Lo más visto

¿Por qué el vestido de compromiso de Kate hizo quebrar a su diseñadora?

Hay diseñadores de alta costura que envían sus creaciones a Kate Middleton, con la esperanza de que ella los luzca y tener un poco del arrasador “efecto Midas” que la duquesa logra con cada prenda que se pone. Hay una modista, sin embargo, que desearía que Middleton nunca hubiese elegido un vestido de su línea para usar en un día tan importante como el el anuncio de su compromiso con el principe William, en noviembre de 2010.
Enlace copiado
¿Por qué el vestido de compromiso de Kate hizo quebrar a su diseñadora?

¿Por qué el vestido de compromiso de Kate hizo quebrar a su diseñadora?

¿Por qué el vestido de compromiso de Kate hizo quebrar a su diseñadora?

¿Por qué el vestido de compromiso de Kate hizo quebrar a su diseñadora?

¿Por qué el vestido de compromiso de Kate hizo quebrar a su diseñadora?

¿Por qué el vestido de compromiso de Kate hizo quebrar a su diseñadora?

Enlace copiado
La ropa que usa Kate tiene casi siempre un voraz en las ventas de las prendas elegidas por ella. La prensa rosa y los medios europeos que siguen los pasos de la duquesa le llama “el efecto Midas” de Middleton o “Kate effect”. El concepto tuvo una fecha de nacimiento: el día en que Kate y el príncipe William anunciaran su compromiso, en 2010.

Sin embargo, la historia fue totalmente diferente para la marca de ropa Issa, de la diseñadora Daniella Helayel.

Recientemente, en una entrevista para el Daily Mail, Helayel contó la historia de cómo la elección de Kate llevó a la quiebra el negocio que construyó ella sola por casi una década.

A pesar de que Issa no era una marca tan reconocida, tenía clientes fieles; sin embargo, cuando Kate anunció su compromiso vistiendo aquel wrap dress azul marino, modelo Philys, de su línea de ropa todo cambió.



“Por la mañana hice yoga como siempre, luego tuve una llamada de una amiga avisándome del compromiso. Todo era muy emocionante… No teníamos una televisión en el estudio, y fue antes de que existiera Instagram, pero pronto supimos que Kate vistió un Issa porque justo a las cuatro de la tarde los teléfonos comenzaron a sonar sin parar. Estaban locos”, recuerda.

La marca apenas existía en el mapa de la moda pero, ese día, las existencias del vestido Phylip se agotó en cuestión de horas. La demanda por más de este diseño superó su capacidad para satisfacer los pedidos y Helayel se vio obligada a solicitar un crédito para pagar a la fábrica. Esto no obtuvo resultados pues el banco se lo negó y, finalmente, le vendió a una amiga de ella, Camilla Al-Fayed, el 51 % de las acciones. Dos años después, en 2012, contrató a un nuevo CEO y Daniella dejó de ser la directora creativa el siguiente año. El final llegó en 2015, cuando la marca cerró.

"Me fui porque ya no podía. Me estresé mucho y más al ver mi pelo canoso y tan frágil. Estaba destruida. Tenía un gran negocio que fue mío por 10 años, verlo morir fue muy duro", contó.

Le tomó un tiempo volver a diseñar pero finalmente ha regresado con la nueva marca Dhela, con algunas similitudes a sus creaciones anteriores.

Tags:

  • kate middleton

Lee también

Comentarios