Lo más visto

Más de Internacionales

Niños son señuelo en estrategia migratoria

Usarlos para recolectar datos de sus familiares indocumentados, muertes en detención por las que el Gobierno no se responsabiliza y la insistencia para borrar garantías de protección son parte de la estrategia que ha llevado a cabo Estados Unidos.

Enlace copiado
Sufrimiento.  Más de 20,000 menores inmigrantes han sido separados de sus padres el último año.

Sufrimiento. Más de 20,000 menores inmigrantes han sido separados de sus padres el último año.

Enlace copiado

El gobierno de Donald Trump se mueve para completar su agenda migratoria antes de las elecciones de 2020, y para ello los niños migrantes que llegan solos o en compañía de sus padres han sido una pieza central. El Gobierno presentó el pasado viernes un documento para completar su deseo de borrar el Acuerdo Flores, un pacto de más de dos décadas herencia de la lucha de una familia salvadoreña que hasta hoy ha servido de garantía para que los niños migrantes sean protegidos en Estados Unidos.

Sin este arreglo migratorio, los niños migrantes estarían a merced de una detención indefinida en Estados Unidos.

En el pasado, el Gobierno ofreció como solución a la separación familiar detener a menores junto a sus padres.

Ese aspecto viola el Acuerdo Flores, ya que el documento, de 1997, establece que los menores de edad no pueden permanecer en detención más de 20 días. De albergarlos junto a sus parientes, pasarían mucho más tiempo encerrados, cuestión que fue denunciada por activistas y pediatras.

El Acuerdo Flores surgió tras una demanda presentada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y otras organizaciones en 1985 en nombre de Jenny Lisette Flores, una adolescente que huyó de El Salvador para reencontrarse con su tía en Estados Unidos. Tras varios años de litigio se llegó a un acuerdo con el gobierno de Bill Clinton.

El gobierno federal defiende que el acuerdo está "desactualizado" y no refleja unas "circunstancias dramáticamente diferentes".

Este fin de semana The Washington Post develó que Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) obtuvo acceso a los albergues de menores migrantes que no son administrados por la agencia para recolectar datos de los familiares indocumentados de los niños.

Además, el órgano de control interno del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos concluyó que no hubo irregularidades ni faltas por parte de las autoridades de inmigración en relación con las muertes de dos niños guatemaltecos ocurridas en diciembre del año pasado.

En ambos casos, los defensores de los migrantes pusieron en duda la atención médica que recibieron los menores de edad.

La Oficina del Inspector General del DHS (en inglés) publicó dos comunicados breves el viernes por la tarde sobre los decesos de Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin, que falleció el 8 de diciembre, y de Felipe Gómez Alonzo, que perdió la vida el 24 del mismo mes. Ambos eran de Guatemala.

Un estremecedor video que captó todos los detalles de la muerte de un joven migrante de 16 años en custodia de oficiales migratorios salió a la luz hace apenas dos semanas. En las imágenes se observa cómo el menor, que tenía una gripe, colapsa y sufre por horas. Nadie llegó en su auxilio a pesar de que su celda tenía una ventana por la que los oficiales de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos podían asomarse.

Carlos Gregorio Hernández Vásquez murió el pasado 20 de mayo en Texas. El video muestra al adolescente en una celda de la estación de CBP en Weslaco, en el Valle de Río Grande, en Texas, donde había sido aislado junto a otro menor que estaba enfermo.

"Los hombres y las mujeres de la Patrulla Fronteriza están comprometidos a tener los más altos estándares de profesionalismo y cuidado", dijo la Patrulla Fronteriza este sábado.

"Mientras las autoridades de inmigración estaban sentadas, un niño yacía muriendo de gripe en una losa de concreto en un charco de su propio vómito al lado de un inodoro", dijo en un comunicado la presidenta de Families Belong Together, Jess Morales Rocketto, respecto a la muerte de Hernández.

En marzo de 2018 el propio DHS estimó que separó a más de 26,000 menores de edad de sus parientes para desmotivar la migración irregular. También se ha descubierto que el Gobierno nunca tuvo un plan para reunificar a esas familias y actualmente miles continúan separadas.

The Washington Post afirmó que el plan de recolectar información de los parientes de menores de edad era "secreto". Sería idea del zar migratorio de Trump, Stephen Miller, quien está detrás de la mayoría de estrategias en materia de inmigración.

Este plan, dijo The Washington Post, tiene como objetivo agilizar las deportaciones de unidades familiares, separar familias, o prolongar la detención de niños.

ICE estaría buscando cualquier falta de los tutores para encontrarlos y deportarlos. Hace unos meses varias organizaciones pidieron la renuncia de Miller luego de que trascendieron correos electrónicos con comentarios racistas y xenófobos.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines