Lo más visto

"Prefiero quedarme preso en EUA a regresar a mi país": el duro relato de un futbolista hondureño que huyó de la violencia

Allan Rivera es un futbolista hondureño que intentó emigrar a Estados Unidos tras ser víctima de intento de secuestro y extorsión en su país.  Sin embargo, fue capturado y ahora se encuentra recluido en una cárcel en Georgia, EUA, esperando el juicio de deportación. Asegura que bajo ninguna circunstancia quiere regresar a Honduras. 
 
Enlace copiado
Allan es un futbolista hondureño de 20 años. Decidió escapar de su país por intento de secuestro y extrosión./FOTO: Captura

Allan es un futbolista hondureño de 20 años. Decidió escapar de su país por intento de secuestro y extrosión./FOTO: Captura

Enlace copiado

Allan Rivera dejó atrás su carrera profesional como futbolista en Honduras hace cinco meses y decidió ingresar ilegalmente a Estados Unidos para resguardar su vida.  

Sin embargo, durante el viaje fue capturado por la patrulla fronteriza y ahora se encuentra recluido en una cárcel de inmigración en Stewart, estado de Georgia, a la espera de resolver su situación migratoria. 

El futbolista de 20 años jugaba en el Real España, uno de los equipos tradicionales de la Liga Nacional de Honduras. No obstante, aseguró al portal Mundo Hispánico que de la noche a la mañana debió abandonar su carrera, debido a que fue víctima de un intento de secuestro y extorsión en su país.  

"Tuve varios altercados en Honduras. La primera fue que me robaron mi primer auto, me secuestraron, me robaron, como a los 17 años de edad. El año pasado me quisieron robar otra vez mi otro auto. Me robaron todas las pertenencias de mi apartamento, amenazaron a mi familia y a mi persona", contó Rivera.

Allan sostuvo que tomar la decisión no fue tarea sencilla, ya que contaba con experiencia profesional no solo en la primera división hondureña, sino también a escala de selecciones. Rivera fue capitán de la selección nacional de Honduras Sub-17 que participó en el Mundial juvenil Chile 2015. 

"Fue muy duro, la verdad, fue una desición que hizo un cambio radical en mi vida. No fue tan fácil dejar todo allá en Honduras. No me importa lo material, pero sí me importa mi vida y mi familia. Fue muy duro acostumbrarme a esa decisión que tomé. Pero como repito: todo lo hice por un bienestar para mi familia y para mí", argumentó a Mundo Hispánico. 

Allan sostuvo que emprendió el viaje con pocas pertenencias personales y durante el camino fue que la patrulla de migración lo detuvo mientras esperaba una persona que lo iba a llevar a otro punto programado en el viaje. 

"Me acuerdo que fue una tarde. Yo iba caminando por un maizal. Me tocaba esperar un halón que nunca llegó. Entonces, me agarraron. Sufrí tres días en la hielera, solamente comiendo un sándwich, dos panes con un jamón y un jugo, cuando nunca en mi vida había tenido una alimentación así. Yo antes estaba con más libras, pero sí fue difícil. Estuve tres días en la hielera, luego me trasladaron para Puerto Elizabeth dos días y luego para aquí y desde entonces no he vuelto a disfrutar la libertad", lamentó el futbolista. 

 Allan permanece bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), esperando el juicio de deportación. Pese a ello, no pierde la esperanza de quedarse en Estados Unidos, ya que regresar a su país no es opción. 

"No está en mi cabeza regresar a Honduras. Prefiero que me tengan encerrado que poner en riesgo mi vida y la de mi familia. La verdad es que las leyes en este país cambian mucho. A mí no me gusta ver noticias, porque todos los días es lo mismo, pero tengo una esperanza y la tengo muy firme. Yo sé que todo lo que ha pasado aquí es porque Dios me tiene aquí con un propósito. Yo tengo la fe de que voy a salir de acá", manifestó Rivera. 

El futbolista hondureño relató que, por ahora, solo cuenta con el apoyo de su padre, quien reside en EUA desde hace varios años. Manifestó que él es quien le está ayudando con los gastos legales para resolver su situación migratoria, tras ser recluido. 

"Él es el único que está afuera respondiendo por mí. Él es el que está ayudándome con el abogado y todo lo legal. El es el único familiar que tengo afuera. De ahí no tengo el apoyo de nadie más", afirmó Rivera. 

El joven futbolista aseguró que de llegar a salir de la situación en que se encuentra, buscará seguir con su carrera futbolística. Manifestó que su sueño es jugar en la Mayor League Soccer (MLS) o en Europa. 

Tags:

Lee también

Comentarios