Sujeto mata a tres personas en San Bernardino

El hombre fue capturado ayer. Había publicado en redes sociales su odio contra los blancos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Un hombre que mató aleatoriamente a tres personas ayer en las calles del centro de Fresno gritó en árabe “Dios es grande” durante su arresto y había publicado en redes sociales que despreciaba a la gente blanca, informaron las autoridades.

Kori Ali Muhammad, de 39 años, fue arrestado poco después de los ataques en los que murieron tres hombres blancos, comentó la policía.

Muhammad, de raza negra, realizó 16 disparos en cuestión de un minuto y en cuatro lugares distintos en un tramo de una cuadra.

Caminó hasta un camión y baleó a un empleado de Pacific Gas & Electric Co. que estaba en el asiento del pasajero, señalaron las autoridades. El conductor aceleró hacia el departamento de Policía en busca de ayuda para su compañero, que falleció. Otra de las víctimas fue abatida en el estacionamiento de un edificio de Caridades Católicas.

“Las víctimas de hoy no hicieron nada para merecer eso”, dijo el jefe de Policía de Fresno, Jerry Dyer. “Estos fueron ataques no provocados por parte de un individuo que salió hoy con la intención de matar. Y lo logró”.

Es demasiado pronto para decir si Muhammad, quien era indigente, tenía vínculo a alguna causa o grupo extremista, subrayó Dyer.

Muhammad también era buscado en relación con un tiroteo ocurrido la semana pasada, en el que murió el guardia de seguridad de un motel de Fresno que acudió al reporte de un altercado. El guardia de seguridad también era de raza blanca.

El martes, las autoridades vieron a Muhammad mientras corría y lograron detenerlo, señaló la policía. Dijo que le disparó a una cuarta persona, pero falló. La policía aún buscaba ayer el revólver.

El tiroteo ocurrió a las afueras de un edificio de Caridades Católicas, pero la portavoz Teresa Domínguez no cree que el sospechoso esté relacionado con la organización.

Sayed Ali Ghazvini, el imán del Centro Cultural Islámico de Fresno, dijo que Muhammad no era miembro de su congregación y que no lo reconocía. El clérigo dijo que está consultando con otros líderes de la fe en la zona.

“Estamos un tanto impactados y sorprendidos por lo sucedido”, dijo Ghazvini. “Lamentamos mucho lo sucedido. Ofrecemos nuestras condolencias a las víctimas y oramos por ellas y sus familiares”.

Después del tiroteo, el portavoz de la ciudad Mark Standriff comentó que se cerraron temporalmente las oficinas del condado y se exhortó a la población a buscar resguardo.

California vivió otro tiroteo el 10 de abril, cuando Cedric Anderson ingresó al salón de educación especial en el que su esposa daba clases, la mató a balazos a ella y al estudiante mexicano Jonathan Martínez, antes de suicidarse.

El objetivo de Anderson era Karen Smith, pero sus disparos también impactaron a Martínez y a Nolan Brandy, de nueve años de edad y quien el viernes salió del hospital.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter