Lo más visto

Más de Internacionales

Senado a un paso de votar por juicio a Rousseff

La Cámara Alta del parlamento brasileño debatía anoche sobre el inicio de un juicio político a presidenta brasileña, que la apartaría del cargo por al menos seis meses.
Enlace copiado
Senado a un paso de votar por juicio a Rousseff

Senado a un paso de votar por juicio a Rousseff

Enlace copiado
El Senado brasileño se acercaba este miércoles a una votación histórica sobre el juicio político a la presidenta Dilma Rousseff, lo que pondría fin a 13 años de gobierno de izquierda en medio de una serie de crisis que aquejan al gigante latinoamericano.

Si una mayoría simple de los 81 senadores vota a favor, Rousseff será suspendida del cargo mientras se realiza el juicio, y el vicepresidente Michel Temer ocupará su puesto hasta por seis meses, mientras se decide si la presidenta será o no destituida permanentemente.

El presidente del Senado, Renan Calheiros, dijo que desea que se vote el miércoles por la noche, por lo que el juicio a la mandataria parecía inevitable.

“Estoy solicitando la paciencia de todo el mundo, porque necesitamos seguir con esto hasta concluirlo”, afirmó Calheiros ya tarde en el día, luego de que la Cámara Alta inició su séptima hora de debates al respecto.

Pese a que el juicio político deriva de denuncias de que la primera mujer que preside Brasil en su historia violó leyes fiscales, el proceso se ha convertido en una suerte de referendo sobre Rousseff y su manejo del país en los últimos seis años.

Brasil está sumido en su peor crisis económica en décadas, en tanto que un enorme escándalo de corrupción en la paraestatal Petrobras ha afectado el estado de ánimo del país, incluso en momentos en que se prepara para ser sede en agosto de los primeros Juegos Olímpicos en América del Sur.

Los partidarios del juicio político culpan a Rousseff y a su Partido de los Trabajadores, o PT, por la parálisis de la economía y sostienen que el vicepresidente Temer, cuyo partido ha renunciado a la coalición gobernante, representa la única esperanza de reanimarla.

“Para mejorar la vida de la nación necesitamos quitarlos en este momento”, dijo el senador Magno Malta en referencia al PT a un grupo de periodistas reunidos afuera del senado. “Comenzaremos a respirar de nuevo y el médico dirá que la nación está dando señales de vida y que estará estable pronto”, añadió.

El proceso para hacerle el juicio político empezó hace poco más de un año como una iniciativa a la que se pronosticaban pocas posibilidades. Pero el proceso fue tomando impulso, aparentemente en forma irrefrenable.

“Ha llegado el gran día (para) arrancar a la nación de las garras del Partido de los Trabajadores”, dijo el senador Ataides Oliveira, el quinto de los 63 senadores en la lista de oradores del miércoles.

Basta una mayoría simple de 41 votos para suspender a Rousseff y los grandes diarios habían contado ayer al menos 50 sufragios a favor del juicio.

Algunos senadores partidarios del juicio dijeron que tendrían al menos 60 votos, lo cual sería la señal de que son escasas las probabilidades de que Rousseff gane el juicio y reanude su mandato, el cual está programado para concluir en diciembre de 2018.

En el juicio, previsto para los próximos meses, al menos 54 senadores deben votar a favor de destituirla. Según las encuestas, la mayoría de los brasileños apoya juzgar a Rousseff, pero tiene poca confianza en los que están en la línea de sucesión presidencial.

Comienza mudanza

Rousseff aceleró ayer la mudanza de las pertenencias personales que conservaba en el palacio presidencial, ante la previsible decisión del Senado que la puede suspender del cargo durante los próximos 180 días.

Según comprobó Efe, mientras la votación que puede instaurar el juicio político contra Rousseff avanzaba en el Senado, objetos de la mandataria, como cuadros o adornos que tenía en su despacho, fueron llevados ayer hacia el Palacio de la Alvorada, la residencia oficial en la que se atrincherará durante el eventual proceso.

También fueron instaladas unas cercas en torno a la rampa que conduce desde la acera hasta el primer piso del Palacio de Planalto, en previsión de que este jueves, una vez notificada de la decisión del Senado, Rousseff abandone la sede de la Presidencia.

Rousseff, junto a su jefe de Gabinete, Jaques Wagner, llegaron a asomarse a una de las ventanas del palacio y pasaron un tiempo observando esos preparativos.

La rampa cercada ahora con vallas de metal tiene una simbología importante en la política brasileña, pues es tradición que por ella suba un presidente que inicia su mandato, pero también que baje aquel que concluye su gestión.

Hay quien en el gobierno cree que Rousseff debería bajar por esa rampa, aunque otros sostienen que eso transmitiría una imagen de derrota.

Tags:

  • brasil
  • juicio politico
  • dilma rousseff
  • petrobras

Lee también

Comentarios