Lo más visto

Más de Internacionales

Tormenta política por el insulto de Trump a El Salvador y Haití

Furia e indignación se sentía en Washington, entre activistas, políticos, inmigrantes y otros sectores alrededor del mundo que condenaron el adjetivo con el que el presidente denominó a países.
Enlace copiado
Tormenta política por el insulto de Trump a El Salvador y Haití

Tormenta política por el insulto de Trump a El Salvador y Haití

Enlace copiado

La última tormenta política de la Casa Blanca de Trump estalló el jueves por la tarde cuando el periódico The Washington Post, citando a dos fuentes conocedoras de esas conversaciones, publicó que el presidente se había referido a El Salvador, Haití y países africanos como “agujeros de mierda” durante una reunión de las negociaciones bipartidistas sobre migración.

“El lenguaje utilizado por mí en la reunión de DACA (del martes) fue duro, pero ese no fue el lenguaje empleado. Lo que fue realmente 
duro fue la extravagante propuesta hecha, un gran paso atrás para DACA”.
Donald Trump, presidente de EUA

Trump negó ayer en varios mensajes de Twitter haber usado esa expresión, aunque sí admitió que el lenguaje que empleó fue “duro”.

Sin embargo, el senador demócrata Dick Durbin, que estaba allí cuando Trump hizo esas afirmaciones, aseguró ayer que el mandatario sí dijo esas palabras. Y las usó más de una vez.

La exsecretaria de Estado y excandidata a la Presidencia en las elecciones de 2016 Hillary Clinton calificó ayer de “ignorantes y racistas” los comentarios del presidente.

“Estamos sometidos a las opiniones ignorantes y racistas de Trump respecto a cualquiera que no se le parezca”, lamentó Clinton a través de Twitter.

También el exaspirante presidencial por el Partido Demócrata el senador Bernie Sanders utilizó las redes sociales para expresar su absoluto rechazo a las controvertidas palabras del mandatario.

“Estas declaraciones insultantes y censurables de ninguna manera reflejan las virtudes de sabiduría, moderación y discernimiento que deben ser cultivadas por cualquier alta autoridad política”.
Jovenel Moise,  presidente de Haití

“Los republicanos del Congreso deben ahora hacer acopio de coraje y alzarse contra las incoherencias racistas de ese genio estable que es el presidente”, dijo Sanders, quien en las últimas elecciones disputó a Clinton la candidatura presidencial demócrata.

“Señor presidente, ¿es usted racista?”, “¿Va a pedir una disculpa por sus palabras?”, espetaron ayer periodistas estadounidenses contra el presidente luego de que este dirigió una conferencia en honor del Día de Martin Luther King Jr. en la Casa Blanca. Trump ignoró las preguntas y abandonó de inmediato el lugar.

El martes, en medio de la negociación para llegar a un acuerdo entre republicanos y demócratas para una reforma migratoria, dos senadores que se reunieron con Trump le propusieron que los inmigrantes salvadoreños y de otros países puedan volver a contar con un estatus especial de residencia.

“Como líder de nuestra nación, su comportamiento es inaceptable. (Debe disculparse con los estadounidenses) y con los países que tan maliciosamente denigró”.
Mia Love, congresista republicana e hija de inmigrantes haitianos

Las declaraciones atribuidas a Trump provocaron una oleada de indignación en todo el mundo. En tanto, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU reaccionó con indignación.

Desde África llegaron duras críticas. La portavoz de la Unión Africana (UA), Ebba Kalondo, dijo que las declaraciones de Trump van contra “todo comportamiento y práctica aceptada”.

También desde las propias filas republicanas de Trump se escucharon críticas. La congresista republicana de Utah Mia Love, hija de inmigrantes haitianos, pidió al presidente que se disculpe por sus palabras.

“Señor presidente, es probable que los inmigrantes de El Salvador, Haití y los 54 países de África hayan ayudado a construir sus edificios”.
Chelsea Clinton, hija de Hillary y Bill Clinton

“Los comentarios del presidente son desagradables, divisivos, elitistas y van contra nuestros valores”, dijo Love en un mensaje en Twitter. “El presidente tiene que pedir perdón tanto al pueblo estadounidense como a las naciones que ha calumniado deliberadamente”.

Trump ha dicho de sí mismo que es “la persona menos racista que podrían conocer”.

El senador demócrata Richard Blumenthal, de Connecticut, calificó las palabras del mandatario de “racismo descarado”.

Los haitianos reaccionaron ayer con indignación, el mismo día del aniversario del devastador terremoto de 2010, uno de los peores desastres en la historia de la nación caribeña.

“Estos comentarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, son sorprendentes y vergonzosos. Lo siento, pero no pueden ser definidos de otra manera que como racistas”.
Rupert Colville,  Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los DDHH

El gobierno del presidente Jovenel Moise emitió una enérgica declaración por lo que calificó de descripción “racista” de Haití. Dijo que “estas declaraciones insultantes y censurables de ninguna manera reflejan las virtudes de sabiduría, moderación y discernimiento que deben ser cultivadas por cualquier alta autoridad política”.

Además, el embajador de Estados Unidos en Panamá presentó ayer su renuncia como acto de protesta y dijo que ya no podía trabajar para Trump. La Casa Blanca aseguró que su embajador, John Feeley, renunció a su cargo el pasado miércoles por motivos personales.

Lee también

Comentarios