Nadie es culpable: Muerte e impunidad contra periodistas en México

Casi nunca se sanciona a los culpables ni la prensa conoce a su enemigo.
Enlace copiado
Enlace copiado
Los periodistas mexicanos empezaron el año peor que si vivieran en Siria o Afganistán: con cuatro colegas asesinados, más que en cualquier otro lugar del mundo. No murieron en el fuego cruzado o en un campo lleno de minas. Los llegaron a buscar.

A Miroslava Breach la mataron cuando salía de su casa a llevar a un hijo a la escuela. A Cecilio Pineda Birto, cuando esperaba su auto, recostado en una hamaca, en un local de lavado. Maximino Rodríguez acababa de estacionar para hacer compras con su esposa. Ricardo Monlui salía de un restaurante con su familia.

Con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, que se conmemora hoy, México vuelve a aparecer en informes internacionales como uno de los países más peligrosos para los periodistas.

“En un frente de guerra, tú sabes que vas con un frente o con el otro frente. Tienes las reglas muy claras de en qué territorio te estás metiendo. En México eso está difuminado”, dice a dpa Daniela Pastrana, directora ejecutiva de la red Periodistas de a Pie.

“Nunca tienes claro si fue el narcotráfico o si fue el narco enviado por un político local o quién fue. Y yo no ubico un país que, siendo democracia, tenga periodistas desaparecidos. Nosotros tenemos 24, que hemos podido documentar”, dice.

En el ranking del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), México ocupa el sexto lugar.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter