Pilar de iglesia detuvo onda expansiva de bomba y salvó un joven con su padre en Egipto

Sin embargo, otras personas no corrieron la misma suerte y fallecieron en la explosión que se perpetró durante la celebración del domingo de ramos.
Enlace copiado
Pilar de iglesia detuvo onda expansiva de bomba y salvó un joven con su padre en Egipto

Pilar de iglesia detuvo onda expansiva de bomba y salvó un joven con su padre en Egipto

Pilar de iglesia detuvo onda expansiva de bomba y salvó un joven con su padre en Egipto

Pilar de iglesia detuvo onda expansiva de bomba y salvó un joven con su padre en Egipto

Enlace copiado
Cientos de personas se concentraron hoy ante la catedral de San Jorge de la ciudad egipcia de Tanta para mostrar su solidaridad con las víctimas del atentado que hoy causó al menos 22 muertos y 33 heridos.

Varios fieles golpean las puertas cerradas del templo, que los responsables entreabren en alguna ocasión, dejando salir un intenso e irrespirable olor a sangre.

Ashraf Ramzi, un copto de 26 años, cuenta a Efe que él y su padre se salvaron gracias a un pilar de la iglesia que detuvo la onda expansiva de la explosión que, según Ramzi, ocurrió en las primeras filas de la iglesia, donde se sientan los hombres y cerca de las bancadas de los diáconos.

Lea más: Atentados en domingo de ramos contra iglesias en Egipto dejan 37 muertos

Con los ojos enrojecidos, Ramzi todavía se encuentra conmocionado y su relato de lo ocurrido es impreciso y entrecortado.

Recuerda que la sala de oración estaba repleta y que en cada banco había sentadas al menos 7 personas, y asegura que vio en torno a medio centenar de cadáveres.

En estado de shock, se encuentra también la cristiana Zizef Adel, que con una palma de Domingo de Ramos ensangrentada en la mano, únicamente repite una y otra vez como un salmo: "Dios está con nosotros".

En varias páginas web cristianas se han difundido fotos del interior de la iglesia donde se pueden ver los cadáveres de los fieles amontonados junto a los restos de los bancos de madera, y salpicaduras de sangre en los muros del templo.

El atentado de Tanta se produjo unas horas antes de que otro ataque terrorista contra la catedral de San Marcos, en la ciudad costera de Alejandría, acabara con la vida de otros once cristianos coptos y causara una treintena de heridos.

Estas acciones, que han sido reivindicadas por el Estado Islámico, se producen 20 días antes de la visita del papa Francisco, que tiene previsto desplazarse a Egipto los próximos 28 y 29 de abril en su primer viaje a Oriente Medio.

El pasado 11 de diciembre, 28 fieles de la minoría cristiana copta murieron en un atentado perpetrado por un suicida contra la iglesia de San Pedro, ubicada junto a la catedral de El Cairo, en el barrio de Al Abasiya.

La filial egipcia del grupo yihadista Estado Islámico (EI) asumió la autoría de dicho atentado que fue lanzado por un terrorista suicida.

"Que sepan todos los infieles y apóstatas de Egipto y de todas partes, que nuestra guerra contra los idólatras continúa", aseguraba una nota difundida entonces por el grupo extremista.

Egipto ha sufrido atentados de manera reiterada desde el golpe militar del 3 de julio de 2013 que derrocó al entonces presidente, el islamista Mohamed Morsi, pero la gran mayoría de estos ataques hasta ahora habían estado dirigidos contra las fuerzas de seguridad, especialmente en la península del Sinaí.


 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter