Papa pide por las víctimas de violencia

El pontífice completó ayer su tercer día de visita a México y pidió mejores oportunidades para que las personas no tengan que migrar del país. Su discurso también se pronunció contra el narcotráfico.
Enlace copiado
Guadalupanos.  Un tema reiterativo en los discursos del papa Francisco hasta ayer ha sido la devoción y el culto de los mexicanos por la Virgen de Guadalupe.

Guadalupanos. Un tema reiterativo en los discursos del papa Francisco hasta ayer ha sido la devoción y el culto de los mexicanos por la Virgen de Guadalupe.

Papa pide por las víctimas de violencia

Papa pide por las víctimas de violencia

Enlace copiado
El papa Francisco pidió ayer durante una misa pública por una mejoría de condiciones en general en México, país que visita desde el pasado viernes, para que se convierta en “una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”, refiriéndose a los traficantes de personas y de drogas; así como a los miles de migrantes que cada año buscan cruzar la frontera hacia Estados Unidos. El llamado fue en una liturgia efectuada en el municipio de Ecatepec, en el estado de México.

Sin embargo, según consignaron agencias internacionales de noticias, muchos echaron de menos más contundencia en su aparición pública de ayer. La coordinadora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, María de la Luz Estrada, se mostró satisfecha con el mensaje que el papa mandó el sábado a la jerarquía católica y política para que no se dejaran corromper y se acercaran más a los creyentes, pero echó en falta un discurso más contundente en Ecatepec. “Lamentamos que no hubiera un mensaje fuerte de solidaridad a las familias de víctimas de feminicidios y desapariciones”, ni referencias “a la discriminación de las mujeres”, dijo Estrada.

“Se está quedando en lo general ante problemas muy concretos y eso es lo que quieren las autoridades. Todavía siento que nos debe esa palabra”, también dijo Lucía Ramírez, una maestra de 47 años, residente en las afueras de la capital, en el municipio de Ecatepec, y que asistió a la misa.

El municipio es uno de los más problemáticos del estado de México y que en los últimos años ha registrado las tasas más altas de homicidios, feminicidios y secuestros; según consignaron los medios de comunicación SinEmbargo.mx y El País de España.

El periódico SinEmbargo.mx destacaba que el discurso papal, hasta ayer, había estado muy dirigido a los jóvenes, esa porción de la población que, precisamente, en Ecatepec son la mayor parte de las víctimas de la violencia, municipio que ronda los 1.6 millones de habitantes, y que ha permanecido históricamente relegado de la atención gubernamental. Según agencias internacionales de noticias, Ecatepec triplicó en 2014, con una cifra de 35.9 homicidios por cada 100,000 habitantes, la media nacional de México.

El argentino Jorge Bergoglio, papa Francisco, inició el pasado viernes su primera visita oficial a México. El sábado, el pontífice tuvo una reunión en el Palacio Nacional con el presidente de México, Enrique Peña Nieto; y luego ofició una misa en la basílica de Guadalupe, entre otras actividades. Ayer se trasladó desde temprano, vía helicóptero, desde la Ciudad de México hacia Ecatepec, donde ofició otra misa frente a un aproximado de 300,000 personas, en un terreno conocido como “El Caracol”, en la Unidad de Estudios Superiores de Ecatepec.

La recepción del religioso fue llevada a cabo por el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila; y el presidente municipal de Ecatepec, Indalecio Ríos; según reportó el periódico mexicano El Universal. Ambos funcionarios hicieron la entrega simbólica de las llaves de la ciudad al papa.

La transmisión del evento implicó una treintena de pantallas gigantes para facilitar el seguimiento del evento y el “campamento” de decenas de personas desde la noche anterior -el sábado-, para tomar puesto pese a las bajas temperaturas en ese municipio, que se prevían que bajaran a cero grados el domingo en la madrugada.

Después de escuchar al papa, algunos fieles dijeron que los males a los que se refirió Francisco quizás se quedan cortos. María Isabel González, de 32 años, señaló que “todo lo que dijo el papa es cierto pero además de vanidad, riqueza y orgullo yo añadiría la corrupción como otro de los grandes males que nos ha destrozado como sociedad”. González, un ama de casa, hacía referencia a la parte de la homilía de la misa, en la que el pontífice retomó el pasaje de las tentaciones de Jesucristo.

Previo a una visita al Hospital Infantil Federico Gómez (ver nota aparte), Bergoglio pasó por el seminario, donde tuvo una comida privada, y dejó una dedicatoria escrita a los futuros sacerdotes en la que los instó: “Que todos los que, en esta casa se preparan al presbiteriado, tengan presente siempre a Jesucristo, el Señor y a su Madre Santísima. Que ellos los preparen para ser pastores del pueblo fiel a Dios y no ‘clérigos de Estado’. Francisco”.

El pontífice tiene programado para este día trasladarse al estado de Chiapas, en donde oficiará una misa en San Cristóbal de las Casas, ante diversas comunidades indígenas de la zona, con cuyos representantes se reunirá posteriormente en privado.

Lee también

Comentarios

Newsletter