Lo más visto

Muro de Berlín: ¿por qué cayó hace 30 años y cómo su desaparición cambió el mundo?

Hace 30 años, la noche del 9 de noviembre de 1989, fue derribado el Muro de Berlín, que dividió la capital alemana durante otras casi tres décadas. Su caída no solo dio paso a la reunificación de Alemania, sino que simbolizó el final de la Guerra Fría.

Enlace copiado
Enlace copiado
Una docena de personas celebran la apertura de la frontera encima del Muro de Berlín.
Getty Images
El 9 de noviembre de 1989 se abrió el Muro de Berlín, que había dividido a la ciudad durante casi 30 años.

Hace 30 años, la noche del 9 de noviembre de 1989, fue derribado el Muro de Berlín, que dividió la capital alemana durante otras casi tres décadas.

Pero el Muro de Berlín no solo dividía a esta ciudad: dividía a toda Europa y era el símbolo de un mundo bipolar en el que dos potencias, Estados Unidos y la Unión Soviética, eran los polos de influencia.

Su caída posibilitó la reunificación alemana y fue precursora de la desaparición de la Unión Soviética y del final de la Guerra Fría.

Pero antes de analizar el impacto que tuvieron en el mundo los hechos ocurridos el 9 de noviembre de 1989, ¿por qué existía este muro en el corazón de Europa?

Un orden mundial bipolar

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Alemania se rindió ante los Aliados, un grupo de países occidentales, incluidos Reino Unido, Estados Unidos, Francia y la Unión Soviética.

https://www.youtube.com/watch?v=sQxT-oKkuko

El país quedó dividido en cuatro zonas de ocupación , bajo influencia de cada una de esas potencias.

Berlín estaba en la zona soviética, pero como era la capital de Alemania se decidió que también se dividiría en cuatro áreas, una controlada por cada uno de los cuatro países.

Mapa sectores Berlín.
BBC

Pronto se hizo evidente que la Unión Soviética tenía ideas muy diferentes a las demás acerca de cómo debería funcionar su sección.

Para 1949, Alemania se había convertido en dos países separados: la República Federal de Alemania (Alemania Occidental), siguiendo el modelo capitalista de Reino Unido, Estados Unidos y Francia y la comunista República Democrática Alemana (Alemania Oriental), en la órbita de la Unión Soviética, con un sistema de partido único y economía planificada.

En Alemania Occidental había libertad de movimiento y la gente podría expresar libremente sus opiniones.

Alemania Oriental tenía reglas más estrictas sobre cómo deberían comportarse las personas y una policía secreta, la Stasi, que supervisaba lo que hacían.

Imagen del cartel que anunciaba el final del sector estadounidense.
Getty Images
Berlín fue dividida en cuatro sectores al final de la II Guerra Mundial.

A medida que pasaban los años, miles de personas al día escapaban del Este hacia el Oeste .

En esa época, medio millón de personas pasaba cada día la frontera en ambas direcciones y de esta manera, podían comparar las condiciones de vida de ambos lados.

Se estima que entre 1949 y 1961, alrededor de 2,7 millones de personas abandonaron la RDA y Berlín Oriental, según la página web oficial del Muro de Berlín. Aproximadamente la mitad de esa corriente migratoria estaba compuesta por gente joven de menos de 25 años.

Solamente en el año 1960, alrededor de 200.000 personas se mudaron de forma definitiva al Oeste.

En 1961, las autoridades comunistas ordenaron que se construyera un muro que dividiera el este y el oeste de Berlín para evitar que la gente cruzara de un lado al otro.

Se levantó muy rápida y sorpresivamente durante la noche del 13 de agosto, erigiendo grandes rollos de alambre de púas justo adentro del sector este de la ciudad.

Muchas personas se despertaron y descubrieron que habían quedado atrapadas, en muchas ocasiones separad a s de sus amigos y familiares en Occidente.

Madres separadas por los alambres que configuraron el primer muro de Berlín en agosto de 1961.
Getty Images
Rollos de alambre de púas se levantaron sorpresivamente la noche del 13 de agosto de 1961, dividiendo la ciudad en dos y separando a amigos y familias.

En los días siguientes, las autoridades de Alemania del Este comenzaron a sustituir los rollos de alambre por una estructura más permanente de bloques de cemento y losas de hormigón: el Muro de Berlín propiamente dicho.

Calles, plazas y casas quedaron divididas por la construcción del Muro, que también interrumpió el transporte urbano y se fue ampliando hasta llegar a los 155 kilómetros .

