Policías, molestia y el público de Obama

A muchos ticos no les gustó la excesiva seguridad por visita de mandatario de EUA.
Enlace copiado
Enlace copiado
Mariana Belloso

Enviada

Costa Rica

El viernes fue día de asueto en Costa Rica. El Gobierno de esa nación consideró importante mantener despejadas las vías, por la visita del presidente estadounidense, Barack Obama.

Los costarricenses tuvieron sentimientos encontrados sobre la visita. En las redes sociales y en las calles se encontraron opiniones a favor y en contra, principalmente por razones ideológicas. “Es gente de izquierda la que protesta, en este país la gente ‘berrea’ por todo”, dice un periodista, a la espera de la llegada del avión presidencial.

Sin embargo, una de las principales incomodidades fue el aumento de la seguridad. La cantidad de policías en las calles era significativa ya el viernes al mediodía, a un par de horas de la llegada de Obama. “Así ha estado estos días, hay muchos policías y andan revisando e interrogando a la gente, aquí no estamos acostumbrados a eso”, dijo Hernán Rovira, quien vive en Alajuela, ciudad en la que se encuentra el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría.

El cierre de calles y la suspensión de rutas del transporte público también generaron descontento, mientras en el aeropuerto un grupo de invitados especiales, entre ellos el astronauta costarricense Franklin Chang, se alistaba a recibir a Obama.

Pero más allá del protocolo oficial, el gobernante estadounidense tuvo otro público: decenas de personas se ubicaron, desde temprano, a las orillas de la autopista general Cañas, que conecta el aeropuerto con San José, la capital costarricense. Con sillas, sombrillas y toldos, algunos con simples plásticos negros, y otros nada más bajo la sombra de algún árbol, se fue formando una valla humana en el camino que Obama recorrerá para trasladarse hacia San José.

“Es que viene un avión enorme, eso no se ve aquí siempre”, dijo Eliécer Guido.

Tags:

Lee también

Comentarios