Lo más visto

Más de Internacionales

Papa lanza desafío a juventud

El papa Francisco presenció un vía crucis cargado de representaciones artísticas ayer en la JMJ.
Enlace copiado
Papa lanza desafío a juventud

Papa lanza desafío a juventud

Papa lanza desafío a juventud

Papa lanza desafío a juventud

Enlace copiado
Violencia, aborto, prostitución, individualismo, pobreza y migrantes son algunos de los temas que estuvieron ayer en el vía crucis celebrado en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro (Brasil).

Esta ha sido la segunda actividad en la que el papa Francisco ha acompañado a los jóvenes que participan en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Cada temática, en especial la de la violencia, ha caído como anillo al dedo a Brasil. Unas horas antes de iniciar la actividad, cientos de jóvenes marcharon e hicieron una sentada promoviendo una campaña contra la violencia y muerte de los jóvenes. Pasaron justo por el mismo camino por el que pasó el papa minutos más tarde.

De acuerdo con la brasileña Paula Melo, en su país muchos jóvenes mueren a diario a causa de esta problemática. En las favelas, aseguró, la violencia y todas sus consecuencias agobian especialmente a los jóvenes.

Por eso, la pastoral juvenil de Brasil organizó la caminata, que fue apoyada por las pastorales juveniles de otros países. Una bandera salvadoreña se observaba en la marcha.

Fue la primera estación del vía crucis la que retomó la violencia y fue leída por un misionero. Las siguientes tocaron temas de jóvenes encarcelados, la importancia del matrimonio, la injusticia social y el rechazo al individualismo. Cada una era reflexionada por un joven que había estado en cada uno de estos problemas o situaciones: un exdrogadicto, una pareja de novios, un joven en silla de ruedas, uno con una enfermedad terminal.

Pero eso no fue todo, cada estación era viva, gracias a los montajes artísticos que se habían preparado para cada una, los cuales mezclaban elementos reales del recorrido de Jesús al calvario con escenas de las problemáticas actuales. Francisco observaba todo desde su silla.

Pensativo, concentrado. Con las manos juntas, a veces con los ojos cerrados. El pontífice se miraba consternado o sufriente en ocasiones. De fondo, música sacra en vivo que imponía silencio en la multitud.

Cuando por fin habló, el papa enfatizó cómo la violencia causa sufrimiento en las familias de todo el mundo: “Jesús con su cruz recorre nuestras calles para cargar con nuestros miedos, nuestros problemas, nuestros sufrimientos, también los más profundos. Con la cruz, Jesús se une al silencio de las víctimas de la violencia, que no pueden ya gritar, sobre todo los inocentes y los indefensos; con ella, Jesús se une a las familias que se encuentran en dificultad, que lloran la pérdida de sus hijos, o que sufren al verlos víctimas de paraísos artificiales como la droga”.

Así, de nuevo el pontífice puso en agenda el tema de la violencia, lo cual ha llenado de esperanza a los brasileños, según Melo. Sobre todo porque el jueves también tocó el tema en la favela de Vargihna, un lugar muy significativo para el país latinoamericano.

El papa también recordó ayer en medio de su reflexión a los jóvenes brasileños que murieron en el incendio de una discoteca a principios del año. Y nuevamente volvió a criticar que se deseche la comida, cuando hay tantos que la necesitan, y la corrupción de los gobiernos.

Jesús, dijo, se une a todas las personas que sufren hambre en un mundo que cada día tira toneladas de alimentos; con ella, Jesús se une a quien es perseguido por su religión, por sus ideas, o simplemente por el color de su piel; en ella, Jesús se une a tantos jóvenes que han perdido su confianza en las instituciones políticas porque ven egoísmo y corrupción. A inicios de junio, Francisco también había dicho que botar comida era como robar alimento a los pobres.

En ese contexto, invitó de nuevo a los jóvenes a seguir luchando por los ideales, como lo hizo ayer también. Esta vez fue bajo el ejemplo de cargar la cruz. La invitación del papa se da tras una racha de protestas juveniles que marcaron a Brasil semanas atrás.

“Él acoge todo con los brazos abiertos, carga sobre su espalda nuestras cruces y nos dice: ‘¡Ánimo! No la llevas tú solo. Yo la llevo contigo y yo he vencido a la muerte y he venido a darte esperanza, a darte vida’”, aseguró.

Para Francisco, la cruz de Jesús invita a mirar al otro con misericordia y amor, “sobre todo a quien sufre, a quien tiene necesidad de ayuda, a quien espera una palabra, un gesto, y a salir de nosotros mismos para ir a su encuentro y tenderles la mano”.

Por eso, cuestionó a los jóvenes y hasta alzó la voz: ¿Como quién querés ser: como Pilato, que no tiene la valentía de ir contracorriente para salvar la vida de Jesús y se lava las manos, o como el Cirineo y María, que ayudaron y siguieron a Jesús?, les dijo. Las preguntas del papa sorprendieron a la multitud, algunos peregrinos incluso lloraron.

El papa finalizó con una exhortación: “Llevemos nuestras alegrías, nuestros sufrimientos, nuestros fracasos a la cruz de Cristo; encontraremos un corazón abierto que nos comprende, nos perdona, nos ama y nos pide llevar este mismo amor a nuestra vida, amar a cada hermano o hermana nuestra con ese mismo amor”.

Tags:

  • brasil
  • papa francisco
  • pontifice
  • jmj
  • rio de janeiro
  • copacabana
  • iglesia catolica

Lee también

Comentarios