Trump le impone más sanciones a Pyongyang

El presidente acotó que lo que se busca es “la desnuclearización”.

Enlace copiado
Trump le impone más sanciones a Pyongyang

Trump le impone más sanciones a Pyongyang

Enlace copiado

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer nuevas sanciones unilaterales contra Corea del Norte, que buscan cortar los fondos al programa de misiles balísticos al restringir aún más el comercio con el país asiático.

“Anuncio una nueva orden ejecutiva que expande significativamente la autoridad (de Estados Unidos) para perseguir a individuos, compañías e instituciones financieras que financian y facilitan el comercio con Corea del Norte”, dijo Trump durante un almuerzo con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

“Los bancos extranjeros afrontarán una amenaza clara: hacer negocios con Estados Unidos o facilitar el comercio con el régimen sin leyes de Corea del Norte”, agregó Trump.

El presidente estadounidense aseguró que la nueva orden ejecutiva proporciona “poderosas nuevas herramientas” al Departamento del Tesoro y que el régimen de Pyongyang “ya no podrá contar con que otros faciliten sus actividades comerciales y bancarias”.

“Llamamos a todas las naciones responsables a que implementen las sanciones de la ONU e impongan sus propias medidas como estas”, instó Trump.

El presidente estadounidense aseguró, además, que el Banco Central de China ha decidido poner fin a sus transacciones financieras con Corea del Norte, aunque Pekín no ha confirmado por ahora ese extremo.

Cuando un periodista preguntó si todavía era posible mantener conversaciones con Corea del Norte, Trump respondió: “¿Por qué no?”

El presidente surcoreano valoró durante el encuentro el anuncio de Trump y también la decisión de China de restringir los contactos bancarios con Corea del Norte, y confió en que esos pasos “contribuirán a una desnuclearización completa de Corea del Norte”.

Trump también se reunió por separado con Moon y con Abe, y en su reunión con el primero criticó el acuerdo comercial con Corea del Sur alcanzado por su predecesor, Barack Obama, del que dijo que es “muy malo para Estados Unidos y muy bueno” para Seúl.

Lee también

Comentarios

Newsletter