El muro que transcurría por el centro de la ciudad y que separaba Berlín Oriental de Berlín Occidental tenía una longitud de 43 kilómetros y 8 pasos fronterizos en total.

Muro de Berlín
BBC

Las instalaciones fronterizas que separaban Berlín Occidental del resto de la RDA, tenían 112 kilómetros.

Muro de Berlín
BBC

También se siguió perfeccionando el sistema de control fronterizo : había dos muros, uno interno y otro externo, vallas electrificadas, torres de vigilancia, perros guardianes, una zanja antivehículos y miles de policías y soldados que podían disparar a quién osase cruzar la fortificación.

Infografía Muro de Berlín
BBC

Aunque es difícil concretar una cifra, según la página del Muro de Berlín al menos 140 personas murieron en el Muro de Berlín entre 1961 y 1989 al intentar huir. Por su parte, un estudio de la Universidad Libre de Berlín de 2017 sitúa esa cifra en 262.

Qué provocó su caída

Aunque parezca que el Muro de Berlín cayó de un día para otro, en realidad puede considerarse la culminación de un proceso.

En todo el bloque soviético soplaban vientos de cambio y para Carmen Claudín, investigadora especializada en historia rusa y soviética del Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB) —un think tank con sede en Barcelona y especializado en asuntos internacionales— esos vientos tenían su origen en Moscú.

"La caída del Muro no hubiera sido posible sin las políticas de (Mijaíl) Gorbachov en la URSS", dice la experta.

En marzo 1985, Gorbachov se convirtió en secretario general del Partido Comunista, lanzando un dramático programa de reformas.

Su política conocida como "Glasnost" (apertura, transparencia) consistía en eliminar las prácticas de la represión estalinista y darles más libertades a los ciudadanos soviético, que vieron como presos políticos eran liberados y los periódicos publicaban artículos críticos hacia el gobierno.

Estas políticas se dejaron sentir no solo en la URSS, sino también en algunos de los países satélites de la Unión Soviética en Europa.

Construcción del Muro de Berlín.
Getty Images
Calles, plazas y casas quedaron divididas por la construcción del Muro.

El mismo año de la caída del Muro, en junio de 1989, en Polonia el movimiento sindical no comunista Solidaridad de Lech Valesa logró que se celebraran las primeras elecciones parcialmente libres en décadas.

Hungría abrió completamente sus fronteras y miles de "turistas" de Alemania del Este llegaron ese verano al país vecino en busca de una forma de cruzar a Austria. El éxodo se convirtió en una marea humana .

Pero Erich Honecker, el líder comunista de la RDA, se resistía a las reformas.

"¡Gorbi, Gorbi!" se convirtió en un grito popular entre los alemanes orientales hambrientos de reformas al estilo de Gorbachov.

El líder soviético visitó Berlín Oriental para el 40 aniversario de la RDA, el 7 de octubre, e instó a Honecker a lanzar reformas, afirmando que " la vida castiga a los que llegan demasiado tarde ".

El 9 de octubre, una multitud sin precedentes de 70.000 personas se manifestó pacíficamente en el centro de Leipzig exigiendo libertad. Por primera vez se atrevieron a pasar por la temida sede de la Stasi. "¡Wir sind das Volk!", cantaban ("¡Somos el pueblo!").

Marcha en Leipzig el 9 de octubre de 1989.
Getty Images
70.000 personas se manifestaron ante la sede de la Stasi en Leipzig el 9 de octubre de 1989.

Una semana después, más de 100.000 personas abarrotaron de nuevo el centro de Leipzig y las protestas pronto se extendieron por toda Alemania Oriental.

Ya era demasiado tarde para Honecker, quien renunció el 18 de octubre y fue sustituido por Egon Krenz.

Unos días antes de la apertura del Muro, el 4 de noviembre, otros cientos de miles de personas se manifestaron en Alexanderplatz, en Berlín oriental, pidiendo una reforma democrática, en la que fue una de las movilizaciones más importantes de la RDA.

Manifestación en Alexanderplatz en noviembre de 1989.
Getty Images
Manifestación en demanda de cambios en la RDA realizada en Alexanderplatz en noviembre de 1989.

Como parte de estas protestas, los alemanes del Este comenzaron a exigir que se les permitiera cruzar a Alemania Occidental y para el gobierno comunista fue cada vez más difícil detener esos llamados.

El 9 de noviembre, el anuncio de un alto funcionario de Alemania Oriental precipitó la caída del Muro.

