Internacionales Edita Hrdá Directora ejecutiva de SEAE

Tenemos interés de trabajar con la región”

Edita Hrdá, alta representante de la Unión Europea, habla sobre la reunión de la CELAC que al final se canceló y también la imagen que proyecta El Salvador.
Enlace copiado
Edita Hrdá / Directora ejecutiva de SEAE

Edita Hrdá / Directora ejecutiva de SEAE

Enlace copiado

Seguridad, derechos humanos, derechos de la mujer, juventud y pequeña empresa son los pilares de las relaciones entre El Salvador y la Unión Europea (UE), de acuerdo con lo que explica Edita Hrdá, directora ejecutiva para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE).

La alta representante de la UE estuvo de gira en el país para visitar importantes proyectos de cooperación, entre ellos Ciudad Mujer.

Hrdá, nacida en Praga, habló acerca del interés que tiene el bloque de los 28 países que representa en reactivar el diálogo con los países de la CELAC.

“Creo que es importante en ese sentido, es difícil, lo que hay que asegurar es la seguridad. La seguridad para la inversión, y la seguridad para los ciudadanos para que los posibles inversores se sientan seguros”.

La cumbre regional estaba programada para celebrarse en El Salvador en octubre pasado, pero quedó suspendida luego de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, pidió que se usara la plataforma para realizar una reunión enfocada sobre la situación crítica en ese país.

Según la directora ejecutiva del SEAE, la UE ha sido respetuosa con la decisión de los países miembros de la CELAC de no llevar a cabo la reunión. Sin embargo, el bloque mantiene el interés en que la cumbre sea una realidad en el futuro cercano.

Los países de la Unión Europea están entre los principales cooperantes para El Salvador, tanto para el gobierno central como para iniciativas de desarrollo local. Hrdá conversa en esta entrevista sobre la percepción de El Salvador en la comunidad internacional, desde la organización de la que ella forma parte.

“Cada uno de nuestros países está buscando políticas internas que protejan a la población. 
Sin duda, la migración es un fenómeno general. Lo vemos por todos los lados. La Unión Europea  misma tiene sus problemas con la migración”.

¿Cómo evalúa el clima de inversión en El Salvador, tomando en cuenta que los principales partidos políticos no han logrado un acuerdo fiscal y que la embajadora de Estados Unidos en El Salvador ha señalado que faltan más esfuerzos para erradicar la corrupción en el país?

El crecimiento, poner en marcha la economía, apoyar la economía es siempre muy complicado. Especialmente en los tiempos cuando la situación mundial no es muy favorable y tenemos países en el mundo donde no hay crecimiento. Lo que vemos acá en El Salvador es muy positivo porque vemos crecimiento en el PIB. Nos parece importante (sobre) los proyectos para los pequeños empresarios porque eso crea la cultura de emprendimientos de negocios. Esa es una de las ramas que nos gustaría apoyar acá en El Salvador.

Las políticas del Gobierno siempre dependen de la buena voluntad del Gobierno y de la oposición. Eso a mí no me pertenece (evaluarlo).

¿Qué sectores se podrían involucrar, además del Gobierno, para atraer más inversión de aliados europeos?

Creo que es importante en ese sentido, (aunque) es difícil, lo que hay que garantizar es la seguridad. La seguridad para la inversión, y la seguridad para los ciudadanos para que los posibles inversores se sientan seguros de que no crezcan los gastos por la necesidad de proteger las propiedades para ver algo en futuro.

Necesitan apoyo, apertura. Si un empresario está pensando: ‘dónde abro mi próxima fábrica’, entonces está mirando si el país crece, si las condiciones para los futuros empleados son buenas o no. Me parece que asegurar ese ambiente es importante. Eso es lo que se necesita para atraer no solamente a los inversores europeos.

¿Cuál es el estado de las relaciones UE-CELAC, teniendo en el panorama que ya no se celebrará la reunión que se tenía programada para octubre?

La Unión Europea siempre ha estado con la buena voluntad y con la esperanza de poder colaborar y trabajar con las Américas, hablando de América Latina y el Caribe como conjunto. Por eso aprecio mucho cuando surgieron esos encuentros a nivel de los presidentes de CELAC y la Unión Europea. Ahora con la situación interna de CELAC, desgraciadamente no había la posibilidad de celebrar la cumbre. Sin duda alguna es asunto interno del CELAC y así lo tratamos. Por eso vengo a hablar con la Presidencia, quien es nuestra contraparte en eso. Tengo que decir que la Presidencia salvadoreña hizo mucho trabajo en toda la preparación. Lo único que no se llevó a cabo es la reunión.

Todas las reuniones preparatorias, todos los encuentros, todos los eventos, empezando por tipo de conferencias, me parece que era muy positivo en el nivel de trabajo.

Había unas circunstancias políticas por las cuales no se ha dado, pero todo lo de alrededor e incluso, lo que es muy importante, que es la relación entre instituciones, la relación entre las personas, eso sí se llevó a cabo. No solamente acá en El Salvador, sino en Buenos Aires, en México, tuvimos encuentros de la UE-CELAC, hablando de mujeres, incluso con invitados de Canadá. (Nota: este país norteamericano no es miembro de la CELAC). Me parece importante que estamos hablando sobre el continente y sobre los derechos de mujeres.

