Lo más visto

Más de Internacionales

Primera bendición de papa Francisco en la Plaza de San Pedro

Antes de la bendición del domingo, los vendedores callejeros ofrecían ya boletos con la imagen del nuevo Papa a peregrinos y turistas, al cobrar impulso y colorido la plaza tras el silencio que siguió a la renuncia de Benedicto XVI.
Enlace copiado
Enlace copiado
No hace falta ser católico para quedar anonadado ante la majestuosidad de la Plaza de San Pedro, que suele ser el escenario del mundo durante la transición papal.

Es el lugar de la vigilia piadosa y la incontenible anticipación antes del anuncio del nuevo pontífice.

Ahora, con un nuevo Papa en el estudio del Vaticano que domina la plaza, fue un alarde de alegría espontánea de bienvenida al nuevo obispo de Roma y el cambio de actitud en la Santa Sede con el primer papa latinoamericano.

Antes de la bendición del domingo, los vendedores callejeros ofrecían ya boletos con la imagen del nuevo Papa a peregrinos y turistas, al cobrar impulso y colorido la plaza tras el silencio que siguió a la renuncia de Benedicto XVI.

Incluso el papa Francisco salió brevemente por la puerta del Vaticano cerca de la plaza para saludar a dos sacerdotes congregados entre la multitud horas antes de aparecer en la ventana de su aposento.

Los romanos, que suelen evitar la plaza salvo en las ceremonias religiosas, acudieron igualmente contagiados de la atmósfera festiva que permaneció al parecer desde el miércoles, cuando el cardenal argentino Jorge Bergoglio salió de la logia de la Basílica de San Pedro.

"Roma no sería la misma sin San Pedro y el Vaticano", comentó Valerio Ricci, un ingeniero de 33 años que paseaba el viernes por la plaza con su amiga peruana, Janet Villanueva.

Ricci, cuya familia tiene raíces en Roma "desde hace muchas generaciones", dijo que algunos de sus más recónditos recuerdos se deben a la Plaza de San Pedro, incluyendo el vacío que sintió durante la vigilia relacionada con la muerte del popular Juan Pablo II en el 2005.

Empero, esta vez las dos semanas de transición contaron con que el Papa anterior sigue vivo, circunstancia que no había ocurrido en 600 años. "Sin el Papa, no sé, no es lo mismo", dijo Ricci. "Roma, el Vaticano y el papa — es una sólida relación"

Tags:

Lee también

Comentarios