RSF señala retroceso de libertad de prensa con Sánchez Cerén

Según el informe que evalúa las condiciones de prensa en 180 naciones, en el país el retroceso comenzó en 2014. Ahora, cayó 13 posiciones en el ranking.
Enlace copiado
RSF señala retroceso de libertad de prensa con Sánchez Cerén

RSF señala retroceso de libertad de prensa con Sánchez Cerén

RSF señala retroceso de libertad de prensa con Sánchez Cerén

RSF señala retroceso de libertad de prensa con Sánchez Cerén

RSF señala retroceso de libertad de prensa con Sánchez Cerén

RSF señala retroceso de libertad de prensa con Sánchez Cerén

RSF señala retroceso de libertad de prensa con Sánchez Cerén

RSF señala retroceso de libertad de prensa con Sánchez Cerén

RSF señala retroceso de libertad de prensa con Sánchez Cerén

RSF señala retroceso de libertad de prensa con Sánchez Cerén

Enlace copiado
Ejercer la libertad de prensa es cada vez más complicado y arriesgado en un mundo donde los periodistas son amenazados por gobiernos y poderes fácticos y usados como moneda de cambio en conflictos por grupos terroristas.

Según el último informe de la organización no gubernamental Reporteros sin Fronteras (RSF), que evalúa la situación de la libertad de prensa en 180 países alrededor del mundo, El Salvador ha retrocedido 13 posiciones. Esto deja al país en el lugar número 58 del conteo. En el informe de 2015 el país se situó en el puesto número 45.

El escrito señala que esto “es una fotografía de la situación de la libertad de prensa, basada en una valoración del pluralismo, la independencia de los medios de comunicación, la calidad del marco legal y la seguridad de los periodistas”.

Dicho esto, RSF considera que El Salvador enfrenta una “violencia generalizada” en contra de los periodistas. En este apartado se recopila que en el país “la libertad de información ha perdido terreno desde 2014, cuando llegó al poder Salvador Sánchez Cerén, que acusó a los medios de emprender una campaña de ‘terror psicológico’ contra el Gobierno”.

RSF destaca que en El Salvador es el mismo Gobierno el que se escapa de las normativas que establece en torno a la libertad de expresión y al acceso a la información pública. “El mismo presidente evade las reglas del derecho al acceso a la información”, dice el reporte internacional.

Prosigue señalando que los comunicadores que se dedican al periodismo de investigación y a destapar actos de corrupción en el Gobierno salvadoreño, o en la forma en la que este poder maneja los fondos públicos, “padecen intimidaciones y presiones de parte de funcionarios”.

Tomando todos estos componentes en el panorama, el país ha perdido un 3.54 % en la libertad de expresión en los últimos años.

Ataques de Bukele

La Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) también hizo ayer un recuento de la situación actual de la prensa en el país.

APES declaró a través de un escrito que es importante considerar el “comportamiento del Estado” y su relación con la prensa local.

En este ánimo es que la Asociación ha documentado “agresiones al ejercicio periodístico” en 2016. Algunas de estas “agresiones” recabadas mencionan al alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, en acciones concretas tomadas en contra de LA PRENSA GRÁFICA.

Es así como APES denunció que en febrero pasado Bukele arremetió en contra de este rotativo por medio de un lenguaje “peyorativo” al llamarle “panfleto” durante un mitin frente a la Fiscalía General que incitó los ánimos de sus seguidores.

Fruto de la reacción del alcalde, hecha de forma pública, fue que días después –según recuerda APES– un grupo de excombatientes se congregó frente a las instalaciones de este periódico para protestar de forma violenta.

Los manifestantes dijeron en esa ocasión apoyar al alcalde. Bukele se desligó de ellos haciendo alusión con comentarios sarcásticos a que LA PRENSA GRÁFICA había ideado una especie de “autoataque”.

Lee también

Comentarios

Newsletter