Lo más visto

Más de Internacionales

“Sí, acepto”, un amor que traspasa la barrera de la muerte

Raúl Hinojosa logró comprometerse legalmente con su prometida antes de perder la batalla contra el cáncer, en una historia de amor eterno.
Enlace copiado
“Sí, acepto”, un amor que traspasa la barrera de la muerte

“Sí, acepto”, un amor que traspasa la barrera de la muerte

Enlace copiado
La historia fue recopilada por varios medios estadounidenses y sigue tocando los corazones de aquellos que llegan a conocerla. La misma Biblia expresa que “las muchas aguas no podrán apagar el amor, ni lo ahogarán los ríos”. Eso mismo comprobaron Raúl Hinojosa e Yvonne Lamas, quienes contrajeron matrimonio antes que Hinojosa muriera a raíz de un cáncer que padecía desde mucho tiempo atrás.

“Quiero casarme con ella”, dijo Raúl en su último deseo, cuando el capellán del hospital lo interrogó al respecto. Al escucharlo, Yvonne, su novia y prometida, tomó la propuesta muy en serio, no sin antes matizarla con una de las bromas propias de la pareja, al responder: “¿Con quién?”. Según comentó la joven a CNN, “es una broma que siempre nos hicimos. Al escucharla, él sabía que yo estaba diciendo que sí”.

Esto sucedió el pasado viernes 8 de diciembre, pero la historia ha comenzado a recorrer el mundo a través de las redes sociales hace apenas unos días. El capellán del hospital, al ver el deseo y amor profundo en el corazón de ambos jóvenes, se ofreció a llevar a cabo la ceremonia ese mismo día, antes que el estado de salud de Hinojosa, sumamente crítico, terminara con su vida.

Horas después de la propuesta, familiares y personal del hospital que ha seguido de cerca el caso de Raúl se hicieron presentes para la boda. Los capellanes del hospital llevaron a Yvonne al juzgado para obtener la licencia de matrimonio. Al regresar, el juez renunció al período de espera de 72 horas, dado lo especial del caso, y autorizó la consumación del matrimonio.

Angie Paiz, tía de Raúl, comentó a CNN que el director de la Unidad de Cuidados Intensivos y varios cocineros del hospital corrieron y se movilizaron para conseguir un vestido blanco de la talla de Yvonne. "Fue un ajuste perfecto", dijo, agregando que todo esto fue posible “por el cariño que el hospital le tomó a Raúl”.

Ese hospital es precisamente el Hospital Público de Amarillo, Texas, Estados Unidos. Desde finales de octubre de este año, Raúl fue internado y puesto bajo el control de la Unidad de Cuidados Intensivos y el Departamento de Oncología de dicho centro médico. Desde ese entonces, Yvonne y sus hijos habían acompañado a Raúl en todo el calvario que la enfermedad le había producido.

Hinojosa y Lamas habían estado juntos durante 11 años. "Fue muy respetuoso, muy romántico y siempre quiso darme el mundo", dijo Lamas. "Él sabía cómo poner una sonrisa en mi cara sin importar la situación." Tienen un hijo de 9 años y Lamas tiene tres hijas de un matrimonio anterior, pero Hinojosa las tomó como si fueran suyas.

Ese mismo amor que creció en todo ese tiempo fue el que impulsó a ambos a decir: “Sí, acepto”, justo cuando el capellán recitaba los votos del compromiso y consumar así su matrimonio. El padre de Raúl colocó delicadamente la mano de Yvonne entre las del joven y el capellán ahogó las lágrimas mientras relataba su historia. "Cuando se diagnosticó esta enfermedad", dijo, "Yvonne prometió que nunca lo dejaría, que estaría con él y lo ha cumplido”, declaró a CNN.

Tras este acto improvisado pero muy emotivo, Raúl Hinojosa e Yvonne Lamas consumaron su matrimonio. Sin embargo, como si de un final trágico se tratara, Raúl no resistió más y falleció ese mismo sábado, a la edad de 33 años y a causa de una leucemia que padecía de varios años atrás. Treinta y seis horas después de su boda, Yvonne Lamas firmaba su primer documento como casada, pero era el acta de defunción de su esposo.

Tags:

  • raúl hinojosa
  • leucemia
  • estados unidos

Lee también

Comentarios