Lo más visto

Más de Internacionales

Siria hace crecer tensión EUA-Rusia

La guerra estalló en 2011 y desde ese instante fue creciendo hasta convertirse en una batalla entre actores locales, regionales y mundiales, mientras que gran parte de las víctimas son civiles.
Enlace copiado
Siria hace crecer tensión EUA-Rusia

Siria hace crecer tensión EUA-Rusia

Siria hace crecer tensión EUA-Rusia

Siria hace crecer tensión EUA-Rusia

Siria hace crecer tensión EUA-Rusia

Siria hace crecer tensión EUA-Rusia

Enlace copiado
Siria arrastra un conflicto sangriento que inició hace seis años y ha causado miles de víctimas y millones de desplazados. En los últimos días, no obstante, la tensión del conflicto aumentó y tuvo una escalada internacional, luego del derribo de un avión sirio por parte de Estados Unidos el pasado 18 de junio. El Ministerio de Defensa ruso reaccionó y explicó que dio por finalizado el pacto de cooperación que había establecido, cuyo objetivo principal era evitar cualquier tipo de agresión entre las dos naciones.

Además, el Kremlin especificó que tomará en cuenta como “objetivos aéreos” a los aviones estadounidenses que vuelen al este del río Éufrates.

Originalmente, el actual presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que se mantendría alejado del tema Siria. Sin embargo, atacó la base aérea de Shayrat en mayo, lo que comenzó la escalada de incertidumbre global ante un posible conflicto mundial.

El conflicto sirio tiene sus orígenes en 2011, cuando el malestar reinaba dentro del país como consecuencia de la represión, falta de empleos y libertades propiciadas por el gobierno de Bashar Al Assad. El presidente prometió una serie de reformas que buscaban cambios graduales, pero al final no lograron ser efectivas.

Miles de sirios motivados por la ola de protestas en varios países de Oriente Medio en la llamada Primavera Árabe marcharon durante esa época en la ciudad de Daraa para exigir la destitución del presidente. Como respuesta, el Gobierno sirio disparó en contra de varios manifestantes. Las protestas, que se habían caracterizado por ser pacíficas, pronto adquirieron un tono violento y estallaron en Latakia y otras ciudades. La guerra escaló hacia otras zonas del país y llegó hasta Homs y la capital de Siria, Damasco, en 2012.

Al Assad acusó a fuerzas regionales e internacionales de buscar desestabilizar el país al proporcionar a los rebeldes armamentos, dinero y otros insumos. La guerra recrudeció en Siria a partir de los enfrentamientos que se intensificaron entre los grupos que apoyan a Al Assad y los que lo combaten, como el Ejército Libre Sirio (ELS), Tahrir al Sham –antiguo grupo afiliado a Al Qaeda–, grupos kurdos, el Estado Islámico y Arabia Saudita, entre otros. Estos grupos de oposición combaten incluso entre sí debido a diferencias de orden religioso y político.

Por su parte, Al Assad abriga en sus filas al Ejército Árabe Sirio e Hizbulá, además del apoyo de Rusia e Irán. Entre tanto, otros países liderados por Estados Unidos acusaron en 2013 a Al Assad de utilizar gas sarín en contra de población civil.

La Organización de Naciones Unidas, tras una inspección, corroboró este atentado y amenazó con una serie de sanciones. Este hecho llevó a Norteamérica, bajo el mando de Barack Obama, a declarar que iban a intervenir con acciones militares en Siria. De este modo, tanto Rusia como Estados Unidos concertaron establecer un acuerdo que buscaba desarmar a Siria de sus armas químicas.
 

Lee también

Comentarios