Lo más visto

Más de Internacionales

“Todo lo que teníamos desapareció”, lamentan sobrevivientes de terremoto en Italia

Varias horas después de la conmoción registrada por el terremoto a las 01:36 GMT, bomberos, perros de rescate y voluntarios aún buscaban sobrevivientes, mientras que bulldozer comenzaban a limpiar los escombros.
Enlace copiado
“Todo lo que teníamos desapareció”, lamentan sobrevivientes de terremoto en Italia

“Todo lo que teníamos desapareció”, lamentan sobrevivientes de terremoto en Italia

“Todo lo que teníamos desapareció”, lamentan sobrevivientes de terremoto en Italia

“Todo lo que teníamos desapareció”, lamentan sobrevivientes de terremoto en Italia

Enlace copiado
La localidad de Amatrice, en las montañas y a unos 100 kilómetros al noreste de Roma, es mayormente conocida como el lugar que dio origen a la amatriciana, una popular salsa para pastas en base a tocino, tomate y queso pecorino.

Pero luego de este miércoles también es sinónimo de muerte y destrucción, luego de que un devastador sismo de magnitud 6 destruyera su centro histórico y matara a decenas de sus residentes, según conteos no oficiales de medios italianos.

Varias horas después de la conmoción registrada por el terremoto a las 01:36 GMT, bomberos, perros de rescate y voluntarios aún buscaban sobrevivientes, mientras que bulldozer comenzaban a limpiar los escombros.

"Esta es una ciudad que fue completamente destruida", afirmó a dpa el estudiante Federico Rocchi. Se apresuró para llegar a Amatrice desde una localidad vecina, Collefiorito, donde no se registraron víctimas, para saber lo que había pasado.

"Sin electricidad, no podemos seguir las noticias por televisión, por lo que queríamos ver las cosas con nuestros propios ojos", explicó junto a su hermano, Giulio. "Perdimos a tantos amigos y conocidos", se lamentó Giulio.

A su alrededor, podía verse a gente llorando, abrazándose, hablando con familiares y parientes por teléfono y poniendo al día a aquellos que no lo habían logrado. Permanentemente ululaban las sirenas y sobrevolaban helicópteros. La escuela primaria colapsó horas después del terremoto inicial.

Prácticamente todos los residentes se encontraban demasiado conmocionados como para realizar declaraciones a periodistas.

Un hombre joven, con el telón de fondo de edificios colapsados, miraba desorientado, con un perrito bajo un brazo y una jaula de cotorra bajo el otro.

"Estamos bien, pero no quedó nada aquí, todo lo que teníamos desapareció", pudo escucharse conmovida a una mujer, mientras hablaba por teléfono. Se encontraba acampando en un parque con su esposo, su hija y su perro.

Serafina Pierini, una viuda que dijo que podía recordar el terremoto anterior en los '50, está sentada en un banco junto a otra anciana.

"No sé cómo estoy viva. Mi hijo me rescató, rompió una ventana, me levantó y me sacó con una escalera, escalón por escalón", contó Pierini.

El sismo de este miércoles fue tan grave como el que en 2009 devastó L'Aquila -una ciudad más grande del centro de Italia a unos 55 kiómetros de Amatrice-, donde murieron 309 personas.

Algunas horas después de que golpeara el sismo, mientras Amatrice aún se encontraba sumergida en la oscuridad y esperando los servicios de rescate, el alcalde Sergio Pirozzi dijo a medios italianos que "media localidad" resultó arrasada.

De los tres distritos que registraban víctimas, Amatrice es el mayor y sufrió la cifra más elevada de muertos.

Oficialmente cuenta con unos 2,700 habitantes, pero su población puede incrementarse hasta 20,000 en verano, explicó el ex alcalde Carlo Fedeli. Se esperaba un lleno total para este fin de semana, agregó, para un festival en honor del orgullo local, la pasta a la amatriciana.

"El momento para esto es muy malo: en invierno la localidad se vacía, solamente unas 1,000 personas se quedan aquí durante todo el año", comentó el ex alcalde.

Incluso cuando la prioridad inmediata sigue siendo rescatar sobrevivientes y recuperar cadáveres de entre los escombros, los problemas logísticos también presionan: miles que huyeron de sus casas en la oscuridad de la noche, a medio vestir, sin pertenencias personales, necesitarán recibir alimentos y un techo durante meses, si no años.

Voluntarios ya distribuían raciones de pasta y sándwiches en el parque de Amatrice, donde la policía estaba montando tiendas. Otras familias buscaron refugio en sus vehículos, listos para partir en caso de que se registraran más réplicas, mientras circulaban versiones de que ladrones tenían en la mira casas abandonadas, esperando encontrar objetos de valor.

"Dios sabe qué pasará con nosotros", expresó otra sobreviviente, Maddalena Alessandrini. "Mi casa está perdida", se encogió de hombros.

En Italia los sismos son frecuentes, pero el país tiene malos antecedentes en materia de reconstrucción de las ciudades dañadas, en parte por el desafío de restaurar los antiguos edificios que normalmente conforman la estructura de sus ciudades, pero mayormente por retrasos burocráticos y vinculados con la corrupción.

El ex alcalde Fedeli dijo que confiaba en que la comunidad de Amatrice se mantendrá fuerte pese a la adversidad.

"Somos orgullosa gente de montaña, no necesitamos rogarle a nadie. Pero cualquiera que mire el estado de este lugar verá cuánta ayuda necesitamos".

Tags:

  • sismo
  • italia
  • roma
  • terremoto
  • amatrice

Lee también

Comentarios