Papa pide negociar en Venezuela, Maduro amenaza

Francisco pidió el fin de la violencia en el país suramericano, mientras que el presidente Maduro dice que después la oposición “no se queje”.
Enlace copiado
Enlace copiado
El papa Francisco pidió ayer a los líderes del Gobierno y de la sociedad de Venezuela que eviten más violencia en el país, aludió al creciente número de fallecidos, heridos y presos. Francisco dijo a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro que, unido a las familias de las víctimas en su dolor, hacía un llamado sincero “al Gobierno y a todos los componentes de la sociedad venezolana para que se evite toda forma de violencia, se respeten los derechos humanos y se busquen soluciones negociadas”.

Los venezolanos están cansados de la grave “crisis humanitaria, social, política y económica” que aflige al país, agregó el pontífice.

Las tensiones políticas en Venezuela se han intensificado luego de dos sentencias que el Tribunal Supremo emitió a fines de marzo, en las que asumió las atribuciones de la Asamblea Nacional y limitó la inmunidad de los legisladores.

Aunque el máximo tribunal, acusado de estar controlado por el Gobierno, revirtió los fallos, las protestas no han cesado y en ellas han perdido la vida 29 personas. La oposición al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, lleva semanas protestando en la calle para exigir la celebración de elecciones y la puesta en libertad de quienes considera presos políticos. Francisco rezó por la “paz, reconciliación y democracia” en la “querida” nación.

El pontífice declaró el sábado que deben cumplirse ciertas condiciones y garantías antes de llevar a cabo nuevos esfuerzos de mediación en un intento por resolver la crisis política venezolana.

El papa dijo que la Santa Sede había intervenido durante las negociaciones del año pasado a petición de los mediadores de Venezuela, pero que “no hubo éxito”. Francisco dijo que estaba enterado de que se están realizando nuevos esfuerzos de mediación. Pero agregó: “Yo creo que esto requiere ciertas condiciones, condiciones muy claras”.

“Todo lo que puede hacerse por Venezuela debe hacerse con las garantías necesarias, de otra forma solo estaremos engañándonos unos a otros y la cosa no funcionará”, señaló.

Las negociaciones fracasaron el año pasado tras la negativa del Gobierno de cumplir las exigencias de la oposición de celebrar elecciones y liberar a los presos políticos.

Amenazas a la oposición

Ayer en una nueva muestra de descontrol el presidente Nicolás Maduro acusó a la oposición de realizar una “arremetida violenta” para crear caos en la sociedad.

“Lo que ellos (la oposición) han hecho en abril no tiene nombre, es una verdadera emboscada contrarrevolucionaria, es una arremetida violenta para caotizar la sociedad, para asaltar al poder político y para imponer en Venezuela una contrarrevolución violenta, fascista”, dijo.

El mandatario dijo que, aunque lo está tomando con “mucho equilibrio”, también prepara “un nuevo escenario para Venezuela” y que llamará al pueblo a que lo asuma, pues aseguró que llegará “una hora especial para la patria para, por el camino de la revolución, acabar con esta situación de golpe continuado”.

Rechazó que la oposición esté buscando elecciones y reiteró que solo buscan el poder político.

Según dijo, cuando llama a elecciones, la respuesta de la oposición ha sido “elecciones no, libertad sí”.

En ese sentido, dijo que el “problema de Venezuela no es un déficit de elecciones ni es que no vaya a ver elecciones este año, el problema de Venezuela es que hay imperio gringo en manos de unos extremistas que quieren quitarnos el petróleo”.

El mandatario también reiteró su llamado a la oposición del Gobierno para dialogar y solucionar los problemas del país mediante este mecanismo.

“Personalmente he tomado el teléfono, les he enviado notas, han venido expresidentes, los han llamado del exterior y no han querido sentarse, después no se quejen, no digo más”, añadió.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter