Lo más visto

"Políticas de división y miedo": las duras críticas de Barack Obama y George W. Bush al "Trumpismo" sin mencionar a Trump

En dos intervenciones diferentes, los exmandatarios arremetieron contra muchos de los valores y políticas del nuevo ocupante de la Casa Blanca, aunque sin mencionarlo directamente. Obama le pidió a los estadounidenses rechazar las políticas que buscan sembrar "división" y "miedo", mientras que Bush criticó "el matoneo y los prejuicios" en la vida pública.

Enlace copiado
Enlace copiado
Geroge W. Bush y Barack Obama
AFP
Geroge
W Bush y Barack Obama coincidieron en sus duras críticas a Donald Trump.

Uno es republicano, el otro es demócrata, pero los dos son expresidentes de Estados Unidos. Y este jueves Barack Obama y George W. Bush demostraron que también tienen en común su rechazo a muchas de las políticas y valores del actual ocupante de la Casa Blanca.

Hablando en eventos diferentes, los exmandatarios expresaron su preocupación por el actual clima político en EE.UU. con una serie de comentarios ampliamente interpretados como una poco velada crítica del liderazgo de Donald Trump.

Obama le pidió a los estadounidenses rechazar las políticas que buscan sembrar "división" y "miedo" , mientras que Bush criticó "el matoneo y los prejuicios" en la vida pública.

Ninguno mencionó directamente a Trump, pero nadie duda que se estaban refiriendo al 45vo presidente de Estados Unidos.

El actual mandatario, que también ha sido muy crítico de sus predecesores, por el momento todavía no ha reaccionado.

El regreso de Obama

Los expresidentes tradicionalmente evitan hablar en púbico sobre sus sucesores y al dejar la Casa Blanca Obama dijo que durante un tiempo le extendería a Trump la misma cortesía que Bush le había mostrado a él.

Eventualmente, sin embargo, el exmandatario rompió su silencio con comunicados sobre los esfuerzos de Trump por desmantelar el sistema de salud conocido como Obamacare, su controversial veto migratorio y la decisión de retirar a EE.UU. de los acuerdos de París.

Barack Obama
Reuters
Obama habló el jueves en dos eventos de campaña de cara a las elecciones para gobernadores, en Nueva jersey y Virginia.

El jueves, en el evento de un candidato demócrata en Newark, Nueva Jersey, Obama regresó de lleno al debate político pidiéndole a los estadounidenses mandar el mensaje "que estamos rechazando la política de la división, que estamos rechazando la política del miedo ", en clara alusión al estilo político de Trump.

"Muchas de las políticas que vemos ahora, creíamos que ya habíamos acabado con ellas. Hay gente que está volviendo a ver 50 años atrás. Estamos en el siglo 21, no el siglo 19. ¡Por favor!", declaró.

Y en un segundo evento en Richmond, Virginia, Obama retomó el tema, diciendo: "Hay gente que deliberadamente está tratando de hacer enojar a otra gente, demonizar a la gente que tiene ideas diferentes , alborotar a la base a cambio de una ventaja táctica en el corto plazo".

Barack Obama
Getty Images
Si los simpatizantes demócratas estaban esperando ataques a Trump, no se quedaron decepcionados.

"Habrá notado que últimamente no he estado comentando mucho sobre política, pero esto es algo que sé: si para ganar una campaña tienes que dividir a la gente, no vas a ser capaz de gobernarla", dijo el 44vo presidente de EE.UU.

" No vas a ser capaz de unirla más adelante, si empezaste así", advirtió, ante una jubilosa multitud.

También Bush

Ya antes, George W. Bush también había roto su habitual silencio en Nueva York con un discurso que dejó a muchos sorprendidos por la contundencia de su arremetida contra la intolerancia, el supremacismo blanco y el proteccionismo económico.

Sin mencionar al presidente Donald Trump, a nadie se le escapó que lo que dijo Bush era una dura crítica a todo lo que el nuevo presidente representa.

El expresidente de EEUU, George W.Bush.
Getty Images
El presidente George W. Bush nunca respaldó la candidatura de Trump.

El que fuera presidente de Estados Unidos entre 2001 y 2009, desde el atentado en las Torres Gemelas del 11-S hasta el estallido de la crisis económica de 2008, también hizo un alegato a favor de la inmigración o el libre comercio y contra el acoso o los perjuicios.

Bush consideró que se está alentando a la intolerancia y advirtió que el "supremacismo blanco es una blasfemia contra los valores de Estados Unidos".

Y lo dijo el mismo día en que el estado de Florida estaba en alerta por la conferencia del líder del movimiento supremacista blanco, Richard Spencer.

El supremacista blanco Richard Spencer
Getty Images
Richard Spencer dio una conferencia en Florida este jueves, entre fuertes críticas.

En general Bush había mantenido un perfil bajo respecto a las políticas de Trump, a pesar de que no llegó nunca a apoyar su candidatura.

Pero en su discurso insistió en que en un momento en que las grandes democracias "se enfrentan a nuevas y serias amenazas" económicas, políticas y de seguridad nacional, el aislacionismo sólo empeora la situación .

"Desde la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha impulsado y se ha beneficiado del avance global del libre mercado, de la fortaleza de las alianzas democráticas y del progreso de las sociedades libres", recordó el expresidente, después de que Trump decidiera retirar a EE.UU. de importantes organismos multilaterales -el último de ellos, la Unesco-.

Y en una aparente alusión al giro proteccionista del actual mandatario, Bush manifestó: "Estamos viendo una pérdida de confianza del valor del libre mercado y el comercio internacional, olvidándonos de que los conflictos, la inestabilidad y la pobreza se producen a la luz del proteccionismo ".

El republicano también manifestó su preocupación por la escalada de tensión que se está produciendo en su país: "Por momentos, parece que las fuerzas que nos dividen son más poderosas que las que nos unen".

"Hemos visto nacionalismo deformado en nativismo, hemos olvidado el dinamismo que la inmigración siempre ha traído a Estados Unidos ", añadió Bush, defendiendo que la identidad de EE.UU. como nación "no está determinada por la geografía o la etnia, por la tierra o la sangre".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
Getty Images
Desde su llegada al poder, Trump tomó medidas migratorias o comerciales muy controvertidas en base a su política de "Estados Unidos primero".

"La intimidación y el prejuicio en nuestra vida pública marca el tono nacional, da permiso para la crueldad y la intolerancia y pone en peligro la educación moral de los niños", señaló el exmandatario.

"La única forma de difundir valores cívicos es vivir a la altura de ellos primero".

Y el republicano también se hizo eco de la trama rusa en aparente crítica a la actitud que mostró Trump, restándole importancia al asunto.

"Según nuestros servicios de inteligencia, el gobierno ruso creó un proyecto para enfrentar entre sí a los estadounidenses (...). Las agresiones foráneas, incluido los ciberataques, la desinformación y la influencia financiera, no deberían ser infravaloradas o toleradas", subrayó.

Por ello, instó a "fortalecer" las defensas de Estados Unidos frente a los ataques externos y recuperar la democracia que, en su opinión, define a la primera potencia mundial.

"Los estadounidenses tenemos una gran ventaja -concluyó Bush-. Para renovar nuestro país, sólo necesitamos recordar nuestros valores ", aseguró.

Lee también

Comentarios