Lo más visto

Más de Internacionales

"Pasé por una balsa": los niños de la caravana migrante en México (FOTOS)

Pese al cansancio, el intenso calor y el largo e incierto camino que les espera por delante hasta Estados Unidos, los niños de la caravana no pierden su alegría.

Enlace copiado
Una pareja de niños hondureños juegan en la frontera entre Guatemala y México. Foto AP.

Una pareja de niños hondureños juegan en la frontera entre Guatemala y México. Foto AP.

Enlace copiado

Van en hombros o en los brazos de sus padres. Otros en carriolas o caminan junto a sus padres mientras siguen a la caravana que se encuentra en México. Son niños migrantes, aunque no sepan el significado de esa palabra.

Mientras cruzan México hacia los Estados Unidos, los niños se entretienen con lo que pueden. Pocos pueden explicar las causas que llevaron a sus padres a salir de su hogar y quizás tampoco sepan que las autoridades de ambos países han lanzado advertencias a la caravana. Pero pueden notar el ambiente tenso.

Dennis, que tiene 11 años y cursaba el sexto grado de primaria en Tegucigalpa, Honduras, comenta que no le gustó que no los dejaran pasar por el puente internacional que une la fronteriza Ciudad Hidalgo y la guatemalteca Tecún Umán.

"Pasé por una balsa y a la gente grande le tocó tirarse al río y cruzar nadando", señala al recordar cómo atravesó el río Suchiate, línea divisoria entre México y Guatemala. El objetivo de sus padres es llegar a Estados Unidos para pedir asilo, aunque varios han contemplado quedarse en México.

Los niños no entienden eso, solo que extrañan a los familiares que dejaron, a sus amigos y hasta su escuela. "(Dejé) a mi abuela, a mi abuelo y a mi tío", cuenta el pequeño Óscar, de 10 años. Es hondureño y entre las miles de personas que conforman la caravana migrante ha encontrado nuevos amigos.

Mientras estaban en Tapachula, ciudad del estado sureño de Chiapas, Óscar, Jahir y Emmanuel jugaban con una carriola (un coche de niños) frente a la sede de la alcaldía. Estudiaban el quinto, cuarto y tercer grado de primaria en Honduras y se hicieron amigos durante los más de 600 kilómetros que recorrieron desde su país de origen.

La caravana de migrantes indocumentados está compuesta en su mayoría por hondureños, aunque también hay personas de Guatemala y El Salvador. Salieron el 13 de octubre desde San Pedro Sula, en Honduras, con unas 1,000 personas. En su recorrido por Guatemala hasta la frontera con México se les sumaron muchas más y ahora superan los 7,000.

Miles de niños

Aunque no hay cifras oficiales de la cantidad de niños que van con la caravana, la asociación defensora de migrantes Casa del Migrante Saltillo indicó que son 2,377 niños y niñas los que forman parte del contingente. Van con padres, tíos o primos.

Se pueden ver desde recién nacidos cuyos padres llevan cargados, en hombros y en carriolas, hasta los más mayores, que caminan junto a los adultos. Así, cansados, llegaron el domingo a Tapachula desde Ciudad Hidalgo. El lunes reanudaron la marcha hacia Huixtla.

Pese al cansancio, el intenso calor y el largo e incierto camino que les espera por delante hasta Estados Unidos, los niños de la caravana no pierden su alegría. Juegan con lo que encuentran o lo que tienen a la mano.

Sus padres están decididos a continuar el viaje. Fredy García, su esposa y sus tres hijos, todos menores de diez años, dice que en Honduras "no hay empleo y sí mucha violencia", lo que los obligó a migrar.

Como Dennis recuerda, cientos cruzaron por el río en balsas rudimentarias hechas de neumáticos y madera. Otros, cansados de esperar en el puente internacional a ser atendidos por las autoridades migratorias, se lanzaron a las aguas para seguir su camino.

Los migrantes de la caravana huyen de la violencia y el desempleo en Honduras. Dennis dice que existe "mucha pobreza" en su país. Va acompañado de su padre, que era comerciante, y ahora no sabe si podrá seguir estudiando.

Sergio, de 12 años, coincide y agrega que las autoridades les quitan lo poco que tienen. "Si usted tiene dos carros, le quitan uno. Si usted tiene 10 vacas, le quitan cinco", manifiesta.

El trayecto ha sido duro y todavía quedan casi 4,000 kilómetros de recorrido hasta la frontera en Tijuana con Estados Unidos. Pero Sergio piensa en lo que echa de menos. "La escuela, mis amigos. Todo".

Niños caravana migrante
Una familia migrante en la zona del puente que divide México de Tecún Umán (Guatemala). Foto EFE.
Niños caravana migrante
Dos niños hondureños casi se ahogaban en el río Suchiate, que separa a Guatemala de México. Fueron auxiliados a tiempo. Foto EFE.
Niños caravana migrante
Niños y sus familiares descansan en un parque de Huixtla, México. Foto AP.
Niños caravana migrante
Un grupo de migrantes descansa en el parque central de Ciudad Hidalgo, México. Foto AP.
Niños caravana migrante
Un hombre da de beber a un niño mientras avanzan como parte de la caravana migrante en Ciudad Hidalgo, México. Foto AP.
Niños caravana migrante
María llora junto a sus dos hijas en el autobús que las regresará voluntariamente a Honduras desde Tecún Umán (Guatemala). Foto EFE.
Niños caravana migrante
Migrantes hondureños descansan en su campamento en el jardín Hidalgo de Tapachula, en el estado de Chiapas (México). Foto EFE.

Tags:

Lee también

Comentarios