Sangriento desenlace en crisis de rehenes

Terroristas islámicos ejecutaron ayer a los últimos siete rehenes, antes de que las Fuerzas Armadas irrumpieron en la planta de gas. En total, 55 personas murieron.
Enlace copiado
Ataque terrorista. Un grupo de milicianos de un grupo separado de Al Qaeda se tomó la planta procesadora de gas de Al Amenas, en Argelia. El Gobierno no negoció y respondió con fuego.

Ataque terrorista. Un grupo de milicianos de un grupo separado de Al Qaeda se tomó la planta procesadora de gas de Al Amenas, en Argelia. El Gobierno no negoció y respondió con fuego.

Sangriento desenlace en crisis de rehenes

Sangriento desenlace en crisis de rehenes

Sangriento desenlace en crisis de rehenes

Sangriento desenlace en crisis de rehenes

Enlace copiado
En un final sangriento, fuerzas especiales argelinas irrumpieron ayer en un complejo de gas natural a la mitad del desierto del Sahara para terminar un punto muerto con extremistas islámicos que dejó saldo de al menos 23 rehenes muertos y a todos los 32 milicianos involucrados, dijo el Gobierno argelino.

Y dado que surgían pocos detalles del apartado lugar en el oriente de Argelia, tampoco estaba claro si alguien fue rescatado, pero la cifra de rehenes muertos (siete) es la que los milicianos habían dicho que aún tenían en su poder. El Gobierno señaló que las cifras eran provisionales y podía aumentar.

El asedio a la planta de gas de Ain Amenas, operada por la británica BP, la noruega Statoil y la petrolera estatal argelina, causó conmoción en el mundo.

Un grupo de islamistas se apoderó del complejo, donde había cientos de trabajadores de numerosos países. La milicia tomó a los trabajadores como rehenes, mientras los militares rodeaban el complejo y los helicópteros de ataque sobrevolaban la zona durante cuatro días tensos, en los que surgieron reportes de combates y fugas.

La respuesta de Argelia a la crisis fue típica en la historia de las operaciones del país para confrontar a los terroristas. El Gobierno ha preferido la acción militar a la negociación. La medida ha provocado muestras de indignación en los países preocupados por sus ciudadanos.

En un par de ocasiones, las fuerzas militares argelinas asaltaron las dos zonas donde eran retenidos los rehenes, con mínimos esfuerzos aparentes de mediación. Argelia ha combatido a rebeldes islamistas en su territorio desde 1990. Algunos extremistas se aliaron después a Al Qaeda y crearon nuevos grupos en las zonas empobrecidas y mal vigiladas del Sahara, donde convergen las fronteras de Níger, Malí, Argelia y Libia.

Lee también

Comentarios

Newsletter