Lo más visto

Ortega acude seguro a segunda reelección

Luego de maniobras para debilitar a la oposición por parte del sandinismo, los nicaragüenses acuden a las urnas para elegir presidente, vicepresidente, diputados nacionales y PARLACEN.
Enlace copiado
Sin rival.  Un militante muestra su identificación del Frente Sandinista. El presidente Daniel Ortega tiene una ventaja abrumadora en las encuestas sobre todos sus rivales, que juntos no suman un 10%.

Sin rival. Un militante muestra su identificación del Frente Sandinista. El presidente Daniel Ortega tiene una ventaja abrumadora en las encuestas sobre todos sus rivales, que juntos no suman un 10%.

A las urnas.  La fórmula presidencial sandinista entre Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo parten como amplios favoritos para ganar este día.

A las urnas. La fórmula presidencial sandinista entre Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo parten como amplios favoritos para ganar este día.

Ortega acude seguro a segunda reelección

Ortega acude seguro a segunda reelección

Enlace copiado
El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua informó que todo está listo para los comicios presidenciales y legislativos de este domingo, pese a las demandas de suspensión presentadas por fuerzas opositoras excluidas de la contienda, en la que el presidente Daniel Ortega se perfila como seguro vencedor.

De acuerdo con el presidente del CSE, Roberto Rivas, unos 3.8 millones de adultos mayores de 16 años están habilitados para votar y elegir un presidente, un vicepresidente, 90 diputados de la Asamblea Nacional y 20 del Parlamento Centroamericano (PARLACEN).

El padrón real supera en casi un millón de ciudadanos al de la anterior elección presidencial (2011) debido al alto porcentaje de población joven en este país, el segundo más pobre de América Latina después de Haití, según han explicado las autoridades.

El mandatario Daniel Ortega, de casi 71 años, líder del gobernante Frente Sandinista que dirigió la revolución (1979-1990), figura en las últimas encuestas como seguro ganador con un 69.8 % de los votos, frente a sus rivales de cinco partidos desconocidos que apenas obtendrían juntos menos del 10 %.

Tras excluir de la campaña a la Coalición Nacional Opositora (CND) y destituir a sus 28 diputados del Parlamento, el Gobierno prohibió la presencia de observadores independientes en los comicios, en los que Ortega aspira reelegirse e iniciar un cuarto mandato presidencial a partir de 2017, junto a su esposa, Rosario Murillo, en el cargo de vicepresidenta.

Con la consigna de “No boto mi voto”, los líderes de la oposición apuestan a que una parte del electorado no acuda a las urnas, pero según los sondeos divulgados por el Gobierno el abstencionismo sería inferior al 23 por ciento de la población apta para votar.

Ante los reclamos opositores, el Gobierno anunció la instalación de una “mesa de conversación e intercambio constructivo” con la Organización de Estados Americanos (OEA), que anunció el envío de una misión a Managua del 5 al 7 de noviembre, aunque aclarando que “no observarán” las votaciones.

La debilidad de la oposición es tal, que en días recientes el presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), Roberto Sanson, durante una reunión con cientos de empresarios, retó a sus colegas a mencionar los nombres de más de tres candidatos a la Presidencia con sus fórmulas, y no tuvo respuesta.

“Él (Ortega) ha hecho un trabajo sistemático para desmontar a toda la oposición”, dijo a Acan-Efe la escritora nicaragüense y crítica del Gobierno Gioconda Belli.

Lee también

Comentarios