Siria: Denuncian uso del hambre como arma de guerra en Guta Oriental

Un informe reitera que la ayuda humanitaria que necesitan 13.5 millones de sirios no se concede incondicionalmente, sino que se utiliza como arma de guerra, obligando a la población a rendirse o morir de hambre.
Enlace copiado
EFE/EPA/MOHAMMED BADRA

EFE/EPA/MOHAMMED BADRA

Enlace copiado

Las fuerzas del Gobierno sirio utilizaron el hambre como arma de guerra durante su asedio al enclave rebelde de Guta Oriental, cerca de la capital Damasco, desde 2013, según denunciaron hoy los investigadores de derechos humanos de la ONU en su último informe sobre el país árabe.

Los investigadores denuncian también el uso de armas químicas y califican ambas cosas como crímenes de guerra. "Entrando en su quinto año, el asedio de Guta Oriental ha estado marcado por métodos cada vez más cínicos que han llevado a los peores casos documentados de malnutrición en el curso del conflicto sirio", señaló la Comisión de Investigación para Siria.

El informe reitera que la ayuda humanitaria que necesitan 13.5 millones de sirios no se concede incondicionalmente, sino que se utiliza como arma de guerra, obligando a la población a rendirse o morir de hambre.

Un convoy de ayuda humanitaria entró el lunes en Guta Oriental, pero el Gobierno sirio impidió la entrada de algunos productos médicos vitales, según denunció la ONU. Allí están atrapados unas 390000 personas, que constituyen el 90 por ciento de todos los sirios bajo asedio en el país árabe.

Además, la Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria (OCHA), denunció hoy en un comunicado que ese reparto de ayuda tuvo que interrumpirse debido a la violencia y ataques que suponen "una falta de respeto al alto el fuego" y un desprecio a las garantías de seguridad para el convoy.

Según la OCHA, ataques aéreos y bombardeos continuaron durante horas mientras el convoy pretendía repartir ayuda para 27,500 personas. Ello obligó al convoy a abandonar la zona después de nueve horas, sin que 14 camiones de los 46 que consistía el convoy, pudieran descargarse en su totalidad.

La ONU y otros socios pretenden llevar otro convoy a la zona asediada el próximo jueves, un plan que seguirá adelante si las condiciones lo permiten, dijo la portavoz del a Ocha, Linda Tom, a dpa. Sin embargo, insistió en la necesidad de garantías de seguridad por parte del Gobierno sirio.

En Guta Oriental rige desde hace una semana un alto el fuego de cinco horas cada mañana decretado por Rusia, principal aliado de Damasco. Sin embargo, se ha visto empañado por numerosas violaciones. La ONU pidió una tregua de 30 horas en todo el país que no se ha implementado.

El informe de la Comisión de la ONU, que cubre el periodo del pasado julio a mediados de enero, concluye también que hay evidencias razonables que apuntan a un ataque químico por las fuerzas del Gobierno en Guta Oriental el 18 de noviembre, que dejó 27 combatientes heridos.
Los responsables de estas y otras violaciones a los derechos humanos deben ser llevados ante la Corte Penal Internacional, añade la comisión. Sin justicia para las víctimas, añade, no habrá posibilidad de alcanzar una solución política.

Según Unicef, desde comienzos de año unos 1,000 niños han perdido al vida en el conflicto.

La Comisión de la ONU denunció violaciones sistemáticas a los derechos humanos, incluyendo torturas, secuestros o ataques contar hospitales o escuelas. Nadie, denuncia el texto, ha cumplido su obligación de proteger a los civiles.

Los investigadores de la ONU elaboraron su informe entrevistando a 500 afectados, pero les fue denegado el acceso a determinadas zonas.

Tags:

  • Siria
  • Guta Oriental
  • Guerra en Siria
  • Hambre
  • ONU

Lee también

Comentarios

Newsletter