Guenter Schabowski , portavoz del gobierno de la RDA, anunció en una conferencia de prensa que las restricciones de viaje para los ciudadanos del este se levantarían de inmediato.

Guenter Schabowski.
Getty Images
Guenter Schabowski, durante la rueda de prensa en la que hizo el anuncio.

Los funcionarios tenían la intención de introducir los cambios al día siguiente, pero cuando se le preguntó en la conferencia, Schabowski dijo: "Esto ocurre, que yo sepa... inmediatamente... sin demora".

Dichas palabras provocaron que miles de personas se fueran hacia el Muro, exigiendo a los guardias que abrieran las puertas.

Los guardias del paso fronterizo de Bornholmer dejaron pasar a los primeros ciudadanos de la RDA hacia Berlín Occidental a partir de las 21:20.

Miles de personas cruzaron en las siguientes horas a Alemania Occidental, algunas por primera vez en sus vidas, provocando la rápida caída del muro.

Un joven con un martillo sobre el Muro de Berlín.
Getty Images
Miles de personas cruzaron la noche del 9 de noviembre a Alemania Occidental, algunas por primera vez en sus vidas.

"La caída del Muro es la culminación de todo ese proceso (de reformas de Gorbachov)", explica Claudín. "Se consigue llegar al muro porque la policía, la maquinaría de la RDA está en descomposición, y ya no reacciona como lo hacía antes. La gente sabe que no les van a disparar y se tira contra el Muro".

Y mientras una multitud eufórica de alemanes del este cruzaba la frontera abierta, cientos de personas de Alemania Occidental los esperaban y celebraban el momento histórico.

"La gente sintió alegría y una feliz sensación de conmoción, de que algo que pensaban que nunca sucedería o que al menos nunca sucedería en su vida, repentinamente pasó de la noche a la mañana pacíficamente. Y eso hizo que la gente pensara que todo es posible ", le explica a BBC Mundo Hope Harrison profesora de Historia y Relaciones Internacionales en la Universidad estadounidense George Washington y autora de "After the Wall: Memory and the Making of the New Germany, 1989 to the Present".

Pero no para todos fue una noche de celebración. Krenz, el que sería el último líder comunista de la RDA, dijo en una entrevista con la BBC que esa fue "la peor noche de mi vida".

Aunque el impacto inmediato de la caída del Muro de Berlín fue evidente para los alemanes del este, las consecuencias de este hecho histórico van mucho más allá.

Reunificación alemana

Una vez que cayó el Muro, todo aquello que los alemanes orientales anhelaban de sus vecinos del occidentales -la televisión a color, abundantes bienes de consumo, ciertos lujos…- empezó a llenar las grises y llenas de escasez calles de la RDA.

Berlineses del este cruzando la frontera tras la caída del Muro.
Getty Images
Berlineses del este cruzando la frontera tras la caída del Muro.

Muchos lo calificaron como milagro ya que esta revolución pacífica de 1989 llevó a desaparición de Alemania Oriental en menos de un año.

El entonces líder de Alemania Occidental, Helmut Kohl, inició las negociaciones que conducirían a la rápida reunificación del país.

Kohl convenció a Gorbachov de retirarse de Alemania Oriental. Los 350.000 soldados soviéticos estacionados en el Este fueron enviados a casa.

Mijail Gorbachov y Hermut Kohl.
Getty Images
Mijail Gorbachov y Hermut Kohl.

Los gastos fueron pagados por el gobierno de Alemania Occidental, que también insufló grandes sumas de dinero para reactivar económicamente la parte Este.

Incluso antes de la reunificación, Alemania del Este ya había cambiado su moneda por el marco de Alemania occidental .

El 3 de octubre de 1990 la reunificación se hizo realidad y ese día dejó de existir formalmente la RDA.

Sin embargo, pese a que Alemania es hoy en día uno de los países más ricos del mundo y motor económico de Europa, las diferencias entre este y oeste son aún visibles en términos económicos y sociales.

El final del mundo bipolar

"La caída del Muro es la precursora de la desaparición de la Unión Soviética y del final de la Guerra Fría", le dice a BBC Mundo Jordi Quero, también investigador del CIDOB.

"En Europa cae el muro, y primero se unifica Alemania, después llega la caída de los regímenes soviéticos de la Europa del este y, más tarde, se inicia el proceso de ampliación de la UE más allá de la Europa occidental".

En las semanas posteriores a la caída del Muro de Berlín, en Checoslovaquia la "Revolución de Terciopelo" depuso al gobierno comunista.

