Lo más visto

“No nos vamos a autocensurar por este acto tan increíble”

La sede del periódico de Venezuela El Nacional fue atacada ayer con pintura y excremento por una brigada afín al Gobierno.
Enlace copiado
Ataque.  La fachada de la sede del periódico venezolano El Nacional manchada. Un grupo de hombres encapuchados lanzó pintura y excremento al periódico ayer por la madrugada en rechazo a las publicaciones sobre los abusos del oficialismo.

Ataque. La fachada de la sede del periódico venezolano El Nacional manchada. Un grupo de hombres encapuchados lanzó pintura y excremento al periódico ayer por la madrugada en rechazo a las publicaciones sobre los abusos del oficialismo.

“No nos vamos a autocensurar por este acto tan increíble”

“No nos vamos a autocensurar por este acto tan increíble”

Enlace copiado
La sede del diario venezolano El Nacional fue atacada este viernes durante la madrugada por cuatro sujetos encapuchados que rayaron su fachada externa y arrojaron excremento contra la garita de seguridad de la entrada principal. El presidente editor del principal periódico independiente del país, Miguel Henrique Otero, repudió la acción y responsabilizó directamente al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“Esto es la continuación de lo que este gobierno hace con los llamados colectivos. Lo que no pueden hacer con las fuerzas represivas, lo mandan a hacer con los colectivos. Y después Maduro dice que condena los hechos pero al mismo tiempo dice que eso se debe a las provocaciones de la derecha. Ellos han armado a estos colectivos para atacar a la disidencia, a la oposición, a los medios independientes y creen que con ese mecanismo generan miedo. La verdad es que no nos vamos a autocensurar ni vamos a cambiar la línea editorial porque nos hayan querido amedrentar con ese acto tan increíble”, dijo.

El de ayer en la madrugada fue el primer ataque físico contra la sede del diario desde que inició el gobierno de Nicolás Maduro, en abril de 2013. Hasta el momento, las agresiones del actual gobierno contra el impreso habían sido verbales (amenazas e insultos), judiciales (un juicio abierto por difundir una información del diario ABC de España) y administrativos (obstáculos para la adquisición de papel y fiscalizaciones tributarias), lo que afectó al diario, sus dueños y trabajadores.

“Con el gobierno de Chávez, una vez nos asaltaron el periódico y ellos decían que era el pueblo espontáneo, pero los asaltantes se bajaron de autobuses de la Alcaldía de Libertador (en manos del partido de Chávez). Después nos pusieron una bomba; al que la puso lo agarró la policía y a la media hora lo soltaron sin procedimiento alguno. Estos grupos de choque son los verdaderos paramilitares. En estos últimos tiempos han acelerado la actuación de estos grupos por el clima de crispación y de rechazo de la población al gobierno y todo lo que está pasando con el revocatorio, los saqueos, las protestas por falta de comida, etcétera”, afirmó.

En un mensaje impreso en una hoja blanca, los antisociales que agredieron a El Nacional se identificaron como “Colectivo Chama, pueblo rebelde”. En la nota acusan al periódico de “desestabilizar, desinformar, generar caos y favorecer la intervención extranjera”. Al respecto, Otero señaló que se trata del mismo discurso descalificador usado por los altos representantes del Gobierno y desestimó los señalamientos. “Ellos dicen que desinformamos, que mentimos, pero nunca dicen cuáles son las mentiras porque no lo pueden hacer, porque la verdad es que ninguna de las informaciones que publica El Nacional son mentira. No pueden desmentir lo que publicamos”, aseguró.

Aunque a través de sus redes sociales es blanco de constantes amenazas e insultos, el editor resta valor a tales señalamientos: “Siempre han amenazado, pero yo no le hago caso porque son anónimos, no ponen su nombre, es la cobardía del anonimato. Es el anonimato en los rumores, en las amenazas, en las descalificaciones. Yo a eso no le hago caso. Los perros ladran y la caravana pasa”.

El presidente editor de El Nacional confirmó haber recibido la solidaridad del Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela y de la Sociedad Interamericana de Prensa.

“Seguiremos publicando lo que ocurre en Venezuela. Seguiremos informando como siempre. No vamos a censurarnos en ningún momento y vamos a denunciar este hecho como un atropello a la libertad de expresión, como una amenaza contra el periodismo independiente y como una amenaza de unos colectivos que están financiados por la dictadura de Nicolás Maduro”, dijo.

Adelantó que próximamente formalizarán la denuncia ante la Fiscalía General: “Vamos a llevar este hecho a las autoridades para que investiguen, aunque sabemos que en Venezuela nada de lo que hacen los colectivos es investigado”.

Recordó el reciente episodio en el que el diputado opositor Julio Borges fue brutalmente atacado a las puertas del Consejo Nacional Electoral por miembros de otro colectivo pro gobierno, “ante la mirada impávida de la policía, que no hizo nada para defenderlo”.

Otero no descartó solicitar también un pronunciamiento a la Defensoría del Pueblo.

Otero cumple un exilio forzado mientras en Venezuela tiene un procedimiento judicial abierto porque el periódico El Nacional difundió una información publicada originalmente por el diario ABC, de España, sobre las acusaciones de presuntas vinculaciones con el narcotráfico del expresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela Diosdado Cabello.

Lee también

Comentarios