Se cierra la pelea presidencial republicana

Las victorias de Ted Cruz el sábado acortaron la ventaja de Donald Trump, aunque este sigue siendo el favorito.
Enlace copiado
Una jornada más.  Los estadounidenses siguen visitando las urnas en las jornadas electorales de las primarias.

Una jornada más. Los estadounidenses siguen visitando las urnas en las jornadas electorales de las primarias.

Se cierra la pelea presidencial republicana

Se cierra la pelea presidencial republicana

Enlace copiado
En un resultado del todo menos claro, los republicanos ofrecieron un resultado dividido entre Donald Trump y Ted Cruz en una nueva ronda de primarias, subrayando la inestabilidad en el Partido Republicano después de que 19 estados se pronunciaran sobre los aspirantes. Trump, que sigue líder en cuanto a delegados, ganó en Kentucky y Luisiana el sábado. Cruz se consolidó como alternativa al magnate con victorias en Kansas y Maine.

Trump afirmó que es la hora de que Marco Rubio se retire de la carrera, pero el senador por Florida insistió en que sigue centrado en ganar en su estado natal el 15 de marzo. De hecho, ayer ganó Puerto Rico.

También los demócratas dividieron sus votos el sábado, con un triunfo de Hillary Clinton en las primarias de Luisiana, mientras que Bernie Sanders se impuso en las asambleas de Nebraska y Kansas. Aun así, Sanders perdió terreno en su campaña por superar los numerosos delegados de Clinton.

Por ahora, Trump lleva 12 victorias (382 delegados) frente a las seis de Cruz (300) y dos de Rubio (128). En el bando demócrata, Clinton suma 11 y Sanders siete. Trump y Clinton van primeros.

Los republicanos de Puerto Rico se pronunciaron ayer, al igual que los demócratas de Maine.

Ante el caos de la contienda republicana, la cúpula del partido busca con urgencia cualquier forma de frenar a Trump, quizá en una convención si ningún aspirante consigue delegados suficientes como para conseguir la candidatura antes de la reunión del partido en julio. Los líderes del partido —entre ellos los excandidatos presidenciales Mitt Romney, de 2012, y el senador John McCain, de 2008— temen que la victoria interna de Trump acarree un desastre al partido en las elecciones de noviembre, con pérdidas en todos los ámbitos.

En una rueda de prensa en West Palm Beach, Florida, tras los comicios del sábado, Trump predijo convencido que obtendrá la candidatura antes de la convención, haciendo una comparación con un nocaut en boxeo. “La forma en la que garantizo la victoria es consiguiendo suficientes delegados como para no tener que preocuparme”.

Cruz, por su parte, dijo que su buen resultado era una “manifestación de un verdadero real en el impulso”. “Lo que representa es a los republicanos uniéndose, diciendo que sería un desastre que Donald Trump fuera nuestro candidato”, afirmó.

Ambos se mostraron deseosos de quedarse solos en la contienda. “Oh, sí que quiero competir contra Ted”, dijo Trump, enumerando una serie de estados en los que afirmó que Cruz no tenía posibilidades. “Eso será fácil”.

Cruz consiguió al menos 64 delegados el sábado, acercándose ligeramente a Trump en la carrera con vistas a la Convención Nacional Republicana de este verano. Trump logró al menos 49 delegados, Rubio al menos 13 y Kasich nueve. En la carrera general por los delegados, Trump sumaba 378 y Cruz 295.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter