Lo más visto

Sube el tono ante encuentro Tillerson-Lavrov

Estados Unidos y el resto de países del G7 coincidieron ayer en que no puede haber una solución militar al conflicto en Siria.
Enlace copiado
Sube el tono ante encuentro Tillerson-Lavrov

Sube el tono ante encuentro Tillerson-Lavrov

Enlace copiado
La tensión entre Estados Unidos y Rusia tras los últimos acontecimientos en Siria aumentó ayer, un día antes de que el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, se reúna en Moscú con su homólogo ruso, Serguei Lavrov, y quizás también con el presidente ruso, Vladimir Putin.

“Es evidente que las relaciones ruso-estadounidenses están pasando por su momento más difícil desde el final de la Guerra Fría”, afirmó el Ministerio de Exteriores en Moscú, que amenazó a Washington con posibles represalias por su ataque contra una base del Gobierno sirio si no se solucionan los problemas existentes.

En un presunto ataque con gas tóxico contra una localidad rebelde en la provincia de Idlib murieron más de 80 personas la semana pasada. Occidente culpa al gobierno de Damasco, que niega su responsabilidad. En respuesta a lo ocurrido, Estados Unidos atacó una base aérea siria, lo que fue duramente condenado por Moscú.

Poco después del ataque, Rusia aseguró que el Ejército sirio fue responsable del bombardeo, pero que la sustancia tóxica partió de una fábrica de armas químicas de los rebeldes, algo que estos niegan.

Putin anunció ayer que Rusia pedirá que Naciones Unidas investigue el incidente con armas químicas y calificó lo ocurrido como una provocación de los rebeldes.

El presidente ruso aseguró que Moscú tiene datos de inteligencia sobre actuaciones similares planeadas en otras partes de Siria. Por ejemplo, habría planes para lanzar sustancias en los alrededores de Damasco y culpar de ello al Gobierno. Además, aseguró que el bombardeo estadounidense recuerda al ataque de 2003 contra Irak, que derivó en el surgimiento del grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Tillerson, por su parte, participó el lunes en Italia en un encuentro del G7 y desde allí llamó a Rusia a elegir entre estar junto a Estados Unidos y sus aliados o con el gobierno sirio de Bashar al Assad, Irán y la milicia libanesa Hizbolá.

Horas después, Lavrov anunció que el viernes mantendrá un encuentro con los ministros de Exteriores de Siria e Irán, Walid al-Muallem y Mohamed Yawad Zarif.

Antes de volar hacia Moscú, Tillerson acusó desde Italia a Rusia de fracasar a la hora de evitar el uso de armas químicas por parte del gobierno de Al Assad.

“No está claro si Rusia falló a propósito en sus obligaciones o si fue incompetente. Pero esa distinción no importa mucho a los muertos. No podemos permitir que esto ocurra de nuevo”, dijo.

Lee también

Comentarios