Vaclav Havel, el mentor de la Revolución de Terciopelo, se dirige a los manifestantes pro democracia en Praga, en diciembre de 1989.
Getty Images
Vaclav Havel, el mentor de la Revolución de Terciopelo, se dirige a los manifestantes pro democracia en Praga, en diciembre de 1989.

En Rumania el levantamiento fue violento y el líder comunista Nicolae Ceaucescu y su esposa fueron fusilados.

Poco después fue la propia URSS la que se desintegró . Entre 1990 y 1991 las distintas repúblicas que componían el bloque fueron rompiendo con Moscú. En diciembre de 1991 la Unión Soviética, la otrora gran superpotencia, fue oficialmente disuelta.

"La caída del Muro lo que anunciaba era la caída de la gran Cortina de Hierro", le dijo a BBC Mundo Dámaso Morales, coordinador del Centro de Estudios Europeos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). " Lo que anunciaba era la nueva reconfiguración de Europa ".

Aunque habrá que esperar hasta la disolución de la URSS, la caída del Muro representó "simbólicamente" el final de la Guerra Fría, "porque había sido el símbolo de la Guerra Fría y de cómo las dos partes se atrincheraban", explica la profesora Harrison.

"Si bien hubo otras cosas que también fueron muy importantes, en particular las reformas de Mijail Gorbachov en la Unión Soviética, así como (el sindicato) Solidaridad en Polonia, no hay duda de que para muchas personas todo se encapsuló en la caída del Muro de Berlín".

Mijail Gorbachov y Erich Honecker.
Getty Images
Mijail Gorbachov y Erich Honecker, en Berlín oriental en 1989.

Al desaparecer el bloque soviético desaparece también el orden bipolar que había dominado el mundo desde el final de la II Guerra Mundial y cambian profundamente las relaciones internacionales que pasan a articularse en torno a un solo polo: Estados Unidos .

"La Unión Soviética había perdido la Guerra Fría y el mundo se convirtió, por un tiempo , en un mundo unipolar liderado por Estados Unidos", dice Harrison.

"Cuando cae el muro, EE.UU. entiende que su sistema político y económico había sido capaz de vencer al contrario y eso confirmaba la validez, la superioridad del modelo", coincide Quero.

En ese sentido, se empiezan una serie de acciones para fomentar los sistemas democráticos, explica Quero, que van desde los préstamos a través de organismos internacionales como la Organización Mundial del Comercio y el Banco Mundial hasta intervenciones militares, que en muchos casos han resultado infructuosas, como la de Somalia, Haití o las invasiones de Afganistán en 2001 e Iraq en 2003.

¿Y en América Latina?

Todo este proceso de cambio se da en el contexto de las políticas económicas liberales lideradas por Ronald Reagan en Estados Unidos y Margaret Thatcher en Reino Unido.

En ese sentido, la caída del Muro de Berlín simbólicamente representa "el gran triunfo del liberalismo" , dice Morales.

Y eso, según el profesor de la UNAM, tuvo efectos particularmente importantes en América Latina.

Gente sobre el muro delante de la puerta de Brandemburgo.
Getty Images
La caída del Muro de Berlín simbólicamente representa "el gran triunfo del liberalismo".

"Asistimos al fortalecimiento de los regímenes liberales que llegaron a América Latina en esa época, en los años 80, que se fortalecieron como modelos económicos, políticos y, por supuesto, ideológicos, y que guiaron las naciones de América Latina por varios años".

"Algunos países centroamericanos, Colombia, Brasil, Argentina, Chile, México… todos llevaron a cabo políticas de adelgazamiento del Estado".

Pero si hay un punto en la región donde se notaron sobremanera las consecuencias de la caída del Muro y, en última instancia, de la descomposición del bloque soviético, ese fue Cuba .

En ese momento, Cuba depende del dinero que llega de la Unión Soviética, y esa fuente de ingresos desaparece.

A partir de ese momento, la isla tiene que repensar su posición en el mundo y también su propia viabilidad económica.

"Se había generado la idea de que la URSS era como el gran padre y Cuba se quedó huérfana", dice Morales.

El Muro de Berlín cayó hace 30 años, pero algunos de los ecos de la Guerra Fría siguen presentes hoy en día, señala el experto, como lo demuestra que la mayoría de los ejercicios militares de la OTAN se llevan a cabo en Europa del Este, en la frontera con Rusia.

"Quizá habría que llamarla de otra forma, pero ahí está".


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=16AhQaStWxg

https://www.youtube.com/watch?v=Ukb6MjvW83Q

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines