Se activa cónclave de 118 cardenales

Los purpurados menores de 80 años están llamados a participar en el proceso de elección del pontífice, considerado el sucesor del apóstol Pedro.
Enlace copiado
De nuevo.  Cardenales iniciaron en 2005 el cónclave para elegir al sucesor del fallecido pontífice Juan Pablo II.

De nuevo. Cardenales iniciaron en 2005 el cónclave para elegir al sucesor del fallecido pontífice Juan Pablo II.

Se activa cónclave de 118 cardenales

Se activa cónclave de 118 cardenales

Enlace copiado
La renuncia del papa Benedicto XVI pone en marcha una compleja serie de pasos para escoger al próximo líder de la Iglesia católica. Las leyes que gobiernan la selección son las mismas que en el caso del fallecimiento de un pontífice, aparte de omitir un periodo de duelo.

El Vaticano convoca a un cónclave de cardenales que debe comenzar entre 15 y 20 días después de la renuncia de Benedicto XVI el 28 de febrero.

Los cardenales que pueden votar, aquellos menores de 80 años, son aislados dentro de la Ciudad del Vaticano y juran secreto.

Actualmente hay 118 cardenales menores de 80 años y elegibles para votar, 67 de los cuales fueron nombrados por Benedicto XVI.

Sin embargo, cuatro de ellos cumplirán 80 años antes de que termine marzo. Dependiendo de la fecha del cónclave, podrían o no participar en la votación.

Todo varón católico bautizado puede ser elegido papa, pero desde 1378 solo han sido escogidos cardenales.

Dos rondas de votación se realizan cada mañana y dos por la tarde en la Capilla Sixtina. Se requiere una mayoría de dos tercios para proclamar al nuevo pontífice.

En 2007, Benedicto repuso la regla de la mayoría de dos tercios, con ello revirtió una decisión de 1996 de su antecesor Juan Pablo II quien dispuso que sea posible invocar mayoría simple después de 12 días de votaciones sin decisión.

Benedicto lo hizo para evitar que los cardenales alarguen el proceso 12 días para luego favorecer a un candidato que solo haya tenido una ligera mayoría.

No hay ningún candidato ni tampoco campaña electoral. Cada cardenal escribe en una papeleta el nombre de aquel que cree que debería salir elegido “según la voluntad de Dios”. Votación tras votación se va perfilando entonces el favorito.

Danza de candidatos

Latinoamérica tiene el mayor número de católicos en el mundo y eso haría pensar a varios que es momento de tener un papa de la región.

Pero tras el anuncio de Benedicto XVI de que renunciará y más allá de los deseos, la posibilidad de que haya un papa latinoamericano no es muy clara, en parte porque la mayoría de los cardenales que elegirán al nuevo pontífice son europeos.

En las casas de apuesta, incluso, ninguno de los favoritos es latinoamericano. El cardenal ghanés Peter Turkson, el canadiense Marc Ouellet y el nigeriano Francis Arinze encabezan los pronósticos en las principales casas de apuestas en Gran Bretaña.

Algunos nombres de cardenales ya comienzan a ser mencionados entre expertos en religión como papables, entre ellos los brasileños Joao Braz de Aviz y Odilo Pedro Scherer, y el argentino Leonardo Sandri.

Algunos también agregan a otro argentino, Jorge Mario Bergoglio. “En término de números la Iglesia latinoamericana, americana en su conjunto, es mayoritariamente católica en el universo internacional, pero no está en el mejor momento; al contrario, está pasando por una severa crisis que además nunca antes la había experimentado”, dijo a The Associated Press Bernardo Barranco, experto del Centro de Estudios Religiosos mexicano.

El cardenal hondureño Óscar Rodríguez dijo que todos los cardenales pueden ser su sustituto, ser papa “es algo que viene de Dios y desearlo descalifica”.

Lee también

Comentarios

Newsletter