La Presidencia hizo un muy buen trabajo en todo eso. Ahora estamos trabajando para ver si habrá algún tipo de encuentro, talvez no en el nivel presidencial pero talvez en el nivel de los cancilleres. Eso es algo que voy a hablar con el señor canciller (de El Salvador, Hugo Martínez).

¿Por qué la UE se distanció de esa cumbre?

Nosotros no nos distanciamos. Era voluntad de CELAC no celebrar la cumbre. Nosotros hemos aceptado la voluntad de la contraparte.

¿Estarían dialogando con el canciller la posibilidad de hacerla en 2018?

En el futuro. Eso depende de la decisión de CELAC, no de la nuestra. Nosotros (UE) estamos preparados para escuchar cuál es la voluntad de la contraparte y vamos después a pensar en las ideas y en aceptar, o no. Tenemos gran interés de trabajar con la región. No queremos perder la gran oportunidad, ni todo el trabajo que se hizo. Toda la gente con una gran esperanza estaba trabajando para preparar las circunstancias y tener todo bien hecho para la reunión, y queremos aprovechar para otra oportunidad.

En temas regionales, ¿cree que la nueva fase de diálogo entre Gobierno y oposición en Venezuela tendrá resultados en este nuevo esfuerzo que se está llevando a cabo en República Dominicana?

La UE desde el principio dice que la solución debe llegar desde Venezuela misma. Es decisión de los venezolanos. Sin un diálogo no se llega a buen futuro del país. Apoyamos el diálogo, pensamos que es muy importante, siempre dijimos que es importante que la región apoye a Venezuela. Nos gustó la idea que países amigos puedan acompañar el proceso. Sabemos, también, que la oposición está dividida en lo que piensan sobre el diálogo.

Estamos muy preocupados por la situación interna del país, por la escasez de medicamentos, por la escasez de comida para la gente, por la inseguridad. No es buena señal para el Estado. Estamos dispuestos a ayudar al Gobierno para resolver esos problemas. Sabemos que no es fácil, nos gustaría ver un proceso bien definido acerca de las próximas elecciones, un acuerdo sobre los futuros pasos que va a dar el país.

Cuando hay un acercamiento de ambas partes que no están de acuerdo hay que buscar compromisos.

Nosotros (UE) aplicamos la primera fase de sanciones al Gobierno venezolano. Hay que decir que son una expresión de gran preocupación por lo que está pasando. Decimos que las dos partes tienen que entender esas sanciones como un gesto de preocupación y estamos tratando de ayudarles a buscar el camino.

¿Cómo pueda ayudar la región?

Hablando se entiende la gente. Ayudar a llevarlos a la mesa, acercar opiniones. Algunos ejemplos del mismo pasado, son diferentes culturas políticas, diferentes experiencias con la democracia. Se entienden mucho mejor los países vecinos, con cultura parecida que alguien que vive muy lejos.

Desde su punto de vista, ¿qué importancia tiene el Triángulo Norte de Centroamérica –Guatemala, Honduras y El Salvador– para las relaciones UE-Estados Unidos?

Me parece que Estados Unidos tiene otro tipo de política con el Triángulo Norte porque para ellos es una zona fronteriza, casi son vecinos. Miran a la región un poco de diferente ángulo, pero sin duda compartimos los mismos valores y sabemos que hay cierto tipo de preocupación sobre lo que está pasando en el Triángulo Norte. Por eso la UE participó en la reunión que se ha dado en Miami en junio (Hrdá se refiere a la Conferencia sobre Prosperidad y Seguridad en Centroamérica) y estamos viendo las posibilidades de colaborar de alguna forma o por lo menos complementar algunas políticas nuestras acá en esta parte del mundo con lo que está haciendo EUA para que no hagamos lo mismo los dos, sino que sea complementario.

Tenemos proyectos específicos dedicados a la parte de justicia, seguridad, esos son proyectos que también son importantes para Estados Unidos. Estamos viendo trabajar lado a lado. Otro país muy interesado en todo eso es Canadá. Estamos buscando proyectos complementarios o juntos con Canadá.

¿Cree que las políticas de inmigración que ha tomado la administración en Estados Unidos están dividiendo a América, o irían contrarias a todos estos esfuerzos de unirse por el desarrollo del Triángulo Norte?

Me parece que no pertenece (en esta ocasión) comentar las políticas de otro Estado. Cada uno de nuestros países está buscando políticas internas que protejan a la población. Sin duda, la migración es un fenómeno general. Lo vemos por todos los lados. La UE misma tiene sus problemas con la migración y también tenemos nuestras políticas migratorias. Siempre depende cómo se ejercen, qué tipo de proyectos uno aplique. Lo importante es la seguridad interna de los países.

Eso sin duda es lo mismo para El Salvador como para la Unión Europea. Hay que mirar las cosas de los dos lados y tratar de ejercer las mejores políticas posibles.

¿Qué inversiones estaría pensando desarrollar la UE en El Salvador, en un futuro?

No invertimos (como bloque de países). Podemos apoyar proyectos con el financiamiento que tenemos a nuestra disposición con la cooperación. Tenemos ciertas prioridades para cada país. Es mucho el énfasis que se hace sobre la seguridad, la juventud, las mujeres y apoyo a las pequeñas empresas. Me parece que esos son los pilares básicos en los cuales también nos vamos a concentrar en el futuro.

Cualquier buena idea que tengan, bienvenida.

Lee también

Comentarios

Newsletter