Papa llama a Iglesia a dejar la comodidad

El sumo pontífice ofició una misa en Medellín, departamento de Antioquia, una de las ciudades más importantes de Colombia, donde habló sobre el discipulado y las actitudes de los discípulos.

Enlace copiado
Multitud. Millares de personas llegaron desde diferentes puntos del departamento de Antioquia para presenciar la misa del papa en el aeropuerto Enrique Olaya Herrera.

Multitud. Millares de personas llegaron desde diferentes puntos del departamento de Antioquia para presenciar la misa del papa en el aeropuerto Enrique Olaya Herrera.

Enlace copiado

El papa Francisco llegó ayer en la mañana a la ciudad de Medellín, en el departamento colombiano de Antioquia, donde ofició una misa en la que pidió a los católicos colombianos que tengan un estilo de vida que se traduzca en hechos de no violencia, de reconciliación y de paz, así como dejar sus apegos y comodidades para renovarse.

La homilía se celebró en el aeropuerto Enrique Olaya Herrera, en Medellín, ante cientos de miles de personas que sufrieron horas de lluvia. Francisco dedicó la homilía al discipulado, la manera en la que los fieles católicos deben seguir a Jesús. “En Colombia hay tantas situaciones que reclaman de los discípulos el estilo de vida de Jesús, particularmente el amor convertido en hechos de no violencia, de reconciliación y de paz”, les dijo.

Habló a los colombianos de tres actitudes: la primera es ir a lo esencial. “Jesús enseña que la relación con Dios no puede ser un apego frío a normas y leyes ni tampoco un cumplimiento de ciertos actos externos que no llevan a un cambio real de vida. Tampoco nuestro discipulado puede ser motivado simplemente por la costumbre, porque contamos con un certificado de bautismo, sino que debe partir de una viva experiencia de Dios y de su amor”, agregó.

El segundo consejo que dio el argentino a los fieles católicos fue el de “renovarse”.

“Como Jesús zarandeaba a los doctores de la ley para que salieran de su rigidez, ahora también la Iglesia es zarandeada por el Espíritu para que deje sus comodidades y sus apegos. La renovación no nos debe dar miedo, la Iglesia siempre está en renovación. No se renueva a su antojo, sino que lo hace firme y bien fundada en la fe, sin apartarse de la esperanza transmitida por la buena noticia”, explicó.

Y la tercera sugerencia del papa fue involucrarse. “No podemos ser cristianos que alcen continuamente el estandarte de prohibido el paso ni considerar que esta parcela es mía, adueñándome de algo que no es absolutamente mío. La Iglesia no es nuestra, es de Dios”, aseveró. Y agregó: “La Iglesia no es una aduana porque debe tener las puertas abiertas”.

El arzobispo de Medellín, Ricardo Antonio Tobón Restrepo, tomó la palabra tras la misa del papa Francisco y aseguró su empeño “para construir un país reconciliado”.

“Junto al sucesor de Pedro, queremos renovar en esta visita nuestra decisión de seguir a Cristo, nuestro propósito de seguir aportando el testimonio, los valores y la propuesta cristiana para construir un país reconciliado y con horizontes de esperanza”, manifestó.

El arzobispo le regaló una imagen de Nuestra Señora de Candelaria, la patrona de Medellín. “Nos alegra que haya querido venir a compartir nuestra realidad y a animarnos en nuestro camino. Dios nos ha bendecido con tantos dones y nos ha ayudado a tejer un proceso histórico lleno de grandes realizaciones”, externó en su mensaje de agradecimiento.

Además, el pontífice se reunió con cerca de 14,000 sacerdotes, religiosas y seminaristas colombianos y sus familias en el centro de eventos La Macarena, de Medellín, donde les advirtió de la facilidad de caer en la corrupción y de la necesidad de trabajar con vocación. “No tengamos miedo, en esa tierra compleja Dios siempre ha hecho el milagro de generar buenos racimos, como las arepas al desayuno”, dijo.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter