Lo más visto

Más de Internacionales

Reprimen nuevamente manifestación opositora

Los nuevos choques con la Policía Bolivariana dejaron ayer varios heridos y detenidos en Venezuela. El defensor del pueblo condenó el uso de bombas lacrimógenas desde el aire para reprimir las protestas callejeras.
Enlace copiado
Enlace copiado
Cientos de policías y guardias nacionales reprimieron ayer a miles de manifestantes con gases lacrimógenos y balas de goma. Quienes protestaban intentaban marchar por varias avenidas y la principal autopista de Caracas, en el inicio de la segunda semana de protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro y el Tribunal Supremo de Justicia.

Al menos 12 personas resultaron heridas por golpes y el impacto de bombas lacrimógenas, indicó el alcalde del municipio capitalino de Chacao, Ramón Muchacho.

La protesta, que comenzó en una plaza del este de la ciudad, luego se extendió a varias avenidas y la principal autopista de Caracas, donde cientos de opositores fueron reprimidos por policías y guardias nacionales que comenzaron a lanzarles gases lacrimógenos para evitar que avanzaran hacia el centro de Caracas.

Algunos jóvenes manifestantes, con guantes y los rostros cubiertos con telas y máscaras, se enfrentaron con las autoridades con piedras y otros objetos contundentes al tiempo que les devolvían algunas de las bombas lacrimógenas.

Tras condenar la acción de los cuerpos de seguridad, el dirigente y excandidato presidencial Henrique Capriles dijo a la prensa que la oposición seguirá en las calles hasta el que el Gobierno “entienda que tiene que respetar la constitución”, y permita la realización de elecciones, abra un canal humanitario para medicinas y alimentos, anulen todas las sentencias contra el Congreso y liberen a los opositores detenidos.

En la ciudad occidental de Maracaibo la policía reprimió con los mismos medios una protesta que se registró en los alrededores de la residencia del gobernador oficialista del estado Zulia.

Las manifestaciones callejeras, que se iniciaron el 30 de marzo, han dejado un muerto, varias decenas de heridos y más de un centenar de detenidos en Caracas y varias ciudades del interior.

Los cuerpos de seguridad han utilizado gases lacrimógenos, balas de goma y camiones cisternas para dispersar las manifestaciones en medio de críticas de organizaciones humanitarias y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, que han acusado al Gobierno de excederse en la contención de las protestas.

Antes de viajar a Cuba, el presidente venezolano llamó el domingo a la oposición a retornar al diálogo y se mostró dispuesto a ir a elecciones regionales.

“Mantendremos la presión a pesar de las promesas de Maduro”, afirmó el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, diputado Freddy Guevara, quien escribió en su cuenta de Twitter que la oposición mantendrá las acciones de calle hasta que se llame a comicios generales y se “respete” al Congreso, que el año pasado pasó al control de la oposición luego de 17 años de ser manejado por el oficialismo.

En los últimos 15 meses, el Tribunal Supremo, señalado de estar controlado por el Gobierno, emitió 56 sentencias contra la Asamblea Nacional como parte de una pugna entre los poderes.

El máximo tribunal revirtió a comienzos de mes dos sentencias en las que había asumido las competencias legislativas del Congreso y limitado la inmunidad de los diputados que desataron nuevas tensiones políticas en Venezuela.

A pesar de modificación de los dictámenes, las críticas de la comunidad internacional y las protestas no han cesado.

El Gobierno de Chile expresó ayer su preocupación por la decisión de la Contraloría General de inhabilitar al líder opositor Henrique Capriles porque, de concretarse, “limitará el ejercicio legítimo del pueblo venezolano de elegir libremente”, dijo un breve comunicado publicado en el sitio en internet de la cancillería.

Esta es la segunda ocasión en cinco días en que Chile se pronuncia sobre líderes políticos opositores al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

El canciller Heraldo Muñoz expresó además la decisión del gobierno de la presidenta Michelle Bachelet de otorgarle asilo político si Capriles lo solicita.

Las tensiones recrudecieron la semana pasada luego de la decisión de la Contraloría General, vinculada al oficialismo, de inhabilitar a Capriles para participar en eventos electorales por 15 años por supuestas irregularidades administrativas en la gobernación de estado central de Miranda, que él dirige.

Las protestas contra el Gobierno se dan en medio de un contexto de una crisis económica dominada por una inflación de tres dígitos, una severa escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos y una fuerte recesión económica.

Condenan agresiones de la guardia

El defensor del Pueblo de Venezuela, Tarek William Saab, rechazó ayer el lanzamiento de “objetos contundentes” desde el aire para dispersar las manifestaciones opositoras que se realizan en Caracas, luego de que dirigentes antichavistas denunciaron el hecho a través de las redes sociales.

“Rechazamos lanzamiento desde el aire de objetos contundentes para dispersar manifestaciones: pues pudieran ocasionar víctimas fatales #DDHH”, escribió William Saab en su cuenta de Twitter.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el diputado y jefe de la fracción parlamentaria antichavista, Stalin González, indicaron a través de la misma red social que desde un helicóptero se estaban lanzando “bombas lacrimógenas”.

González, que acusó a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) y a la Policía Nacional Bolivariana (PNB), acompañó su mensaje con un vídeo que muestra los dispositivos lacrimógenos.

Tags:

  • Venezuela
  • marchas
  • oposicion
  • represion
  • Nicolas Maduro
  • Caracas

Lee también

Comentarios