Lo más visto

Quién es Sebastian Kurz, el virtual ganador de las elecciones en Austria que va rumbo a convertirse en el mandatario más joven del mundo

Con apenas 31 años de edad, Sebastian Kurz transformó la imagen del Partido Popular de Austria y lo llevó a vencer en las elecciones legislativas de este domingo. Con un discurso duro sobre la inmigración le arrebató apoyos a la ultraderecha.

Enlace copiado
Enlace copiado
Sebastian Kurz
Getty
Images
Kurz
, con 31 años de edad, será el mandatario más joven de la Unión Europea.

No obtuvo una mayoría absoluta, pero con el apoyo conseguido hasta ahora en las elecciones legislativas en Austria realizadas este domingo, Sebastian Kurz va camino a convertirse en el jefe de gobierno más joven del mundo.

De acuerdo con las proyecciones de los resultados de las votaciones, el Partido Popular que lidera Kurz conseguirá poco más de 31% de los votos, superando ampliamente al gobernante Partido Socialdemócrata de Austria, con cerca de 27%, y al ultraderechista Partido de la Libertad, con 26%.

Los resultados finales no se conocerán sino hasta el jueves, por lo que no está claro aún quién llegará segundo.

En todo caso, Kurz tendrá que crear con alguno de los dos una coalición para formar el nuevo gobierno.

Una estrella ascendente

Conocido por su estilismo característico -trajes ajustados, cabello peinado hacia atrás, camisas de cuello abierto- a sus 31 años de edad, Kurz será el mandatario más joven de la Unión Europea y, a partir de noviembre -cuando Vanessa D'Ambrosio, de 28 años de edad, abandone el puesto de capitán regente de la República de San Marino- también lo será del resto del planeta.

Sebastian Kurz
Getty Images
Desde 2013, Kurz representó a Austria como ministro de Relaciones Exteriores.

No será el primer cargo en el que Kurz destacará por su juventud.

En 2013, cuando contaba 27 años de edad, el gobierno austríaco lo nombró ministro de Relaciones Exteriores . Era el más joven de toda la Unión Europea.

Desde esa posición, Kurz supo proyectarse como un líder nacional.

"Wunderwuzzi"

Llamado con el apodo de "Wunderwuzzi" (algo así como niño prodigio), Kurz ha sido comparado con los jóvenes mandatarios de Francia y Canadá, Emmanuel Macron y Justin Trudeau.

Militantes del Partido Popular celebran los resultados de las elecciones legislativas en Austria.
Getty Images
Con la inclusión del turquesa en los colores del Partido Popular, Kurz cambió la imagen de una de las organizaciones más tradicionales de Europa.

Al igual que Macron, Kurz fue capaz de crear un movimiento alrededor de su figura.

Además, a través de una compleja operación de marketing político, supo transformar la imagen del Partido Popular de Austria -que ha estado en posiciones de poder durante más de 30 años- para convertirlo en "el nuevo Partido Popular" .

Con su equipo de estrategas, logró modernizar la imagen de una de las organizaciones más conservadoras de Europa -cambiando incluso el color negro que tradicionalmente le identificaba- y que ahora luce como un movimiento dinámico, propio de la era digital, centrado en el cambio.

"Sabe lo que quiere y es despiadado. Tienes un gran bloque negro en Austria y Kurz lo pintó de turquesa, lo bautizó como un movimiento y de allí ha sacado el nuevo empaque de uno de los partidos más tradicionales y aburridos de Europa. Es brillante", dijo a Stefan Lehne, investigador visitante del centro de estudios Carnegie Europe, a The New York Times .

Más a la derecha

Pero sus cambios no son solo cosméticos.

Kurz se labró su lugar en la política austríaca durante la crisis de refugiados que vivió la Unión Europea en 2015.

Valla publicitaria con propaganda de Kurz.
Getty Images
Con su estrategia de marketing, Kurz convirtió a los conservadores austríacos en un movimiento de la era digital.

Entonces, él fue el responsable de negociar un acuerdo con los vecinos de Austria en la región de los Balcanes para que estos se hicieran cargo de detener el flujo de inmigrantes que estaban llegando a través de Grecia.

Asumiendo parcialmente el discurso de la extrema derecha en relación con la inmigración, aunque de forma más moderada, logró consolidar respaldos entre los conservadores y pescar apoyos entre los electores del ultra Partido de la Libertad.

Además ha prometido limitar los beneficios que pueden recibir los refugiados, prohibir que los inmigrantes legales obtengan ayudas sociales antes de haber residido en el país durante cinco años y cerrar las rutas de acceso de indocumentados.

Estas maniobras parecen haberle rendido frutos. Desde 2016, el Partido Popular pasó de tener menos de 20% de apoyo en las encuestas a más de 30% y Kurz va camino a convertirse en el nuevo jefe de gobierno.

Lee también

Comentarios