Lo más visto

Trump pone a parientes en equipo de transición

Tres de sus hijos adultos y su yerno están incluidos, lo que genera dudas sobre si podrá separar sus negocios de la Casa Blanca. También se respalda en republicanos del ala más radical.
Enlace copiado
Jared KushnerEs el esposo de Ivanka Trump e hijo de un importante empresario inmobiliario.

Jared KushnerEs el esposo de Ivanka Trump e hijo de un importante empresario inmobiliario.

Donald Trump Jr. Hijo mayor del magnate y vicepresidente de la Organización Trump. Es aficionado a la caza.

Donald Trump Jr. Hijo mayor del magnate y vicepresidente de la Organización Trump. Es aficionado a la caza.

Ivanka Trump Exjueza del programa “The Apprentice” y actual vicepresidenta de la Organización Trump.

Ivanka Trump Exjueza del programa “The Apprentice” y actual vicepresidenta de la Organización Trump.

Eric Trump Es el tercer hijo del millonario. Es vicepresidente de la Bodega Trump.

Eric Trump Es el tercer hijo del millonario. Es vicepresidente de la Bodega Trump.

Todo queda en familia. El presidente electo de Estados Unidos se dispone a saludar a su esposa, Melania, durante la noche de elección. También aparece en la fotografía, en el extremo izquierdo, su hijo menor, Barron (de 10 años). A la derecha se encuentran Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner.

Todo queda en familia. El presidente electo de Estados Unidos se dispone a saludar a su esposa, Melania, durante la noche de elección. También aparece en la fotografía, en el extremo izquierdo, su hijo menor, Barron (de 10 años). A la derecha se encuentran Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner.

Trump pone a parientes en equipo de transición

Trump pone a parientes en equipo de transición

Enlace copiado
Tres de los hijos adultos de Donald Trump, el presidente electo de Estados Unidos –Donald Jr., Eric e Ivanka– son parte del comité ejecutivo de transición, junto con Jared Kushner, el esposo de Ivanka. Kushner jugó un papel importante en la campaña de Trump y se le vio durante la reunión del jueves con el jefe de gabinete del presidente Barack Obama en la Casa Blanca.

La inclusión de sus hijos genera dudas sobre el papel que la familia de Trump representará en la Casa Blanca –así como la capacidad del empresario para cortar vínculos entre su gobierno y su lucrativo negocio familiar– luego de que el empresario mencionó en repetidas ocasiones durante su campaña que sus hijos adultos no lo seguirían a Washington y que en su lugar se quedarían a administrar la Organización Trump.

Trump, quien basó parte de su campaña en el compromiso de “drenar el pantano” de políticos de carrera, sorprendentemente cuenta con varios personajes con largo historial político en su equipo.

Además, ascendió al vicepresidente electo, Mike Pence, para encabezar las operaciones del equipo de transición.

La medida, una de las primeras decisiones claves en un momento en el que Trump pasa de la campaña al Gobierno, representa un descenso para el gobernador de New Jersey, “Chris” Christie, quien había realizado la planeación de transición del empresario durante varios meses.

Tras la sorpresiva victoria de Trump el pasado martes, su equipo comenzó a embarcarse en la tarea de conformar un Gobierno, una enorme obligación que posiblemente requiera que Trump altere su estilo de dirigir las cosas él mismo para recurrir a personajes externos a su círculo de confianza. Se ha movilizado para identificar a personas capaces de ocupar altos cargos en la Casa Blanca y posiciones en su gabinete, un gran desafío que debe solucionarse antes de que el empresario sea investido el 20 de enero.

En un comunicado emitido el viernes, Trump dijo que Pence “trabajará con las bases” que sentó Christie.

“Juntos comenzaremos con la urgente tarea de reconstruir esta nación, en específico en cuestiones laborales, de seguridad y oportunidad”, dijo Trump.

Christie fue un leal asesor de Trump durante gran parte de su campaña y le ofreció un respaldo vital; incluso estuvo a punto de convertirse en el compañero de fórmula del multimillonario. Pero Trump terminó decidiéndose por Pence, gobernador de Indiana, un excongresista con experiencia en Washington y con una fuerte relación con los conservadores.

En otro comunicado, Christie dijo que estaba “orgulloso de haber dirigido la fase preelectoral” del equipo de transición.

Christie seguirá involucrado en la transición y se unirá a un grupo de inquebrantables seguidores de Trump que fungen como vicepresidentes de su equipo: el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, el neurocirujano jubilado Ben Carson, el teniente general retirado Michael Flynn, el exalcalde de la ciudad de Nueva York Rudy Giuliani y el senador de Alabama Jeff Sessions.

Encerrado en su rascacielos

Ayer, Trump aparentemente estaba tratando de revisar los nombres de potenciales candidatos cuando se encerró en Trump Tower y los manifestantes comenzaron a protestar detrás de las barricadas que protegen al edificio y las tiendas elegantes que están en la Quinta Avenida.

En un momento, el documentalista Michael Moore, crítico liberal de Trump que había pronosticado su triunfo, ingresó a la entrada del rascacielos con un equipo de camarógrafos y pidió ver a Trump.

“Quería ver si es que podía entrar a Trump Tower y tomar la famosa escalera eléctrica”, dijo Moore, quien hizo eso y llegó hasta el cuarto piso. Luego el Servicio Secreto le dijo que no podía subir más.

Momentos después, Nigel Farage, dirigente del movimiento “Leave”, que ganó la votación para que Gran Bretaña se retirara de la Unión europea, también llegó y se le permitió subir.

Trump frecuentemente vincula a su campaña con el movimiento “brexit”. Farage no dijo si tiene algún papel en la transición de Trump.

Hillary culpa al FBI de su derrota

La excandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, en una llamada telefónica filtrada a medios como The Washington Post, responsabilizó de la derrota al director del FBI, James Comey, que 11 días antes de las elecciones anunció una nueva investigación sobre el uso que hizo Clinton de servidores de correo privados para tratar asuntos oficiales cuando era secretaria de Estado (2009-2013).

Durante la llamada de unos 30 minutos, Clinton consideró que la decisión de Comey colocó de nuevo la polémica de los correos electrónicos en la palestra, acaparó la atención e impidió a la demócrata cerrar la campaña con un mensaje optimista y destinado a conquistar a los indecisos.

“Nuestro análisis es que la carta de Comey, que levantó dudas que eran infundadas, detuvo nuestro impulso”, aseguró Clinton, que tuvo que enfrentar duros ataques de Trump por la nueva investigación relacionada con el ordenador de la expareja de una de sus asesoras, Huma Abedin.

Cuando quedaban dos días para las elecciones, Comey anunció que el FBI daba por cerrada la investigación al no haber encontrado ningún elemento incriminatorio en la nueva pesquisa. Para Clinton, este segundo movimiento de Comey se convirtió en “una verdadera motivación para los votantes de Trump”, que como el millonario creen que el sistema está “amañado” para proteger los intereses de los grupos de poder políticos y favorecer a los Clinton.

Lee también

Comentarios