Mujeres compran más gas pimienta en Alemania, tras casos de acoso en Colonia

A raíz de las agresiones sexuales contra mujeres perpetradas en Colonia durante la Nochevieja, la demanda de aerosoles de gas pimienta y pistolas paralizantes aumentó en Alemania. Expertos alertan sobre falsa seguridad.
Enlace copiado
Mujeres compran más gas pimienta en Alemania, tras casos de acoso en Colonia

Mujeres compran más gas pimienta en Alemania, tras casos de acoso en Colonia

Enlace copiado
Mujeres en Alemania están haciendo acopio de sprays de gas pimienta, pistolas de gas, armas paralizantes y potentes linternas. La demanda, de hecho, ha aumentado aún más que tras los atentados de París del mes de noviembre.
 
La venta de productos de defensa personal se ha incrementado en respuesta a los numerosos robos y ataques de carácter sexual contra mujeres perpetrados en las ciudades de Colonia y Hamburgo en la víspera de Año Nuevo. A pesar de que, en ocasiones, se pueden encontrar en algunas tiendas, lo normal es que la gente acuda a portales como Amazon para comprar aerosoles de pimienta. Los precios oscilan entre 9 y 27 euros, dependiendo del producto. Dentro de este rango se pueden adquirir, incluso, pequeños sprays con forma de pintalabios. Frankonia, proveedor líder en Alemania en venta de material para caza, no quiso dar detalles acerca de la evolución de sus ventas recientes.
 
Libre disponibilidad
 
Pero hay otros indicios de que el interés acerca de la seguridad personal ha aumentado claramente en las últimas dos semanas a raíz de los asaltos de Colonia, explica Katrin Streich, psicóloga y subdirectora del Instituto de Psicología y Gestión de Amenazas de Darmstadt (IPBM, por sus siglas en alemán).
 
La demanda de aerosoles de pimienta y pistolas de fogueo es comprensible, explica a DW. “Es un intento de recuperar el control en una situación en la que las personas sienten que han dejado de tener el control, y no se sienten protegidas”. Pero la psicóloga advierte de la falsa sensación de seguridad que estos productos transmiten a las personas.
 
Es una cuestión de “seguridad subjetiva frente a seguridad objetiva”, dice Streich.
 
El hecho de que una mujer porte un spray de pimienta no quiere decir que esté a salvo. Para empezar, porque es probable que lo guarde en el fondo del bolso y, cuando quiera utilizarlo, le cueste encontrarlo y no esté familiarizada con su manejo.
 
Dinámicas peligrosas
 
Llevar productos de defensa personal puede ayudar a elevar la confianza en uno mismo, argumenta Streich, pero, al mismo tiempo, eleva el riesgo de que se descontrole la situación.
 
Por contra, la psicóloga sugiere medidas simples pero efectivas, como pueden ser la elaboración de notas mentales sobre posibles vías de escape en espacios concurridos, discutir posibles procedimientos a seguir con los grupos de amigos e, incluso, comprobar cómo reacciona cada uno en situaciones comprometidas. Las clases de defensa personal son otra opción, dice Streich, aunque sirvan solo para fortalecer la confianza de una mujer en sí misma.
 
Clases de autodefensa
 
“Justo después de Año Nuevo recibimos cinco veces más inscripciones para clases de defensa personal femenina que de costumbre”, admite Josef Werner, quien dirige la Silla Martial Arts School de Colonia. Preguntado acerca de la conveniencia de utilizar productos de autodefensa, el instructor reconoció ante DW que con simplemente portar un aerosol de pimienta no es suficiente.
 
“Hay que estar preparado para pasar de un modo de escape instintivo a un modo de ataque, más agresivo”, explica, y añade: “Es necesario saber qué hacer y estar preparado para usar el arma”.
 
En las menos de tres semanas transcurridas desde Fin de Año, 304 personas han solicitado una de las llamadas “licencias de armas pequeñas”, que autorizan al usuario a llevar una pistola o revólver que dispare bengalas, gas o balas de fogueo, explica la portavoz de la policía Daniela Lindemann. Actualmente hay un total de 4,857 de dichas licencias registradas en Colonia y la vecina localidad de Leverkusen, de las cuales 408 fueron otorgadas el año pasado, dijo a DW.
 
El Partido Verde, por su parte, ha pedido que se aprueben estrictas leyes de armas en Alemania, como respuesta a los informes publicados sobre el aumento de la demanda de productos de autodefensa de venta libre. “La legislación de armas relativa a la compra de pistolas y revólveres capaces de disparar bengalas, gas y balas de fogueo es demasiado laxa”, critica Irene Mihalic, miembro de los Verdes en la Comisión de Interior del Parlamento. Además cree que el gobierno debe evitar que la gente se arme y se tome la justicia por su mano. “El Lejano Oeste no es nuestro modelo”, ironiza Mihalic.

Tags:

  • alemania
  • colonia
  • acoso

Lee también

Comentarios

Newsletter