Sube a 34 cifra de niñas muertas por incendio

Autoridades de Guatemala sostienen que las menores estaban bajo llave cuando las llamas se propagaron. Testimonios de exinternas revelan los abusos a los que eran sometidas las niñas en Hogar Virgen de la Asunción.
Enlace copiado
Enlace copiado
El número de adolescentes fallecidas en un incendio ocurrido el miércoles, en un refugio estatal en Guatemala, se elevó ayer a 34 mientras el país inicia oficialmente tres días de duelo nacional, informaron ayer autoridades. Los hospitales nacionales Roosevelt y San Juan de Dios confirmaron ayer más decesos. El periódico guatemalteco Prensa Libre reportó que de las 37 niñas que fueron ingresadas inicialmente ya fallecieron 15, lo que eleva el número de muertas a 34.

Otras víctimas permanecen con respiración artificial en situación crítica, indicaron las autoridades hospitalarias.

En una conferencia de prensa, el médico Carlos Soto, director del Hospital Roosevelt, dijo que en ese centro médico hay 14 niñas en condición grave y “pueden morir en cualquier momento”.

A su vez, el también médico Juan Antonio Villeda, director del hospital San Juan de Dios, indicó que en este se atiende a 10 menores en estado crítico.

Los funcionarios hospitalarios explicaron que algunas de ellas presentan quemaduras hasta de cuarto grado.

En tanto, frente a la puerta principal de Casa Presidencial, en el centro histórico de la capital, manifestantes colocaron carbón y muñecas de juguete en señal de protesta.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, envió un mensaje a través del canal del Gobierno, en el que reiteró su consternación por los hechos y dio cuenta que el Ejecutivo, a través de la Procuraduría General de la Nación (PGN), está accionando ante la Fiscalía, para que se hagan las investigaciones y se sancione a los responsables.

En una citación cumplida ayer en el Congreso, por parte de diputados de un partido de oposición, representantes de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) aseguraron que las menores permanecían encerradas en un aula.

El incendio se produjo cerca de las 9 de la mañana, cuando las adolescentes presuntamente prendieron fuego las colchonetas del refugio, dijo el titular de la Secretaría de Bienestar Social (SBS), Carlos Rodas. El miércoles en el lugar murieron 19 de las adolescentes, confirmaron las autoridades.

Aparentemente fueron encerradas allí tras ser recapturadas por la Policía Nacional Civil (PNC) el martes, tras una fuga masiva.

Luego de la tragedia, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) llamó ayer a los gobiernos de la región para cesar con la institucionalización de menores (ver nota aparte).

Morales culpa al Estado

El presidente Morales calificó de “triste” y “lamentable” el hecho. “Es verdaderamente triste y lamentable que decenas de niños y niñas puedan morir en una situación como se dio, y que esto puede volver a suceder en todos los lugares donde nosotros, como Estado, no estamos poniendo la atención debida”, afirmó.

“Estamos convencidos de que esas cosas no debieran pasar y convencidos de que la responsabilidad como país no se la podemos echar a nadie más, sino a nosotros mismos”, añadió.

También agregó: “(Lamento) los extremos que tienen que pasar para que nosotros realmente reaccionemos. Muchos hablamos, pero después dejamos de hacer lo más importante que es actuar. Se señala, se dice, pero poco se hace”.

El mandatario dijo a periodistas que personalmente participó en junio del año pasado en una mesa técnica para resolver los problemas de dicho centro de refugio de menores, seis meses después de haber asumido el poder, con el objetivo de “desconcentrar” a los menores internos y considerar su posible cierre.

El centro, originalmente creado para recibir a menores desprotegidos, fue en años recientes un destino al que jueces remitían a menores en conflicto con la ley, todo lo cual dio lugar a que convivieran, en áreas separadas, hombres y mujeres.

“Mi hermana ha muerto. No es justo tanto dolor. Tantas familias de luto”, aclamaba entre sollozos desgarradores una mujer, a las puertas del Instituto Nacional de Ciencias Forense (Inacif), donde se amontonan los cadáveres.

Este testimonio es solo uno de los muchos que se han escuchado durante las últimas horas. Decenas de personas recuerdan a las fallecidas en diversos enclaves, mientras los familiares y la sociedad piden justicia por sus niñas.

“Nos violaban. Nos golpeaban. Nos obligaban a abortar (...) lo único que hacían era pegarnos, matarnos de hambre, violarnos”, gritaba una joven a las afueras del Hogar Virgen de la Asunción.

Esta joven estuvo durante 9 meses recluida allí, por fugarse de su casa junto a su hermano, y fue víctima de estos ataques, propinados por los trabajadores y las responsables del lugar, según su versión.

Ella es una de las voces que se ha levantado para denunciar las supuestas agresiones que se producían en el refugio.

La Fiscalía investiga las causas del incendio y también las denuncias que proliferan sobre violaciones físicas y sexuales, agresiones, maltratos y vejaciones desde hace años.

Tags:

  • Guatemala
  • incendio
  • Hogar Virgen de la Asuncion
  • internas
  • Unicef

Lee también

Comentarios

Newsletter