Lo más visto

Más de Internacionales

“Ser deportado fue lo mejor que me ha pasado. Aunque tu jaula sea dorada, sigue siendo una prisión”

Esas son las palabras de Óscar López, mexicano que fue deportado y aseguró que “el sueño americano” no es realmente algo por lo que valga separarse de su familia.
Enlace copiado
“Ser deportado fue lo mejor que me ha pasado. Aunque tu jaula sea dorada, sigue siendo una prisión”

“Ser deportado fue lo mejor que me ha pasado. Aunque tu jaula sea dorada, sigue siendo una prisión”

Enlace copiado
“Ser deportado fue lo mejor que me ha pasado en la vida. Es que con el ritmo de vida que estaba llevando en Estados Unidos hubiera sido una estadística más”. Así son las palabras con las que Óscar López, de 24 años, quien en una entrevista para la cadena de noticias CNN dijo que la vida en Estados Unidos “sigue siendo una jaula, aunque sea de oro”.

López comentó a CNN que sus padres lo llevaron a Estados Unidos cuando solo tenía tres años de edad. El joven creció en la localidad de Fort Woth, en Texas, donde fue un estudiante destacado y prometedor. Sin embargo, el mismo López aseguró que, cuando era adolescente, las cosas se volvieron un poco “oscuras” en su futuro.

Tras obtener su certificado de estudios, López se inclinó por actividades delictivas que lo llevaron de la preparatoria a la cárcel, donde cumplió una condena de siete años por vínculos con pandillas y grupos criminales de Texas. Tras cumplir su condena, López fue deportado a Chihuahua, México, donde vive actualmente con su esposa y su hija. "Estando aquí en México, me encontré con mi esposa y tenemos una bebé hermosa. Son enormes bendiciones", dijo.


Foto: CNN

“Una jaula dorada no deja de ser una jaula”
Sobre su vida en Estados Unidos, López la definió ante CNN como “una jaula de oro que sigue siendo una prisión”. “Con el ritmo de vida que llevaba en Estados Unidos hubiera sido una estadística más. Las cosas no siempre son como se piensan. Doy gracias a Dios de haber vuelto con mi familia. Como le dije, ser deportado fue lo mejor que me ha pasado”, declaró.

Con su nivel de inglés, López aprovechó para cotizarse de mejor forma en el mercado laboral mexicano y, actualmente, labora en un centro internacional de atención al cliente y público en general, sobre todo, funcionando como intermediario con empresas en Estados Unidos y Canadá.

"Yo entiendo que entre ganar pesos y ganar dólares hay una gran diferencia, y no se puede tener de inmediato la calidad de vida que había en Estados Unidos", dijo. "En México, no hay espacio personal. Tenía que decirle a la gente que no estoy acostumbrado a que estuvieran tan cerca de mí", añadió. López trabaja como supervisor de 17 entrenadores de empleados y sus más de 80 representantes de servicio al cliente.

“Siempre hay una oportunidad luego de ser deportado. La gente piensa que, cuando ya te deportaron, ya se te acabó la vida. Pero, para mí, no ha sido así. Le digo a mi madre que si yo viviera en Estados Unidos, no sé si tendría mi propia casa. Creo que estaría alquilando", añadió a CNN en sus declaraciones.

López admite que no todo el mundo en México ha tenido las oportunidades que él ha tenido. Dijo que crecer en EUA y hablar con fluidez inglés le ha dado una ventaja a la hora de encontrar trabajo. "No es la misma vida que en Estados Unidos, pero hay mucho trabajo aquí si hablas inglés," comentó.
 

Tags:

  • deportados
  • méxico
  • estados unidos

Lee también

Comentarios