Lo más visto

Más de Internacionales

Muerte a cuchilladas de corredora hispana conmociona a una de las zonas más seguras de EUA

A un kilómetro de la Casa Blanca ocurrió el asesinato de la joven, originaria de Nicaragua. Su novio le había propuesto matrimonio hace solo unos días.  

Enlace copiado
Muerte a cuchilladas de corredora hispana conmociona a una de las zonas más seguras de EUA

Muerte a cuchilladas de corredora hispana conmociona a una de las zonas más seguras de EUA

Enlace copiado

Wendy Martínez había llegado de niña a Estados Unidos desde Nicaragua. A sus 35 años e instalada desde hace tiempo en Washington DC, su novio le había pedido matrimonio la semana pasada.


Su carrera profesional era exitosa y en su vida personal era una ávida corredora.

Había superado ya seis maratones y salía todas las tardes a correr por su barrio, el de Logan, una de las zonas más seguras de la capital estadounidense, al abrigo de embajadas y bares y restaurantes de moda.


Este martes había caído ya la tarde, aún calurosa, cuando fue acuchillada siete veces mientras corría: seis en la cabeza y en el cuello y una en la espalda, según la Policía.


Sangrando, logró entrar en un restaurante de comida rápida china para pedir ayuda. Se acercó al mostrador, pero no pudo hablar. Quienes se encontraban en el establecimiento hicieron todo lo que pudieron por salvar su vida. No lo lograron.

CBS NEWS

El presunto asesino, un hombre de 23 años con un historial de paranoia, agresividad y consumo de drogas sintéticas, fue arrestado cuando no habían pasado aún 48 horas del crimen.


Su camiseta color mostaza fue una pista decisiva a la hora de localizarlo en un parque a menos de dos kilómetros al norte del lugar en el que presuntamente acuchilló a Martínez. En el momento de su arresto, dio positivo en cocaína. El ataque fue aleatorio, aseguró la Policía. 

Un video muestra al sospechoso.

El asesinato de Martínez ha conmocionado a Washington DC, una ciudad antaño peligrosa que ha vivido una profunda transformación en la última década, y ha afectado especialmente a la comunidad diplomática hispana por el origen de Martínez y las instituciones por las que había pasado.


Tras graduarse en la Florida Atlantic University, trabajó para el congresista hispano republicano Mario Díaz Balart en Capitol Hill y luego lo hizo para la embajada de Nicaragua.

Estuvo después en el Departamento para la Cooperación y Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) y luego en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Hace dos años se incorporó a una empresa tecnológica con base en DC.


El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, se mostró "consternado y triste" por la pérdida "de una gran joven, amiga y excolega". "Wendy Martínez era una mujer excepcional", tuiteó.


También el secretario general de la OEA, Luis Almagro, expresó su "más sentido pésame". "La muerte de Wendy Martínez fue un sinsentido, trágica y desgarradora", aseguró por su parte el destacado senador hispano Marco Rubio. 


En la Rotonda de Logan, que da nombre al barrio de Martínez, una vigilia en la que participaron más de 200 personas recordó a la joven el jueves por la noche. Una corona de flores sobre el césped la honra desde entonces.

Foto en Telemundo local.

Su asesinato se ha convertido entretanto en tema de conversación en el gimnasio, el ascensor y en el supermercado del barrio. Hay vecinos alarmados, muchos de ellos mujeres que, como Martínez, salen a correr por la zona, a un kilómetro escaso de la Casa Blanca.


Lo sucedido "afecta sin duda a nuestra sensación de seguridad", admitió la alcaldesa de Washington DC, la demócrata Muriel E. Bowser.


El jefe de la Policía de DC, Peter Newsham, intentó tranquilizar a los ciudadanos. Logan "es un barrio muy seguro", destacó en rueda de prensa al día siguiente del asesinato de Martínez. 


La ciudad

Logan, como otros barrios colindantes, ha sufrido una profunda transformación en los últimos años.


Jóvenes profesionales que antes elegían los verdes suburbios en torno a la capital por sus grandes viviendas o casas con jardín ahora se instalan en estudios o apartamentos pequeños del cuadrante noroeste de la ciudad en busca de la comodidad de caminar al trabajo y la cercanía de los lugares de ocio.


La consecuencia es un desorbitado precio de los alquileres -un pequeño estudio puede costar fácilmente 2.000 dólares-, pero también una seguridad en las calles que hace años no se tenía. 

 
En comparación con otras capitales, Washington DC es una ciudad pequeña. Sus habitantes no llegan a los 700.000, aunque el área metropolitana tiene más de seis millones, muchos de los cuales se desplazan durante el día a trabajar a la ciudad.


Sus grandes aceras, zonas arboladas y edificios bajos le dan un carácter muy distinto al de otras grandes ciudades de Estados Unidos: en Washington hay vida por la calle, gente sentada en las terrazas de los bares y restaurantes, personas que pasean y que, como hacía Martínez, corren y hacen deporte.


Los peores años del crimen en Washington DC fueron los 90, un tiempo en el que se ganó el apodo de "capital del asesinato". El año 2012 marcó un hito histórico con la caída a 88 del número de asesinatos. La cifra volvió a crecer desde entonces, pero se mantiene como mucho en torno a la mitad de las de hace dos décadas.


Según datos de "The Washington Post", en lo que va de año ha habido 110 crímenes en el distrito, la mayoría de ellos en el sureste y en el noreste. El de Martínez es el primer asesinato del año en el barrio de Logan. En el vecino de Shaw, dos hombres murieron por disparos en los últimos meses.

Tags:

  • Wendy Martínez
  • Washington D.C.
  • Asesinato

Lee también

Comentarios