Papa a jóvenes colombianos: no se dejen robar la alegría

“¿Qué es lo que no se tienen que dejar robar?”, preguntó el papa a un grupo de chicos de barrios marginales que respondió: “¡La alegría!”.
Enlace copiado
Enlace copiado
El papa Francisco llamó el martes a los jóvenes colombianos a no dejarse robar la alegría ni la esperanza, poco después de arribar para una visita en la que buscará impulsar la reconciliación tras un prolongado conflicto armado que desangró a la nación sudamericana.

“¿Qué es lo que no se tienen que dejar robar?”, preguntó el papa a un grupo de chicos de barrios marginales que respondió: “¡La alegría!”.

Los jóvenes lo esperaban con bailes y regalos en la Nunciatura Apostólica después de que millares de colombianos lo saludaran en su recorrido en el papamóvil tras su arribo. “Que nadie se las robe, que nadie los engañe, ni se dejen robar la esperanza”.

Esas fueron las primeras palabras del pontífice argentino después de llegar a la capital del país para una visita de cinco días cargada de simbolismos y en la que tratará de sanar heridas históricas y reconciliar a una nación dividida tras desactivar el conflicto armado más largo de Latinoamérica. Ésta es la tercera visita de un papa a la nación sudamericana luego de los viajes de Pablo VI y Juan Pablo II en 1968 y 1986.

Tras la llegada del avión de Alitalia al aeropuerto internacional El Dorado poco después de las cuatro, el presidente Juan Manuel Santos y su esposa María Clemencia Rodríguez recibieron al papa al bajar de la escalera del avión, en cuya cabina ondeaban dos banderas: la de Colombia y el Vaticano.

Minutos después, el papa recibió la escultura de una pequeña paloma como gesto de paz de manos de Emmanuel, hijo de Clara Rojas que nació en cautiverio luego de que la política fuese secuestrada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando acompañaba a la entonces candidata presidencial Ingrid Batancourt en 2002. El chico, que nació dos años después del secuestro de su madre en la selva, recibió unas palmaditas de Francisco tras entregar el objeto.

Santos comentó a los medios después de la recepción que el papa le comentó que rompería el protocolo para saludar a ese grupo de afectados por la guerra de guerrillas.

“Hay que aprovechar esta visita para quienes tengamos diferencias que las dejemos a un lado... trabajando juntos lograremos grandes cosas”, manifestó el mandatario.

Durante su visita se espera que el pontífice presione a los líderes colombianos para que aborden las disparidades sociales y económicas que alimentaron cinco décadas de rebelión armada, al tiempo que alentará al pueblo colombiano a equilibrar su necesidad de justicia con perdón.

En un mensaje en video difundido en la víspera de su partida, Francisco pidió a todos los colombianos que den un “primer paso” y salgan al encuentro del otro por el bien de la paz y el futuro. "La paz es la que Colombia busca desde hace mucho tiempo y trabaja para conseguirla", dijo.

Un grupo de niños también engalanó la recepción en el aeropuerto colombiano bailando cumbia, un ritmo folclórico emblemático de Colombia, ante la sonrisa de Francisco.

Tras los saludos de rigor a autoridades gubernamentales y eclesiásticas, Francisco saludó y abrazó a algunos personas con discapacidad y víctimas del conflicto armado. Luego subió al emblemático papamóvil para recorrer unos 15 kilómetros ante miles de personas apostadas a lo largo de la calle que con banderitas colombianas y del Vaticano lo saludaban hasta llegar hasta la Nunciatura.

La multitud lanzó flores y banderas al paso del Santo Padre, que levantaba las manos para saludar.

El momento álgido de la visita de Francisco se producirá el viernes cuando habrá una reunión y una oración de reconciliación entre las víctimas del conflicto y exguerrilleros en Villavicencio, una ciudad al sur de Bogotá rodeada por territorios controlados durante años por las FARC. A un año de que el gobierno de Bogotá rubricara un acuerdo de paz con esta guerrilla, el país sigue dividido por los términos del pacto. Incluso la jerarquía de la Iglesia católica, que fue clave para facilitar las conversaciones de paz y ahora encabeza el proceso de reconciliación, tiene posturas contrastantes, por lo que muchos colombianos consideran que son unos términos demasiado generosos para los rebeldes responsables de atrocidades.

El pontífice además beatificará a dos sacerdotes colombianos asesinados durante las décadas de conflicto con los rebeldes, declarándolos “mártires” víctimas del odio a la fe católica.

El encuentro estará presidido por uno de los símbolos más conmovedores del conflicto: una mutilada imagen de Jesucristo que fue rescatada de una iglesia en la localidad occidental de Bojaya luego de un ataque de las FARC con mortero en 2012. Unas 300 personas se refugiaban en el templo durante la balacera, un enfrentamiento a tres bandas entre los rebeldes, milicias de derecha y el ejército. Al menos 79 personas fallecieron y un centenar más resultaron heridas.

En total, el conflicto armado colombiano dejó más de 250.000 muertos, 60.000 desaparecidos y millones de desplazados.

Antes de la llegada de Francisco, el presidente Juan Manuel Santos y el último grupo rebelde del país, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) firmaron un acuerdo de alto al fuego bilateral, un importante paso hacia la negociación de un pacto de paz permanente.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter