Lo más visto

Oposición llama a huelga, pese amenazas de Maduro

Agentes de inteligencia rodearon la casa de Lorenzo Mendoza, el propietario de la principal productora de alimentos. El paro será durante 12 horas, dijo la oposición.
Enlace copiado
Custodian  Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) custodian el paso a diputados de la Asamblea Nacional.

Custodian Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) custodian el paso a diputados de la Asamblea Nacional.

Choques.  Un grupo de simpatizantes chavistas se enfrenta a miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) cerca de la Asamblea Nacional.

Choques. Un grupo de simpatizantes chavistas se enfrenta a miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) cerca de la Asamblea Nacional.

Oposición llama a huelga, pese amenazas de Maduro

Oposición llama a huelga, pese amenazas de Maduro

Enlace copiado
La oposición venezolana ratificó ayer su llamado a una huelga nacional de 12 horas este viernes, como una nueva acción de protesta contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, a quien busca empujar hacia una prueba electoral.

La alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) dijo en una declaración que llama al pueblo a cumplir con el “gran paro ciudadano nacional” de 12 horas, para presionar al Gobierno a fin de que “acate la Constitución” y respete su “derecho a elegir”.

“El llamado a paro ciudadano es para el pueblo: A dejar las calles y puestos de trabajo vacíos desde las 6:00 a. m. hasta las 6:00 p. m. Esto no es un paro patronal o comercial, es un paro de todos”, señaló. La MUD llamó a población a que “nadie salga de su casa”.

Mientras, la mayor productora de alimentos del país, Empresas Polar, denunció que su principal planta de Caracas y la casa de su dueño, Lorenzo Mendoza, fueron visitadas por agentes de la policía política, el Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), que tomaron posiciones con armas en una sugerida acción de “protección”.

“Funcionarios del SEBIN vinieron a amedrentar a los que estamos trabajando por Venezuela”, dijeron los trabajadores en una declaración.

La oposición puso en marcha una serie de movilizaciones para presionar que se levante la suspensión del referéndum revocatorio del mandato de Maduro, que esta semana entraría en su última etapa de recolección de firmas de electores antes de su activación.

El proceso de la consulta fue suspendido por el Consejo Nacional Electoral (CNE) que acató la orden de varios tribunales penales que admitieron una denuncia del oficialismo de un supuesto fraude con las firmas recogidas en abril para pedir el referéndum.

En la tarde, Maduro anunció un aumento del salario mínimo y advirtió a los empresarios que el Gobierno tomará las empresas que se paralicen.

Anunció que hoy realizará unas inspecciones en empresas industriales, agroindustriales y farmacéuticas para “verificar que están produciendo, trabajando”.

“Y empresa parada, empresa recuperada por la clase obrera. No voy a dudar ni aceptar ningún tipo de conspiración. Empresa parada, empresa recuperada por el pueblo y la revolución. La gente tiene necesidad de trabajar, de producir. No vamos dejar que se imponga el modelo de desestabilización yanqui”, señaló.

Irán al diálogo

La oposición venezolana mantuvo ayer la agenda de protestas contra el Gobierno pese al inminente inicio del diálogo político con la mediación del Vaticano y en medio de un creciente clima de crispación que esta jornada se alimentó con una sesión legislativa crítica al oficialismo y amenazas del chavismo.

Ayer la oposición continuó con el debate parlamentario sobre la responsabilidad política del jefe de Estado, Nicolás Maduro, en la crisis y la ruptura del orden constitucional que según el antichavismo se produjo con la suspensión del camino al referendo revocatorio presidencial.

Para la sesión de ayer, la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, recibió a varias personas que aseguraron ser víctimas de los operativos de seguridad que ha implantado el Gobierno y otras que dijeron ser discriminadas en la entrega de las bolsas de alimentos subsidiados por el Estado.

Al finalizar la jornada parlamentaria, el presidente de la AN, Henry Ramos Allup, dijo que envió a Maduro la convocatoria a comparecer ante el Parlamento, después de que el martes la cámara aprobó iniciar un proceso para determinar su responsabilidad en la “ruptura del hilo constitucional”.

Pero pese a esta agenda de protestas que hasta el momento se mantiene hasta el próximo 3 de noviembre con una marcha que irá hasta el palacio presidencial de Miraflores, la MUD dijo que se sentará en una mesa de diálogo con el chavismo.

El anuncio se produjo un día después de que el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles aseguró que la oposición no asistiría a esta cita en la isla de Margarita, anunciada el lunes por el enviado del papa Francisco a Venezuela, Emil Paul Tscherring.

“(Tenemos) la decisión de ir el domingo a decirle al representante del papa y a los representantes del Gobierno la necesidad de retomar de manera urgente la agenda electoral para solventar esta crisis”, afirmó el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba.

Lee también

Comentarios