Siguen detonaciones controladas por la policía

La policía declaró el sábado que realizó explosiones controladas en la localidad donde una célula extremista planeó los ataques.
Enlace copiado
Siguen detonaciones controladas por la policía

Siguen detonaciones controladas por la policía

Siguen detonaciones controladas por la policía

Siguen detonaciones controladas por la policía

Los Reyes, Felipe VI y Letizia; depositaron  una ofrenda en Las Rambla de Barcelona, lugar del atentado del jueves.

Los Reyes, Felipe VI y Letizia; depositaron una ofrenda en Las Rambla de Barcelona, lugar del atentado del jueves.

Enlace copiado
La Policía autónoma catalana efectuó ayer nuevas detonaciones controladas entre los escombros de la casa de Alcanar (Tarragona) en la que la célula terrorista que atentó en Cataluña preparaba explosivos con decenas de bombonas de butano y material utilizado por el Estado Islámico.

Según informó la policía catalana (Mossos d’Esquadra), los artificieros tenían previsto efectuar a lo largo del día varias detonaciones controladas.

En esa casa se produjo una fuerte deflagración la noche del pasado miércoles, que en un principio los agentes pensaron que se debía a la explosión de una bombona, pero según las investigaciones posteriores, la vivienda era utilizada por los terroristas y ese suceso precipitó los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona).

Además de las decenas de bombonas de butano, los agentes localizaron en la casa de Alcanar material explosivo utilizado habitualmente por terroristas del Estado Islámico (EI), según desveló anoche el máximo responsable de la policía catalana, Josep Lluis Trapero.

Los Mossos acordaron llevar a cabo las detonaciones pendientes en Alcanar después de que el viernes localizaran muestras biológicas de un segundo cadáver enterrado entre los escombros de la vivienda, que se hundió la noche del pasado miércoles tras una violenta explosión.

Según los investigadores, la célula terrorista planeaba una serie de atentados de una mayor potencia de los perpetrados en Barcelona y Cambrils, utilizando furgonetas-bomba con los explosivos que manipulaban en la casa de Alcanar, ante lo que tuvieron que cambiar de planes.

Después de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona, noreste), que causaron catorce muertos y un más de un centenar de heridos, los responsables de la lucha antiterrorista decidieron reforzar la seguridad en zonas turísticas y en las más concurridas de España para prevenir posibles ataques, pero sin elevar la alerta establecida luego del hecho.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter