoridades de la isla responsabilizaron al grupo de artistas que organizaba las conversaciones por incluir en la lista de negociadores a "personas que se han autoexcluido hace mucho tiempo por sus agresiones a los símbolos patrios, delitos comunes y ataques frontales a la dirección de la Revolución Cubana".

Enlace copiado
Enlace copiado
manifestación
Camila Acosta
La protesta de artistas del pasado viernes fue la mayor de su tipo registrada en la isla desde 1959.

El gobierno de Cuba anunció este viernes que consideraba roto el diálogo que había prometido a los artistas que en apoyo al Movimiento San Isidro protagonizaron una de las mayores protestas ocurridas en la isla en 60 años.

"Rompen el diálogo quienes pidieron diálogo", indica un comunicado oficial del gobierno, culpabilizando a los artistas del hecho.

Las autoridades cubanas habían aceptado recibir una representación de los manifestantes que la semana pasada se habían reunido a las afueras del Ministerio de Cultura para protestar contra el desalojo forzoso de miembros del Movimiento San Isidro (MSI) que estaban en huelga de hambre.

Pero lo que empezó como un plantón solidario con el MSI se convirtió en reclamo de mayores libertades para el arte independiente de parte de unas 300 personas, en su mayoría jóvenes, artistas, académicos y periodistas.

Los manifestantes habían alcanzado una serie de acuerdos con las autoridades, entre ellos, abrir un canal de diálogo que incluiría una reunión con el ministro de Cultura esta semana.

Sin embargo, el propio ministro, Alpidio Alonso, publicó este viernes en su Twitter una declaración de su cartera en la que atribuye la decisión de cancelar las conversaciones a que los artistas pretendían "imponer, de modo unilateral, quiénes, con quién y para qué aceptarán dialogar".

Tuit
Twitter

"Al pretender incluir entre los participantes a personas que se han autoexcluido hace mucho tiempo por sus agresiones a los símbolos patrios, delitos comunes y ataques frontales a la dirección de la Revolución Cubana, bajo el disfraz del arte, los que instrumentaron esta maniobra acaban de romper toda posibilidad de diálogo", indica la nota.

El grupo de artistas había solicitado al Ministerio la inclusión en el debate de miembros del MSI que habían participado en una huelga de hambre, entre ellos su líder, Luis Manuel Otero Alcántara.

Alcántara realizó el pasado año un atrevido performance en el que utilizó una bandera cubana por un mes durante todo el tiempo, lo que le valió ser detenido y sentenciado por "ultraje a los símbolos patrios y daños a la propiedad".

Asimismo, el grupo también había pedido que se aceptara en las negociaciones a periodistas de medios independientes, quienes estuvieron en la reunión del viernes pasado.

"El Ministro de Cultura no se reunirá con personas que tienen contacto directo y reciben financiamiento, apoyo logístico y respaldo propagandístico del Gobierno de los Estados Unidos y sus funcionarios. Tampoco lo hará con medios de prensa financiados por agencias federales estadounidenses", indica la nota.

En Cuba, un país gobernado con un sistema de partido único que reprime las muestras de disidencia, las autoridades suelen acusar a los opositores de estar al servicio o recibir financiamiento de EE.UU.

"Con los mercenarios, no nos entendemos", concluye el comunicado oficial.

¿Qué más dijo el Ministerio?

En la nota, la institución asegura que las autoridades del Ministerio accedieron a recibir a los manifestantes el viernes pasado por "respeto a las inquietudes y demandas de los jóvenes vinculados al arte, que llegaron hasta allí por convocatoria en redes de grupos con otros intereses".

Cuestiona, además, las condiciones de los artistas para el diálogo por considerar que el grupo que los representa carece "de legitimidad y ética para emplazar a las instituciones de la cultura cubana".

"Para los jóvenes y para todos aquellos artistas que se reunieron frente al MINCULT (Ministerio de Cultura) el 27 de noviembre, que no han comprometido su obra con los enemigos de la nación cubana, siguen abiertas las oportunidades de diálogo, como ha sido una práctica histórica de las instituciones culturales de la Revolución", indica la nota.

"Como ha reiterado el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, no somos un Gobierno en la clandestinidad. Somos una Revolución en el poder, que tiene entre sus fuerzas más formidables a la cultura, una cultura soberana, independiente y antiimperialista desde la raíz", agrega.

Diaz Canel
AFP
El presidente cubano participó el domingo en una contramarcha de la juventud comunista.

