Lo más visto

Superviviente de violento alud cuenta su odisea

Una mujer que emergía de una corriente de lodo se convirtió en símbolo de esperanza.
Enlace copiado
Enlace copiado
Mientras luchaba contra una gigantesca masa de lodo que amenazaba con arrancarle la vida, Evangelina Chamorro pensaba en sus dos hijas. “¿Qué será de sus vidas sin madre y sin padre?”, se preguntaba mientras era arrastrada junto a cerdos, vacas y un contenedor de acero.

Evangelina, de 32 años, habló en la víspera con la prensa y recordó los momentos más duros que vivió hace una semana y que la catapultaron como el símbolo de la resistencia ante los aludes que han destruido más de 800 pueblos en Perú.

Antes de que la avalancha se la llevara, Evangelina y su marido –Armando Rivera– lucharon durante media hora agarrados de un palo incrustado en el suelo de su corral, donde criaban siete cerdos en el sureste de Lima. Sin embargo, el tronco se rompió y ambos fueron arrastrados. Armando, de 49 años, pudo escapar del alud, pero ella desapareció bajo el lodo.

Evangelina conoció la furia del agua desde niña.

Nació cerca del río Amazonas, el más caudaloso del mundo, y ahí aprendió a nadar.

El miércoles 15 de marzo, cuando fue arrastrada por la corriente, su larga cabellera negra absorbió el lodo como una esponja y el peso fue tan grande que comenzó a empujar su cabeza dentro del charco, por lo que el fango comenzó a entrar por su boca. Evangelina escupió, levantó el rostro y gritó por auxilio, pero nadie la escuchó en medio de los inmensos arenales de la costa limeña del Pacífico.

Su muerte era casi segura, pero ella dice que de pronto Dios mandó el contenedor de acero que se incrustó en un puente y contuvo la inmensa avalancha.

Evangelina tuvo suerte.

Hasta el momento las cifras arrojan 84 peruanos fallecidos y 20 desaparecidos desde inicios de año por efecto de las lluvias, avalanchas y desbordes de ríos en toda la costa del Pacífico, causados por el fenómeno climático El Niño Costero.

En las imágenes se aprecia el momento en que las aguas enlodadas calman su ira.

Evangelina sale y camina hasta que se desploma inconsciente cerca de la orilla. La imagen de la mujer emergiendo en medio del gigantesco charco se volvió viral. Se hizo una inspiración.

Lee también

Comentarios