Lo más visto

Trump amenaza con revertir el deshielo si no hay cambios en Cuba

El presidente electo de EUA busca lograr un mejor acuerdo que el impulsado por Barack Obama. La Casa Blanca cree que no será tan fácil para Trump revertir los acuerdos incluidos en la reapertura.
Enlace copiado
Trump amenaza  con revertir  el deshielo si no hay cambios en Cuba

Trump amenaza con revertir el deshielo si no hay cambios en Cuba

Trump amenaza  con revertir  el deshielo si no hay cambios en Cuba

Trump amenaza con revertir el deshielo si no hay cambios en Cuba

Enlace copiado
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó ayer con poner fin al acercamiento diplomático a Cuba a no ser que el Gobierno cubano firme con él “un acuerdo mejor”, una advertencia que pone en jaque el futuro del deshielo con la isla, cuyos líderes se resisten a negociar sobre su política interna.

“Si Cuba no está dispuesta a hacer un acuerdo mejor para el pueblo cubano, los cubano-estadounidenses y Estados Unidos en su conjunto, pondré fin al acuerdo”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Con ese mensaje, el presidente electo reforzó la línea dura que ha adoptado hacia Cuba desde el sábado, cuando reaccionó a la muerte del expresidente cubano Fidel Castro con un comunicado en el que prometía actuar para que el pueblo cubano pudiera “iniciar finalmente su camino hacia la prosperidad y libertad”.

Está por ver si, cuando llegue al poder el próximo 20 de enero, Trump da seguimiento a esa amenaza con una oferta de renegociación al Gobierno cubano de los acuerdos alcanzados con el actual presidente, Barack Obama, para restablecer las relaciones diplomáticas y normalizar gradualmente los lazos entre las naciones.

Un portavoz de Trump, Jason Miller, aseguró que las prioridades del magnate republicano en su política hacia Cuba serán “la liberación de los presos políticos, el retorno de los fugitivos de la justicia estadounidense y también la libertad política y religiosa para todos los cubanos que viven bajo opresión”.

“El presidente electo quiere ver libertad en Cuba y un buen trato para los estadounidenses, en el que no nos tomen por tontos”, afirmó Miller en una conferencia de prensa.

Las demandas de libertad política y religiosa para los cubanos prometen toparse con una fuerte resistencia del gobierno de Raúl Castro, que no se abre a negociar sobre ese tipo de temas, como demuestra el lento avance del diálogo bilateral sobre derechos humanos en los últimos dos años.

“Los cubanos no van a hacer concesiones sobre su política nacional”, explicó William LeoGrande, experto en Cuba de la American University y autor de un libro sobre el proceso de deshielo, quien matizó que si lo que quiere Trump son cambios en la “relación bilateral”, es posible que Raúl Castro sea “flexible”.

La Casa Blanca advirtió ayer a Trump que le resultaría difícil desmontar la apertura a Cuba que ha realizado el presidente Barack Obama.

En una rueda de prensa en Washington, el portavoz Josh Earnest aseguró que precisamente por esa dificultad, al aún mandatario no le preocupan las declaraciones de su sucesor.

“Deshacer esa política tendrá un impacto económico en Estados Unidos y en Cuba”, manifestó el vocero. “No es tan simple como el trazo de un bolígrafo porque hay consecuencias por hacerlo”, dijo, en referencia a la posibilidad de que Trump revierta las acciones de Obama en este tema mediante decretos presidenciales.

La preservación del acuerdo va a depender de que el Gobierno de la isla “abra un proceso político y esté dispuesto a hacer cambios reales”, una posibilidad muy remota, opinó Jaime Suchlicki, director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-americanos (ICCAS) de la Universidad de Miami (UM).

Llega primer vuelo comercial

El primer vuelo comercial entre Miami y La Habana en más de 50 años aterrizó ayer en la capital de Cuba, coincidiendo con el inicio de las honras fúnebres de Fidel Castro y con la amenaza de Trump de revertir la apertura hacia la isla.

El avión de American Airlines despegó por la mañana (local) de la ciudad de Florida y aterrizó menos de una hora más tarde en La Habana. Fue el primer vuelo directo a la capital, pero no el primero a Cuba desde Estados Unidos.

El 31 de agosto de este año se retomaron los enlaces aéreos comerciales entre los dos países desde 1961. El primero fue uno operado por Jetblue.

Despegó del aeropuerto de Fort Lauderdale, en Florida, y aterrizó en Santa Clara con el secretario de Transporte de Estados Unidos, Anthony Foxx, a bordo.

Todas las compañías que operan son estadounidenses. De momento, las restricciones para compañías cubanas siguen vigentes.

A pesar de la reanudación de vuelos comerciales directos, los estadounidenses siguen teniendo prohibido hacer turismo en Cuba por el embargo.

No obstante, Obama flexibilizó los trámites por los que pueden acogerse a 12 formas para viajar, aduciendo, por ejemplo, intereses culturales, académicos o religiosos. Los cubano-estadounidenses pueden viajar a Cuba para ver a sus familiares sin restricciones desde 2009.

“Hay hasta 110 vuelos diarios previstos para despegar de Estados Unidos y aterrizar en Cuba en los próximos meses”, dijo el portavoz de la Casa Blanca.

Mientras tanto, los aliados políticos de los países que forman parte de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) serán los grandes protagonistas de los funerales del expresidente cubano.

Nicolás Maduro, de Venezuela; Daniel Ortega, de Nicaragua; el boliviano Evo Morales; y el ecuatoriano Rafael Correa ya han confirmado su asistencia y llegarían a Cuba entre ayer por la noche y hoy en la mañana.

Creada en 2004 por impulso de Fidel Castro y Hugo Chávez, ALBA reúne a países contrarios a los planteamientos de Washington en la región.

Por su parte, México estará representado por su presidente, Enrique Peña Nieto, quien destacó las buenas relaciones históricas entre ambos países.

Tags:

  • estados unidos
  • cuba
  • fidel castro
  • donald trump
  • barack obama
  • embargo

Lee también

Comentarios