El pasado domingo, el mandatario cubano participó en una contramarcha de organizaciones de jóvenes comunistas tras la protesta del viernes, en la que aseguró que un diálogo solo sería posible si era "por el socialismo y para todo lo que sea por la Revolución".

Por casi 60 años, la política cultural cubana ha estado permeada por un conocido discurso de Fidel Castro a los intelectuales, en el que limitó la expresión artística en la isla al apoyo al gobierno.

"Con la Revolución todo, contra la Revolución nada", dijo Castro, en una frase que se volvió referente y argumento frecuente de las autoridades para decidir la legitimidad tanto de artistas como de manifestaciones culturales.

¿Qué más reclamaban los artistas?

En su correo a la institución, los artistas que organizaban las conversaciones pedían: "Garantías de seguridad y protección para todos los que vamos a la reunión y para los que quieran estar afuera".

Varios testigos en la protesta del viernes pasado contaron que la policía cubana había cercado el área, cortó la electricidad y lanzó gases lacrimógenos contra algunas de las personas que deseaban unirse al plantón.

El grupo reclamaba, además, que la participación de los negociadores por la parte de los artistas no fuera negociable, dado que "habían sido elegidas democráticamente por los manifestantes".

Solicitaron, además, la presencia del presidente cubano "así como de un representante facultado del Ministerio del Interior y el Ministerio de Justicia".

Protesta
AFP
La protesta del viernes pasado duró hasta altas horas de la madrugada.

En días anteriores, miembros del grupo de artistas habían denunciado lo que consideraban "violaciones" de los acuerdos que habían alcanzado en la reunión del viernes por parte de las autoridades del Ministerio de Cultura.

En entrevista con BBC Mundo, la reconocida artista Tania Bruguera, quien participó en el plantón y la reunión posterior, consideró que la institución había dado señales contrarias a los acuerdos alcanzados "menos de 24 horas después".

"Habíamos acordado cosas tan sencillas como que no se criminalizara, no se hostigara y no se difamara a los artistas que habían estado allí y en unas horas ya estaban todos sus sitios web inundados de mensajes difamatorios", dijo.

"Otra de las demandas fue que parara el asedio y el hostigamiento a los artistas y periodistas independientes: miembros del Movimiento San Isidro todavía tienen patrullas de policías delante de sus casas", agregó.

policía
Esteban Rodríguez
Varios artistas han denunciado tener patrullas de policía delante de sus viviendas que no les permiten salir.

¿Qué es el Movimiento San Isidro?

El grupo, que toma el nombre del barrio de La Habana donde tiene su sede, fue creado en 2018 por Otero Alcántara luego de que el gobierno aprobara el controvertido Decreto 349, que regula la expresión artística en la isla.

Varios artistas, intelectuales, periodistas y académicos comenzaron a organizarse para oponerse a su puesta en marcha, que ven como una forma de limitar la expresión cultural en Cuba.

Luego, el grupo realizó una serie de controvertidas perfomances, que llevaron a que algunos de sus miembros fueran apresados.

MSI
MSI
El MSI fue creado en 2018.

A mediados noviembre pasado, algunos miembros del MSI se declararon en huelga de hambre, luego de que el gobierno apresara y condenara a ocho meses de cárcel a uno de sus integrantes, el rapero Denis Solís, quien había expulsado de su casa a un policía que aparentemente intentaba inspeccionar la vivienda sin una orden legal.

Tras una semana en la huelga, la policía desalojó por la fuerza a los 14 jóvenes que encontraban en la sede del MSI, los detuvo de forma temporal y desde entonces, colocó patrullas de policías en las afueras de sus viviendas, según han denunciado los artistas.

Durante la operación policial, los servicios de redes sociales, el principal canal de comunicación que utiliza el grupo, fueron suspendidos de forma temporal en la isla.

Las autoridades indicaron que se trató de una acción de "las autoridades sanitarias " con el objetivo de "certificar la violación del protocolo de salud para los viajeros internacionales" por la pandemia de covid-19.

Desde el inicio de la huelga el gobierno ha publicado en sus medios oficiales varios reportajes en los que asocia al MSI de estar al servicio de "terroristas" en EE.UU. y de protagonizar un "show mediático".

Según indicó el presidente cubano el domingo, se trata del"último intento que pudieron liderar los trumpistas y la mafia anticubana (de Miami)", como parte de una "estrategia de guerra no convencional para intentar derrocar la Revolución".


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Tags:

  • Movimiento San Isidro
  • cuba
  • diálogo
  • protestas

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines