Prensa lucha contra censura y ataques en varios países

Los casos de Venezuela y Ecuador son los más emblemáticos presentados ante la SIP
Enlace copiado
Freno.  La prensa venezolana ha estado sometida a una fuerte censura de parte del gobierno de Nicolás Maduro.

Freno. La prensa venezolana ha estado sometida a una fuerte censura de parte del gobierno de Nicolás Maduro.

Bloqueo.  Uno de los países que más censura han sufrido en su prensa ha sido Ecuador. Allí varios humoristas de diferentes medios han enfrentado, incluso, juicios.

Bloqueo. Uno de los países que más censura han sufrido en su prensa ha sido Ecuador. Allí varios humoristas de diferentes medios han enfrentado, incluso, juicios.

Prensa lucha contra censura y ataques en varios países

Prensa lucha contra censura y ataques en varios países

Enlace copiado
La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) continuó ayer discutiendo en su Reunión de Medio Año en Panamá las restricciones a la libertad de expresión y de prensa, destacando los casos de Ecuador y Venezuela, donde la situación se ha agudizado con leyes restrictivas y nuevas formas de censura que alcanzan a internet y redes sociales.

Los informes de ambos países fueron presentados el sábado pasado ante la Comisión de Libertad de Prensa e Información, siendo junto a Cuba y Argentina los más voluminosos y que más reacciones generaron entre los asistentes, periodistas y editores de publicaciones del continente americano.

En el caso venezolano, Asdrúbal Aguiar, del diario El Siglo de Maracaibo, resumió ayer que en su país ya existe una hegemonía comunicacional de Estado”.

“Hay una cooptación total de toda la estructura de comunicación e información por parte del gobierno de Nicolás Maduro. Los que sobreviven son muy pocos medios independientes, que a su vez están atados totalmente al Estado por la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, que controla sus contenidos, y mediante el control del papel prensa, que lo controla el Estado y solo lo suministra a los medios de comunicación que tengan una línea editorial al Gobierno”.

Otro aspecto señalado por Aguiar es la compra de medios de comunicación independientes a través de “cajas negras”, o sociedades de las que es difícil conocer su composición accionaria, como una forma de silenciar voces críticas, como el caso de la cadena Globovisión y el diario El Universal.

También criticó que el presidente de la Asamblea Nacional, el chavista Diosdado Cabello, utilice en su programa de televisión informaciones de inteligencia no contrastadas “en donde denigra de la vida, historia y milagro de la mayoría de los dirigentes venezolanos, pero si un periodista como nosotros lo hace tiene que asumir las consecuencias de un juicio penal y civil, y él goza de la irresponsabilidad de opinión que le da su condición parlamentaria”.

Por su parte, Miguel Henrique Otero, editor de El Nacional de Caracas, agregó que el gobierno de Maduro ha ido cumpliendo su objetivo de ahogar a medios independientes y en el caso de los diarios, negarles las divisas para que compren papel y otros insumos en el exterior.

“Ha logrado reducir al periodismo independiente a un rincón. Hoy en día el 40 % de la población solo tiene acceso a medios oficiales y el resto del territorio tiene acceso a medios autocensurados, medios oficialistas, medios comunitarios (también oficialistas), con algunas excepciones. Por ejemplo, en prensa escrita estamos nosotros a nivel nacional, somos el único que queda, y algunos medios regionales”.

Otero mencionó que internet y redes sociales todavía ofrecen alguna ventana para informar, aunque el Gobierno ha bloqueado 2,000 páginas y “están reprimiendo a la gente en redes sociales, tienen a seis tuiteros en una mazmorra de la policía política (Servicio Bolivariano de Inteligencia)”.

El canal de televisión NTN 24 es un ejemplo de la censura tanto a medios tradicionales como en internet y redes sociales y su caso fue conocido ayer por los miembros de la SIP (ver recuadro).

Ley restrictiva en Ecuador

En Ecuador, la situación para los medios de comunicación críticos con el gobierno de Rafael Correa ha ido complicándose, a través de mecanismos legales como la Superintendencia de Información y Comunicación (SUPERCOM), entidad oficial encargada de aplicar la Ley Orgánica de Comunicación, aprobada en 2013.

César Pérez Barriga, subdirector de El Universo de Guayaquil, contó sobre las sanciones impuestas a medios aplicando criterios subjetivos. “Hay absurdos como interpretar las opiniones, quizás la más común y la más sencilla. Pero también la SUPERCOM concluye, por lo menos dos veces en el año, que las caricaturas políticas son acusaciones. Lo más absurdo fue que el superintendente de Guayaquil dijo que no iban a tolerar el humor, que para ellos era algo bien serio”, expresó.

El Universo fue sancionado recientemente por una caricatura de Javier Bonilla “Bonil”, que dibujó al asambleísta oficial Agustín “Tin” Delgado –exfutbolista– luego de una intervención en el pleno donde tuvo dificultades para leer un informe.

Pérez Barriga dijo que Delgado, colectivos de afrodescendientes y el oficialismo aseguraron que “Bonil” lo discriminó por su raza.

El subdirector de El Universo sostuvo que, en un juicio lleno de vicios, el medio fue sancionado y obligado a publicar una disculpa en el lugar donde aparece la caricatura. Además, en la portada de su página en internet debió aparecer la disculpa siete días consecutivos.

En 2011, El Universo fue demandado por el presidente Correa por $80 millones, por la publicación de una columna de opinión relacionada con la revuelta policial de septiembre de 2010.

Un juez rebajó la sanción económica a $40 millones, pero en 2012 Correa “perdonó” y desistió de cobrar el dinero.

Lee también

Comentarios

Newsletter