Lo más visto

Pacto Migratorio Mundial: Entre el miedo y un logro "agridulce"

El inédito Pacto Global sobre la Migración se ve manchado por la ausencia de varias naciones, la más marcada en este momento: EUA.

Enlace copiado
Consulta.  La adopción del acuerdo en migración ha sido subrayado por la ONU como una necesidad para el mundo.

Consulta. La adopción del acuerdo en migración ha sido subrayado por la ONU como una necesidad para el mundo.

Enlace copiado

Los países de la ONU se reúnen lunes y martes en Marruecos para adoptar el histórico Pacto Global sobre la Migración, un momento "dulce" por ser un hito que abordará la migración de forma multilateral con acuerdos que regularían de forma mundial el actuar sobre los migrantes. Pero eclipsado por las grandes ausencias, como Estados Unidos, Italia, Australia y otras naciones.

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, se confesó "decepcionada" por la negativa de algunas naciones de adoptar el acuerdo mundial.

La expresidenta de Chile dijo que los líderes deberían de preocuparse menos por el "miedo" que despierta la migración y cómo eso afecta las encuestas.

A su vez, la ONU advirtió que nadie está obligado a estampar su firma, pero que los que no lo hacen simplemente se ven mal a escala internacional.

"Indudablemente, y como alguien que ha trabajado arduamente los últimos dos años por tratar de influir en el producto último de estos procesos denominados pactos globales sobre la migración y sobre el refugio (...) diría que, es una situación, para decirlo de forma bonita, agridulce", dijo Óscar Chacón, director Ejecutivo de Alianza Américas, la única estructura en Estados Unidos que reúne a 50 organizaciones dirigidas por migrantes y que trabajan por ellos de forma transnacional.

Chacón, salvadoreño de nacimiento, se disponía meses atrás a estar en Marrackech, Marruecos (África) esta semana, pero permaneció de este lado del mundo porque le pareció "urgente" que miles de centroamericanos recorren México en caravanas con la intención de llegar a Estados Unidos, lo que constituye una "crisis de movilidad humana".

El pacto, en sí, nace de la Declaración en Nueva York para Refugiados y Migrantes de 2016 en el que 193 miembros de la ONU acordaron realizar consultas para llegar, finalmente, a un pacto para proteger a los migrantes en todo el mundo. Ese primer momento se concreta con la histórica firma de esta semana.

La alianza "no incentiva la migración y no trata de impedirla", tampoco es vinculante, por lo que quienes lo firman no pierden soberanía, explicó la ONU. El acuerdo sí es "cambiar de modo reactivo a proactivo".

El Salvador estará representado en Marrackech por el Ministerio de Relaciones Exteriores y, con anterioridad, la viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, reafirmó el compromiso del país con el pacto.

Sin embargo, Chacón observa que la parte "agria" de la adopción del acuerdo llega porque, de momento, hay profundas "contradicciones" en los países que están más íntimamente involucrados con el tránsito y destino de migrantes, como Estados Unidos.

Un país de migrantes que rechaza tomar acción

Entre legales e indocumentados, la población migrante en Estados Unidos en 2016 llegó a los 43.7 millones, según el Centro para Estudios de Migración (CIS, en inglés). La nación estuvo en la mesa para la Declaración en Nueva York para Refugiados y Migrantes de 2016, antesala a la gran cita esta semana en Marruecos, donde las naciones firmarán el Pacto Global sobre Migración.  Pero en diciembre de 2017, el presidente Donald Trump sacó a su país del acuerdo global. Dijo que el pacto no iba acorde con sus prioridades en inmigración. 

Aún el último viernes la Casa Blanca dijo en un comunicado que “reafirma” que la palabra sobre cómo manejar la frontera y la decisión sobre quién entra al país le compete a la nación como Estado soberano.  

Pero Washington deja de lado que el pacto no es vinculante. La ONU sostiene que ese no es el espíritu del acuerdo  y ha aclarado que su adopción no atenta contra la soberanía nacional. 

El pacto sí dice que “hay compromisos concretos, como medidas contra la trata y el tráfico de personas, evitar la separación de las familias, usar la detención de migrantes solo como última opción o reconocer el derecho de los migrantes irregulares a recibir salud y educación en sus países de destino”.

También llama a las naciones a “cooperar” a salvar vidas de migrantes con misiones de búsqueda y rescate. La separación de familias ha tenido este año a la administración Trump en el centro del rechazo. 

“Pero aquí viene la parte agria del proceso, es una pena que llegar a reconocer esto sucede en el mismo momento histórico en el que las contradicciones dentro de los países más ricos del planeta, incluyendo a la mayoría de países europeos, incluyendo a EUA, es una condición interna”, lamenta. 

Chacón reflexiona que el rechazo a los migrantes viene de la percepción de que cambian “la identidad nacional” en donde sea que lleguen, con el color de su piel, su lenguaje, sus costumbres. 

 “Es un entorno en el que se vuelve políticamente rentable atacar a los extranjeros y culparlos de todos los males en un país mezclando mentiras con actos de negligencia y, lo peor del caso, conseguir ser electo”, dijo Chacón.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines